¿Nos tomamos los medicamentos que nos recetan los médicos?

Una de cada cinco prescripciones de analgésicos no se recoge / Pixabay

Cada día, en Cataluña, miles de personas acuden a uno de sus 371 centros públicos de atención primaria y muchas de ellas salen con una receta para iniciar un tratamiento. Sin embargo, en un estudio sobre 1,6 millones de pacientes y 2,9 millones de recetas realizado entre julio de 2013 y julio de 2014, se observó que el 17,6% de los medicamentos recetados por primera vez nunca se llegó a recoger. 

 

Fuente: Observatorio Social de “laCaixa”

Según los resultados, los pacientes que no inician el tratamiento hacen un menor gasto en medicamentos, pero su impacto económico en la sociedad es mayor debido al incremento de la duración de las bajas laborales y un mayor uso de servicios sanitarios de urgencia.

El estudio demuestra que la no iniciación es más frecuente en hombres jóvenes, en personas originarias de América y en aquellas que afrontan un tratamiento sintomático o agudo. Haber sido visitado por un doctor que no era su médico habitual o en un centro de salud que forma a médicos residentes también aumentaba las posibilidades de que el paciente no iniciara su tratamiento.

Estos datos también indican un empeoramiento del estado de salud del paciente, lo que en última instancia podría causar tratamientos más largos

Según los resultados, los pacientes que no inician el tratamiento ahorran en medicamentos, acuden menos al centro de salud y se hacen menos pruebas médicas, y en este sentido generan un menor gasto sanitario. Pero el impacto económico total acaba siendo mayor debido, por ejemplo, al incremento de la duración de las bajas laborales (una diferencia media de 2,5 días) y de las visitas domiciliarias. Estos datos también indican un empeoramiento del estado de salud del paciente, lo que en última instancia podría causar tratamientos más largos que, probablemente, acaben con más recursos médicos consumidos y más días de baja laboral.

No se ha podido evaluar el impacto en las enfermedades crónicas, como la hipertensión, ya que las complicaciones en este tipo de enfermedades no aparecen hasta un plazo más largo, de entre cinco y diez años. Es por ello que, al estimar el impacto en los costes de la no iniciación de los tratamientos crónicos, no se aprecian diferencias.

Fuente: Observatorio Social de “laCaixa”

 

El impacto es probablemente mayor

A las pérdidas económicas del sistema sanitario por la utilización de servicios más caros se le tienen que sumar los gastos relacionados con la incapacidad laboral, a cargo de las empresas, las mutuas y la Seguridad Social, entre otros.

A las pérdidas económicas del sistema sanitario por la utilización de servicios más caros se le tienen que sumar los gastos relacionados con la incapacidad laboral

Este estudio no pudo valorar el uso de servicios hospitalarios, como ingresos, tratamientos y visitas a urgencias. Si se tuviesen en cuenta estos datos, el coste económico de la decisión de los pacientes de no iniciar la medicación podría ser aún mayor.

El impacto calculado también podría ser mayor si se dispusiera de datos sobre el efecto de la no iniciación del tratamiento entre la población sin contrato laboral, como muchos autónomos, y en población que realiza actividades sin ánimo de lucro, como los estudiantes o los jubilados.

Estudio a cargo de Ignacio Aznar Lou, Parc Sanitari Sant Joan de Déu y María Rubio Valera, Parc Sanitari Sant Joan de Déu

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí