Los investigadores añaden que el descubrimiento podría influir en los campos de la psicología y la neurociencia cognitiva, ya que ofrece la primera prueba de existencia de un estado consciente en los humanos que nunca antes había contado con una base científica.

Nuevos datos científicos sobre el estado hipnótico especial

.

¿Existe un estado hipnótico especial? Así lo creen científicos finlandeses y suecos.

En un nuevo estudio presentado en la revista PLoS ONE, investigadores de la Universidad de Turku y la Universidad Aalto de Finlandia, y la Universidad de Skövde, en Suecia, demuestran cómo una extraña mirada fija podría ser la pieza que falta del rompecabezas que ocupa a tanta gente desde hace años.

Una de las características más identificativas de la persona que ha sido hipnotizada son sus ojos, de mirada amplia y vidriosa. Sin embargo, la investigación de este conocido síntoma ha sido en su mayoría trivial, y los expertos creen que se debe a que esta característica se ha percibido solo en unos pocos hipnotizados.

Las opiniones de expertos en psicología, psiquiatría o neurología en torno a la hipnosis han cambiado con los años. Durante más de un siglo se ha debatido sobre si existe un estado hipnótico especial o si se trata solo de la aplicación de estrategias cognitivas y de la imaginación mental durante un estado de vigilia normal.

Hasta ahora nadie había logrado de manera convincente demostrar el estado hipnótico y muchos científicos mantenían que no se trata más que de un mito popular de la psicología.

En el artículo, los autores afirman que «el estudio aporta la primera demostración de la existencia de un estado hipnótico especial, que cumple todos los criterios empíricos estrictos de dicho estado (inducción inmediata y cancelación, confirmación objetiva mediante mediciones e imposibilidad de ser imitado). La hipnosis, como estado especial, ha carecido hasta ahora de una referencia objetiva de medición y verificación, seguramente debido a que solo la experimenta una pequeña proporción de la población».

Los investigadores señalan que sus hallazgos concuerdan con los resultados obtenidos en la investigación del movimiento ocular y la hipnosis.

Estudios previos centrados en el movimiento ocular demostraron que la corteza cingulada anterior (CCA) y la corteza dorsolateral prefrontal (CDLPF) contribuyen a mantener la fijación visual y la inhibición de movimientos sacádicos reflejos.

Según los investigadores, durante la inducción hipnótica los modelos de activación cambian en estas mismas regiones corticales.

.

Mirada vidriosa

Para el estudio referido se evaluó a un sujeto con una alta capacidad de ser hipnotizado. Una única palabra clave era suficiente para hipnotizar o deshipnotizar al participante. Los investigadores creen que el cambio entre el estado hipnótico y el normal puede modificarse en cuestión de segundos.

Mediante el uso de una sofisticada metodología de seguimiento ocular, el equipo presentó un conjunto de conocidos ejercicios oculomotores que desencadenan el comportamiento ocular automotriz.

La mirada vidriosa se relaciona con cambios, medibles de manera objetiva, en el comportamiento ocular reflejo y automático, que los sujetos no hipnotizados no consiguen reproducir.

Las implicaciones para la investigación de la hipnosis es que ésta no puede seguir considerándose una imaginación mental que sucede durante un estado totalmente normal de conciencia: la vigilia. Y, añaden que el descubrimiento podría influir en los campos de la psicología y la neurociencia cognitiva, ya que ofrece la primera prueba de existencia de un estado consciente en los humanos que nunca antes había contado con una base científica.

«Planteamos que la hipnosis no es fenómeno psicológico distribuido normalmente en toda la población, sino más bien una propiedad neuronal rara y excepcional o una “habilidad” cognitiva que se encuentra solo en unos pocos individuos», afirmaron los autores. «De cualquier forma, ante estos resultados habrá que revisar nuestras teorías y supuestos de referencia sobre la hipnosis».