Esta patología puede provocar problemas de incontinencia urinaria y fecal, así como dificultar mantener relaciones sexuales con normalidad

Vall d’Hebrón ensaya una intervención pionera para tratar el prolapso genital

 

El pasado 11 de mayo, el Dr. Karl Günter Noé de la Frauenklinik des Kreiskrankenhauses de Dormagen, Universidad de Colonia, intervino a dos pacientes en el Hospital Universitario Vall d’Hebrón para corregir el prolapso genital que sufrían. Lo hizo utilizando, por primera vez en el Estado, una técnica que permite reducir el tiempo de intervención asegurando el mismo nivel de éxito que la técnica tradicional.

.

Vall d’HebrónLa intervención quirúrgica practicada por el Dr. Noé, una pectopexia, consiste en fijar la vagina o el cérvix uterino de la paciente al ligamento pectini con una malla, y no al hueso sacro como se hace con la técnica convencional, la colposacropexia. El jefe de la Unidad de Patología Benigna y Suelo Pélvico Vall de Hebrón, el Dr. José Luis Poza, ha explicado que hay que “confirmar si es tan eficaz y si es reproducible tal como la ha publicado el Dr. Noé en su estudio comparativo y randomizado a 80 pacientes antes de tomar la decisión de aplicarla a nuestras pacientes”. La nueva técnica es “más sencilla y recorta el tiempo de la cirugía”, pero “hace falta que garantice la misma eficacia” que la alternativa actual. Las dos técnicas utilizan la vía laparoscópica.

Se trata de una patología creciente, que afecta sobre todo mujeres con edades entre los 50 y los 70 años / Vall d'Hebron

Se trata de una patología creciente, que afecta sobre todo mujeres con edades entre los 50 y los 70 años / Vall d’Hebron

 

.
El prolapso genital

El prolapso genital lo provoca la carencia de fuerza de la musculatura-fascias y ligamentos pélvicos que sujetan las vísceras en el interior de la pelvis, lo cual hace que caigan sobre la vagina. Esta patología puede provocar problemas de incontinencia urinaria y fecal, así como dificultar mantener relaciones sexuales con normalidad.

Esta patología puede tener varios orígenes, entre ellos, complicaciones derivadas del parto

Esta patología puede tener varios orígenes, entre ellos, complicaciones derivadas del parto, hiperlaxitud derivada de alteraciones al tejido conectivo, cirugía ginecológica previa o bien de la repetición de ejercicios que obliguen a hacer mucha presión al abdomen en la actividad diaria.

Se trata de una patología creciente, que afecta sobre todo mujeres con edades entre los 50 y los 70 años. El Dr. Poza ha asegurado que “la corrección del prolapso se realiza de forma habitual por vía vagina. Pero en los casos de prolapsos severos o recidives en pacientes jóvenes, se requieren técnicas laparoscópicas que permitan una fijación vaginal-uterina firme y, de esta forma, mantener la función sexual de la paciente”. El jefe de la Unidad de Patología Benigna y Suelo Pélvico ha explicado que estas pacientes reciben tratamiento en Vall d’Hebrón “desde el año 2001 mediante colposacropexia. En el caso de las dos pacientes intervenidas por el Dr. Noé, la colposacropexia clásica no se podía realizar, una de ellas por presentar espina bífida sacra y la otra por presentar un prolapso recidivado después de una colposacropexia no efectiva”.

.