En modelos animales ha mostrado tener efectos neuroprotectores y mejorar la disfunción cerebral / UAB

Colaboración internacional de la UAB y el VHIR para el tratamiento del infarto cerebral

.

El Institut de Neurociències de la UAB (INc) y el Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) han firmado un acuerdo de colaboración con la empresa japonesa R-Tech Ueno para desarrollar y probar en ensayos pre-clínicos un nuevo fármaco para el infarto cerebral agudo.

.

UAB / El nuevo fármaco RTU-009 desarrollado por la compañía japonesa es un inhibidor de la enzima VAP-1 (Vascular adhesion protein-1), implicada en el infarto cerebral, que en modelos animales ha mostrado tener efectos neuroprotectores y mejorar la disfunción cerebral cuando se aplica en combinación con el t-PA, el anticoagulante que se administra en las horas inmediatamente posteriores al infarto.

Los investigadores del INc, liderados por Mercedes Unzeta, y del VHIR, dirigidos por Joan Montaner, colaborarán ahora con R-Tech para probar el RTU-009 en modelos animales de infarto cerebral. El acuerdo firmado permitirá explorar las posibilidades de aplicación del RTU-009 en combinación con el t-PA y valorar el potencial de este tratamiento para iniciar los primeros ensayos clínicos.

Sólo puede ser aplicado a los pacientes las primeras 4 ó 5 horas después del accidente neurovascular, debido al riesgo de hemorragia que comporta

El objetivo con este tratamiento combinado es aumentar tanto el porcentaje de pacientes que recuperan la autosuficiencia como el periodo de tiempo de administración de la terapia anticoagulante.

Actualmente, el tratamiento con t-PA supone la primera línea de actuación terapéutica después de sufrir un infarto cerebral, pero sólo puede ser aplicado a los pacientes las primeras 4 ó 5 horas después del accidente neurovascular, debido al riesgo de hemorragia que comporta. Por otro lado, según algunos estudios, la ratio de recuperación -que representa la ratio de pacientes que recuperan el nivel de autosuficiencia- con el tratamiento con t-PA se sitúa entre el 40 y el 50% en Japón.

Por otra parte, se ha demostrado recientemente que los trombos en pacientes que pueden ser tratados dentro de las 6 horas posteriores al infarto de manera endovascular –mediante catéter para extraer el trombo- mejoran los resultados del tratamiento en comparación con los tratamientos convencionales. Y en este sentido, la colaboración entre la UAB, el VHIR y R-Tech Ueno explorará también el nuevo inhibidor RTU-009 con la terapia endovascular.

.

.

Share