El método actual obliga a realizar biopsias a veces innecesarias por falsos positivos / Pixabay

El índice PHI, puede reducir entre un 40 y un 60% las biopsias para diagnosticar el cáncer de próstata

.

Investigadores del Hospital Universitario Príncipe de Asturias y de la Universidad de Alcalá han analizado y validado la utilidad clínica de un modelo predictivo de cáncer de próstata que incorpora el biomarcador ‘[-2] proantígeno prostático específico’, denominado p2PSA, a través del índice de salud prostática (PHI), lo que permite una mayor exactitud a la hora de estratificar el riesgo y ayuda en la toma de decisión sobre realizar una biopsia de próstata a un paciente.

.

El nuevo índice clasifica mejor a los sujetos sanos y a los sujetos con cáncer de próstata y, además, clasifica mejor a los sujetos con cáncer de próstata agresivo

UAH / El estudio, realizado por el departamento de Urología en colaboración con los departamentos de Biología de Sistemas, de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la UAH, y Bioquímica y Análisis Clínicos, del hospital universitario Príncipe de Asturias, se ha llevado a cabo sobre una muestra de 197 varones, con el objetivo de determinar un biomarcador específico de cáncer de próstata que sea más efectivo que el utilizado habitualmente para el diagnóstico precoz del cáncer de próstata, el antígeno prostático específico (PSA) sérico.

El PSA es, como señalan la profesora de la UAH, Ana Bajo, y la doctora Ángeles Sanchís, poco específico para el diagnóstico del cáncer de próstata, lo que obliga a realizar biopsias a veces innecesarias por falsos positivos. ‘Se sabe desde hace más de 20 años que el antígeno prostático específico (PSA) carece de la suficiente especificidad para el diagnóstico de la enfermedad y eso significa que vamos a someter a un varón a una biopsia de próstata y solo en el 40-45% de los casos vamos a diagnosticar un cáncer de próstata en la biopsia. Desde el punto de vista práctico, esto supone un número elevado de biopsias innecesarias’, señalan.

Los resultados de la investigación concluyen que el PHI tiene mayor poder de discriminación, una calibración superior y un beneficio neto superior y, por tanto, tiene una mayor utilidad clínica en la toma de decisión ante los pacientes.

Ana Bajo y Ángeles Sanchís

.

Este biomarcador se había estudiado en otros países del entorno europeo y en los Estados Unidos, pero no se había analizado entre la población española

‘El nuevo índice de salud prostática clasifica mejor a los sujetos sanos y a los sujetos con cáncer de próstata y, además, clasifica mejor a los sujetos con cáncer de próstata agresivo,  aunque en este último ítem los resultados no son tan espectaculares. Además, como modelo predictivo, mejora la estratificación en el riesgo de padecer cáncer de próstata conforme aumenta el valor del dicho índice. Y, en definitiva, permite ahorrar un porcentaje de entre un 40-60% de biopsias. Aunque se pierde entre un 10-20% de diagnósticos de cáncer, pero solo un 5% de los cánceres que perdemos son cánceres agresivos’, señalan las investigadoras.

Este biomarcador se había estudiado en otros países del entorno europeo y en los Estados Unidos, pero no se había analizado entre la población española, por lo que éste es el primer estudio publicado en el ámbito nacional y viene a confirmar los resultados de los estudios americanos y del entorno europeo.

.