Nuevos avances en la relación COVID-19 e hígado

La presencia de fibrosis hepática -daño crónico en los tejidos del hígado- se asocia significativamente con una mayor gravedad del SARS-CoV-2, niveles más altos de marcadores inflamatorios, necesidad de ventilación mecánica, incidencia de lesión renal aguda y mayor mortalidad que los pacientes sin fibrosis, según una investigación internacional liderada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

 

UCM / Aproximadamente 13,4 millones de ciudadanos europeos padecen una fibrosis hepática significativa silenciosa. Este estudio, publicado en Digestive and Liver Disease y fruto de una colaboración con el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (Ciudad de México) permite situar la presencia de daño hepático previa como un marcador de pronóstico de la infección por SARS-CoV-2.

Averiguan que los pacientes con fibrosis hepática previa tienden a pronósticos más graves de la infección por coronavirus y que el daño hepático es consecuencia de la respuesta inflamatoria del sistema

“Este trabajo supone incluir un grupo de pacientes de alto riesgo en la lista de vacunación prioritaria frente al SARS-CoV-2”, añade Francisco Javier Cubero, investigador del Departamento de Inmunología, Oftalmología y ORL de la UCM.

Este es uno de los dos nuevos estudios dirigidos por investigadores de este departamento de la Facultad de Medicina de la UCM que tienen como eje la relación entre la COVID-19 y la función hepática.

 

Daño hepático, como en otras infecciones respiratorias

En el segundo trabajo, publicado en Journal of Clinical Medicine, se analizó el perfil hepático de más de 6.000 pacientes con COVID-19 que ingresaron en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid.

Los investigadores descartan la hipótesis de daño hepático causado directamente por SARS-CoV-2 y abren la puerta a una “hepatitis reactiva inespecífica” debida al síndrome de respuesta inflamatoria sistémica y a una liberación tormentosa de citoquinas.

La inmunóloga añade que esta información debe ser tenida en cuenta en el tratamiento de la COVID-19 a la hora de valorar la toxicidad de los fármacos

Elevaciones similares de parámetros de función hepática se observan en otras infecciones respiratorias como la gripe, “lo que no es más que un ‘daño colateral’ relacionado con las interacciones inmunitarias que se producen en el hígado”, según Cubero.

“Este es uno de los primeros estudios de España que arroja luz sobre las posibles complicaciones relacionadas con el COVID-19, específicamente en la función hepática. Aunque el hígado no ejerce el papel de actor principal en el mecanismo del COVID-19, es sin duda un importante actor secundario”, destaca Yulia A. Nevzorova, directora del grupo Fisiopatología Hepática de la UCM e investigadora en el mismo departamento que Cubero.

La inmunóloga añade que esta información debe ser tenida en cuenta en el tratamiento de la COVID-19 a la hora de valorar la toxicidad de los fármacos, puesto que el hígado es el responsable del metabolismo de esos tratamientos.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí