Objetivo: ciudades más verdes

La tesis sugiere diversas acciones para planificar y gestionar la infraestructura verde de Barcelona / UAB

Se debería incrementar el verde urbano para obtener efectos relevantes en la calidad de vida

.

La tesis doctoral de Francesc Baró del ICTA-UAB cuantifica y cartografía los beneficios que aporta el verde urbano y periurbano de Barcelona. La investigación establece que sus efectos positivos sobre la calidad ambiental y el bienestar de las personas son todavía muy limitados.

.

UAB / En un planeta cada vez más urbano, muchas ciudades y sus habitantes se enfrentan a múltiples y urgentes retos dentro de sus fronteras, incluyendo el estrés por exceso de calor, la contaminación del aire y la creciente desconexión con la biosfera. La mejora de la sostenibilidad, la resiliencia y la habitabilidad de las ciudades debe ser por tanto un objetivo de importancia primordial en la agenda política, desde las autoridades locales a las globales.

La aplicación del concepto de infraestructura verde como una red de espacios verdes planificada y diseñada para ofrecer múltiples beneficios, se considera, por parte de un creciente número de responsables políticos, profesionales y científicos, como el camino a seguir para hacer frente muchos de estos desafíos urbanos. Sin embargo, el grado en que la infraestructura verde urbana puede ofrecer soluciones adecuadas a estos retos es a menudo desconocido para quienes toman las decisiones.

El grado en que la infraestructura verde urbana puede ofrecer soluciones adecuadas a estos retos es a menudo desconocido para quienes toman las decisiones 

La tesis doctoral de Francesc Baró del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) examina de forma crítica el efecto que tiene la infraestructura verde para hacer frente a los retos actuales de las ciudades, centrándose especialmente en el caso de Barcelona. Los resultados de la investigación indican que el impacto de la infraestructura verde urbana para hacer frente a los problemas urbanos es a menudo muy limitado en ciudades densas como Barcelona. Por ejemplo, la contribución del verde urbano de Barcelona en la mejora de la calidad del aire o la mitigación del cambio climático es inferior al 3%. Además, difícilmente se pueden optimizar todos los servicios ambientales que proporciona la infraestructura verde en una misma escala territorial y temporal.

El trabajo ha sido galardonado en los “Premios Ciencias Ambientales 2016” como la mejor actividad de investigación por el Colegio de Ambientólogos de Cataluña (COAMB) y la Asociación Catalana de Ciencias Ambientales (ACCA).

La tesis sugiere diversas acciones para planificar y gestionar la infraestructura verde de Barcelona tales como el desarrollo de nuevos espacios verdes en superficies construidas (ej. jardines y huertos en azoteas y cubiertas) y asegurar la conservación, así como el uso público, de espacios periurbanos como Collserola. Para ello es imprescindible una armonización de los instrumentos de planificación y gestión ambientales a diferentes escalas.

Los beneficios y soluciones que puede aportar la infraestructura verde urbana, incluyendo la de Barcelona, ​​se continuarán estudiando a través de dos proyectos europeos de investigación concedidos recientemente en los que participa el ICTA-UAB: ENABLE (programa biodiversa) y NATURVATION (programa Horizon 2020).

.

Referencia bibliográfica: 
Erik Gómez-Baggethun y Dagmar Haase. Disponible en: http://www.tdx.cat/handle/10803/399173

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí