Objetivo para el 2020: afronta la vida con alegría

La felicidad más que un concepto es un estado, señala Reynaldo Alarcón / UAH

¡Ah, la felicidad! Ese objetivo que todos marcamos como esencial en nuestras vidas y que solo rozamos con los dedos en contadas ocasiones…¿o no? La pregunta es si podemos ser o tratar de ser felices o, al menos, estar alegres, la mayor parte del tiempo.

 

Universidad de Alcalá

La respuesta, a continuación, de la mano del director académico del IQH de la FGUA, Tomás Gallego.

 

La felicidad es un concepto abstracto, pero depende mucho de cómo se tome uno la vida se puede afrontar todo con más o con menos alegría…

La felicidad más que un concepto es un estado. Reynaldo Alarcón nos habla de la idea de felicidad desde los griegos como la sabiduría, el placer o la combinación de ambos. Posteriormente el materialismo la describe como un estado de satisfacción, más o menos duradero, que experimenta de manera subjetiva la persona.

Entre los motivos que nos impiden alcanzarla están, según Rusell, la escasa autovaloración personal, la falta de motivación, el bajo optimismo y la  ausencia de tenacidad

Todos buscamos el estado de felicidad y a ser posible que sea permanente. Sin embargo, el camino hacia la felicidad está lleno de situaciones que nos lo pone difícil. Entre los motivos que nos impiden alcanzarla están, según Rusell, la escasa autovaloración personal, la falta de motivación, el bajo optimismo y la  ausencia de tenacidad.

¿Qué elementos tiene que reunir cualquier manual de cómo afrontar la vida con alegría, con buen humor?

Teniendo en cuenta que la felicidad es un ‘estado’ de la conducta y no es un ‘rasgo’ de la personalidad (menos mal, porque si fuera un rasgo supondría que unos la tendrían y otros estarían condenados a no tenerla nunca), tenemos que tener muchas esperanzas de conseguirla. Como director del IQH parece lógico que hable del humor como facilitador de la risa y de la alegría y de cómo estos elementos contribuyen a la felicidad.

Según la Broaden-and-Build Theory, las emociones positivas facilitan la felicidad y el humor desde su aspecto cognitivo tiene una función adaptativa que va unido a este tipo de emociones. También sabemos que las relaciones interpersonales influyen en nuestra felicidad: el humor y la risa desempeñan un papel fundamental en la regulación de las relaciones, según Michelle Shiota.

Entre los aspectos que nos pueden lastrar nuestros estado de felicidad se encuentran las tensiones, las preocupaciones… Lee Berk mantiene que el humor y la risa nos ayudan a disipar preocupaciones, a relajarnos y a olvidarnos de todo. El humor es ese punto de escape que permite realizar un alto en todo lo que acontece y estresa y nos permite disfrutar de lo que vivimos en un determinado momento , favoreciendo que la persona interprete positivamente las situaciones que amenazan nuestra felicidad.

La realidad, la verdad, no está para muchas fiestas, director…

Yo creo que la vida nunca ha sido fácil, por unas cosas o por otras parece que siempre nos pone dificultades para ser felices, pero la verdad es que lo que denominamos ‘realidad’ es una percepción subjetiva. Así que aunque haya hechos que parece que nos quieren agriar la fiesta, tengamos presente que el humor, como dice Abad, ‘es un paraguas para los malos tiempos, un pararrayos potentísimo…’

El humor es esa fuerza que nos da la vitalidad para seguir viviendo, para seguir luchando. Por eso no debemos dejar que nadie ni nada nos lo arrebate

El humor es esa fuerza que nos da la vitalidad para seguir viviendo, para seguir luchando. Por eso no debemos dejar que nadie ni nada nos lo arrebate y, como dice el refrán, ‘al mal tiempo buena cara’.

En este comienzo de año, denos algunas recomendaciones para hacer que nuestro día a día sea más alegre y llevadero

Podríamos decir muchas cosas al respecto porque la felicidad la entendemos cada uno de nosotros de una manera distinta, pero vamos a dar algunas recomendacones que nos pueden venir bien a todos:

• Elegir ser feliz, dejar de pensar que no lo eres, intentar ser felices cada día y todos los días.

• Ser conscientes que la felicidad está en nuestras manos, que depende de nosotros. Estamos aquí para ser felices, no para sufrir.

•Incorporar el sentido del humor a nuestro comportamiento habitual. Es beneficioso para el estado de ánimo en general.

• Fortalecer la inteligencia emocional para manejar y conocer nuestras propias emociones, motivarse a uno mismo, reconocer las emociones de los demás y tener la capacidad de empatizar y  tomar posturas acordes con nuestra filosofía van a determinar cuál va a ser nuestra capacidad de enfrentar las situaciones que se nos presenten en el futuro.

• No tener miedo, ni a la decepción, ni a los cambios, ni a perder lo que tenemos. Eso funciona como una barrera que nos aleja de la posibilidad de ser felices.

• Rodéate de gente positiva, feliz y que se ría con facilidad.

• Desechar los odios y rencores, porque restan alegría y felicidad.

• Enfocar las cosas importantes que tenemos. Hay que ser agradecidos.

• Luchar por lo que deseamos, sabiendo que no siempre se consigue y que no pasa nada, la vida sigue, el mundo no se para.

• Para  finalizar, una idea que sostiene Álava Reyes y que considero esencial para poder alcanzar la felicidad: ‘LO IMPORTANTE EN NUESTRA VIDA SON LOS PENSAMIENTOS, NO LOS ACONTECIMIENTOS’. Que seáis muy felices.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí