Es la primera vez en la historia que se usa una cámara en color y Full HD a esta altitud

Astrofísicos de la Universidad Complutense consiguen llevar a cabo un observación pionera de meteoros en alta definición desde la estratosfera

.

Un equipo de investigación del Departamento de Astrofísica y Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Complutense, con la colaboración del Proyecto Daedalus, han conseguido llevar a cabo una observación pionera de la lluvia de meteoros de las Cuadrántidas desde la estratosfera en alta definición.

.

UCM / Esta es la quinta misión conjunta de estudio de las lluvias de estrellas fugaces desde la estratosfera con el fin de salvar el contenido en aerosoles y vapor de agua de la troposfera y la primera en la historia que se usa una cámara en color y Full HD a esta altitud (anteriormente se había ensayado con éxito un sistema pasivo de estabilización). Observar los meteoros desde la estratosfera permite evitar la cobertura nubosa, la contaminación lumínica y tener condiciones de transparencia imposibles de conseguir en observaciones terrestres.

El 2003 EH1 nunca pasa a menos de 31 millones de km de nuestro planeta y no hay riesgo de choque

En este caso la lluvia de las Cuadrántidas tiene su origen en el asteroide 2003 EH1. Este objeto es probablemente un cometa ya extinto, por lo que el estudio de las partículas desprendidas de él permite entender cómo es la transición de cometa a asteroide y cuál es la composición de los cuerpos que pasan próximos a la Tierra. Aunque sus pequeños fragmentos emitidos sí colisionan con la Tierra, el 2003 EH1 nunca pasa a menos de 31 millones de km de nuestro planeta y no hay riesgo de choque.

El uso de cámaras de nueva generación ha conseguido detectar meteoros muchos más débiles y a todo color. Los resultados preliminares serán presentados en la 47th Lunar and Planetary Science Conference.

La sonda fue lanzada desde el municipio de Trujillo la noche del 3 al 4 de enero. Recorrió 150 km, cayendo a 4 km del municipio de Arrobas de los Montes. Se alcanzó una altura de 22.000m. El lanzamiento se realizó bajo condiciones meteorológicas extremas debido al frente que cruzaba la península y que impidió la observación de la lluvia de estrellas fugaces desde tierra.

El sistema de vuelo desarrollado por el Proyecto Daedalus, perteneciente a la asociación de astrofísicos aficionados AstroINNOVA, ha permitido al equipo de la Complutense poner sus cámaras en la estratosfera a un coste muy reducido frente a los vuelos de la NASA y la ESA.

La participación de aficionados ha sido clave en esta investigación de la Complutense, que ha contado también con la colaboración de grupos de observación de las Universidades de Huelva y Sevilla y del Instituto de Ciencias del Espacio del CSIC.

.

Share