Omega 3 de algas marinas

Al cultivar algas marinas, los investigadores lograron ampliar el alcance del proceso a escala industrial sin perjudicar los recursos marinos / Pixabay

La demanda global de ácidos grasos omega 3 está aumentando para aplicaciones nutracéuticas, cosméticas y farmacéuticas. Los métodos actuales de extracción del pescado no son adecuados, por lo que se requieren soluciones alternativas más ecológicas.

 

Cordis / Los ácidos grasos omega 3 son conocidos por su capacidad de prevenir enfermedades cardiovasculares. La astaxantina, un pigmento carotenoide con propiedades antioxidantes, ha captado un gran interés a causa de su capacidad de superar la barrera hematoencefálica. Se considera un compuesto con un gran valor añadido para la protección del sistema nervioso central y para prevenir enfermedades como la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

La astaxantina se considera un compuesto con un gran valor añadido para la protección del sistema nervioso central y para prevenir enfermedades como Alzheimer y la demencia

La síntesis química tradicional de la astaxantina y las prácticas de extracción de omega 3 presentan una baja eficiencia y producen sobrepesca y un elevado consumo energético.

Para satisfacer la creciente demanda de estos compuestos, el proyecto VOPSA2.0 financiado con fondos europeos, se propuso obtener omega 3 y astaxantina a partir de microalgas marinas mediante un bioproceso industrial sostenible. VOPSA2.0 estuvo coordinado por la empresa biotecnológica española Neoalgae.

«La idea era desarrollar un enfoque de extracción que fuese tanto respetuoso con el medio ambiente como que pudiese producir las toneladas de omega 3 y de astaxantina que se necesitan cada año», explica la coordinadora del proyecto, María Álvarez.

 

Cultivo de algas a escala industrial

Al cultivar algas marinas, los investigadores lograron ampliar el alcance del proceso a escala industrial sin perjudicar los recursos marinos. Las microalgas tienen una tasa de crecimiento similar a las bacterias o la levadura, lo cual permite la producción de biomasa a gran escala en un plazo de tiempo reducido.

Las microalgas tienen una tasa de crecimiento similar a las bacterias o la levadura, lo cual permite la producción de biomasa a gran escala en un plazo de tiempo reducido

Para extraer el omega 3 y la astaxantina de la biomasa seca de microalgas, los investigadores desarrollaron un método de extracción supercrítica con dióxido de carbono que evita el peligroso uso de los disolventes orgánicos tradicionales. Este enfoque facilitó la separación de compuestos extremadamente puros de omega 3 y astaxantina sin contaminantes ni regusto y aptos para veganos. Cabe destacar que el proceso completo presenta unos costes de producción competitivos y estables.

Las pruebas «in vitro» con omega 3 y astaxantina producidos con microalgas validaron su seguridad para un uso dermatológico y condujeron a la comercialización de una nueva marca de productos cosméticos de Neoalgae denominada Alskin. La colaboración con el socio de VOPSA Bicosome dio lugar al desarrollo de un rompedor mecanismo para la aplicación en la piel de microalgas con una tecnología inteligente de lípidos. Este nuevo sistema, que derivó en una nueva marca llamada Bicoalgae®, posee la capacidad de penetrar en las capas epidérmicas de la piel y suministrar los grandes efectos antioxidantes y antiinflamatorios del omega 3 y la astaxantina allí donde se necesitan.

 

Comercialización de los productos de VOPSA2.0

Neoalgae prevé comercializar los extractos y su gama Alskin, mientras que Bicosome comercializará los productos Bicoalgae® Xanthin y Bicoalgae® Omega 3 para el tratamiento del acné, problemas de piel atópica y el envejecimiento. Además, se han producido aceites de omega 3 y astaxantina junto con cápsulas de espirulina y astaxantina como suplementos nutricionales.

Aparte de su origen natural, estos productos pueden suministrarse a la piel a través de una fórmula estable, segura y eficaz

En general, el proyecto VOPSA2.0 demostró que es posible producir de forma sostenible productos de alta calidad para la piel a partir de algas marinas. Aparte de su origen natural, estos productos pueden suministrarse a la piel a través de una fórmula estable, segura y eficaz.

Álvarez confía en que «estos productos constituirán un gran avance en la historia de ambas empresas y fomentarán una colaboración exitosa a largo plazo».

VOPSA2.0 permitió a Neoalgae mejorar sus instalaciones y capacidad tecnológica, además de crear una nueva planta industrial para la producción de omega 3 y astaxantina. Pensando en el futuro, Álvarez destaca la necesidad de apoyo financiero de inversores o fondos de inversión para llevar los innovadores productos de VOPSA2.0 al consumidor.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí