Operación Market Garden

Paracaidistas aliados descendiendo sobre los Países Bajos / Wikimedia

Tal día como hoy… 25 de septiembre de 1944 finalizaba la Operación Market Garden

 

El 25 de septiembre de 1944, el alto mando aliado daba por finalizada la Operación Market Garden, un ambicioso plan, concebido por el mariscal Montgomery, que pretendía liquidar la guerra en un mes, y que resultó ser la mayor derrota aliada de la II Guerra Mundial en el frente occidental, con más bajas que en el desembarco de Normandía.

 

CV / A finales de septiembre de 1944, Hitler tenía la guerra irremisiblemente perdida. En el frente oriental, el ejército soviético avanzaba como una apisonadora y amenazaba con entrar en territorio alemán por la Prusia Oriental. En el lado occidental, en junio se había producido el desembarco aliado en Normandía, que había llevado a los aliados hasta París. Otro desembarco aliado en agosto en la Provenza dejó Francia definitivamente fuera del control alemán.

La victorias aliadas y el rápido repliegue del ejército alemán, sorprendieron incluso a los aliados

La victorias aliadas y el rápido repliegue del ejército alemán, sorprendieron incluso a los aliados. Pero tanta rapidez creó a los ejércitos aliados problemas de suministros y de logística, principalmente por la dificultad de abastecimiento de combustible. Con la mayor parte de los puertos inutilizados no se podía asegurar el abastecimiento de cerca de dos millones de soldados, ni de los 3,5 millones de litros de combustible diarios que precisaban los transportes y los blindados. Por su parte, con los ejércitos alemanes replegados en la propia Alemania, Hitler confiaba en la frontera natural del Rin –más el Mosa y el Escalda- y en la Línea Sigfrido, para detener a los aliados… Y en sus nuevas armas, como los V-2 que estaban bombardeando Inglaterra desde las lanzaderas de los Países Bajos.

También estaban las rivalidades internas entre los aliados, siendo la más notoria la que enfrentaba al mariscal británico Montgomery –el vencedor de Rommel en el África- y al general norteamericano George Patton. Una lucha de egos hipertrofiados que había empezado en África, prosiguió en Sicilia, y que Patón todavía llevaba con resentimiento por su marginación en el desembarco de Normandía.

La operación Marquet consistía en la utilización de divisiones aerotransportadas que soltara paracaidistas

En esta tesitura, Montgomery propuso al comandante en jefe aliado, el general Dwight Eisenhower, una operación a gran escala que acabara con lo que quedaba del ejército alemán y concluyera la guerra en cuestión de semanas. Se trataba de tomar los puentes sobre el Rin en los Países Bajos, y avanzar rápidamente con los blindados sobre el corazón de Alemania. Fue la operación Marquet Garden, que en realidad eran dos. La operación Marquet consistía en la utilización de divisiones aerotransportadas que soltara paracaidistas que tomaran rápidamente y por sorpresa los puentes; la operación Garden, por su parte, preveía el rápido avance de los blindados y la entrada en territorio alemán.

El plan consistía en un ataque por Arnhem, tomando los puentes, embolsando al XV ejército alemán entre Arnhem y la costa, rebasando por el norte la Línea Sigfrido y comenzar la invasión de Alemania. Entre las tropas aliadas y la orilla norte del Rin había casi 500 km y ocho grandes obstáculos fluviales: el Mosa, el Waals, el Dommel, el Aal  y el propio Rin, además de tres canales. Había pues que tomar y retener el control de todos los puentes simultáneamente, y evitar su voladura. Esta era la tarea encomendada a los paracaidistas de las divisiones aerotransportadas 101ª y 82ª norteamericanas, la 1ª británica y 1ª brigada paracaidista polaca. Intervinieron en total 30.000 paracaidistas.

La operación se inició a las 9:45h del 17 de septiembre

La operación se inició a las 9:45h del 17 de septiembre. Al principio, con los alemanes completamente confundidos, la operación fue según lo previsto. Incluso el mariscal alemán Model, en un arrebato de egotismo, pensó que el objetivo era capturarlo a él y huyó. Pero pronto empezaron los problemas, debidos en su mayor parte a la improvisación con que se había diseñado la operación, a la falta de previsión, y a la resistencia de las unidades alemanas en algunos puentes, que dieron tiempo al general von Rundstedt a entender lo que en realidad estaba ocurriendo, y a enviar refuerzos. El avance aliado por tierra también estuvo repleto de dificultades… Consiguieron tomar Nimega, pero los alemanes retuvieron el único puente apto para el paso de blindados, el puente de Arnhem.

Los aliados perdieron unos 20.000 hombres, muchos de ellos tropas de élite; los alemanes se calcula que unos 13.000

El séptimo día de combates se ordenó la retirada, que se realizó en muchos casos bajo el hostigamiento y los contraataques alemanes por los corredores aliados. Comprendiendo que la operación había fracasado al resultar imposible retener las cabezas de puente sobre el Rin, el 25 de septiembre dieron por concluidas las operaciones. Los aliados perdieron unos 20.000 hombres, muchos de ellos tropas de élite; los alemanes se calcula que unos 13.000. Eso sí, Alemania ya no estaba en condiciones de aprovechar la derrota aliada y la cosa quedó como estaba.

En 1977, el director de cine Richard Attemborough estrenó una excelente película que narra estos hechos, con un título que explica a la perfección la causa del fracaso aliado: ‘A Bridge too Far’, un puente demasiado lejano…

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí