Los autores señalan que las imágenes tridimensionales de alta resolución obtenidas apuntan a que esta especie habría perdido sus extremidades por crecer con más lentitud o durante un período de tiempo más corto.

Una tecnología sofisticada revela el origen evolutivo de las serpientes

.

Antaresia_maculosa_edited¿De dónde vinieron las serpientes? Un equipo de investigadores europeos ha descubierto que las serpientes actuales evolucionaron a partir de un lagarto terrestre, y no marino. Sus hallazgos, publicados en el Journal of Vertebrate Paleontology, arrojan luz sobre el origen evolutivo de las serpientes.

Los investigadores, procedentes de Alemania y Francia, emplearon una técnica innovadora de imagen por rayos X disponible en la Instalación Europea de Radiación Sincrotrónica (ESRF) de Grenoble para obtener imágenes tridimensionales de uno de los escasos fósiles de serpiente dotados de patas. Dichas imágenes muestran que los huesos de las extremidades de esta serpiente primitiva poseían una estructura interna muy similar a la de lagartos terrestres modernos.

La laminografía de sincrotrón, que cuenta con un diseño innovador, se desarrolló específicamente para estudiar muestras planas y de gran tamaño. Se asemeja a la técnica de tomografía computerizada (TAC) que se emplea en los centros hospitalarios, pero aplica un haz coherente de rayos X sincrotrónicos que permite apreciar hasta los detalles más minúsculos, de apenas unos micrómetros, por lo que proporciona una resolución mil veces mayor que la de un TAC común.

Dotados con esta moderna tecnología, los científicos hicieron rotar el fósil en un ángulo inclinado bajo un haz brillante de rayos X de alta energía y registraron miles de imágenes tridimensionales a medida que el fósil rotaba 360 grados. A partir de todas estas imágenes formaron una representación tridimensional de alta resolución que puso de relieve información oculta, incluidas las estructuras internas de las extremidades de aquella serpiente primitiva.

.

La visión del sincrotón

Según declaró uno de los autores del estudio, Paul Tafforeau del ESRF: «Los sincrotrones son máquinas de enorme tamaño que nos permiten observar en fósiles detalles microscópicos inapreciables con cualquier otra técnica, y sin dañar estos valiosos especímenes.»

Armadillo_girdle-tailed_lizard_editedEl equipo científico, dirigido por Alexandra Houssaye del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) de Francia, informó que solamente existen tres especímenes de serpientes fosilizadas que conserven huesos de extremidades. En este estudio se analizó la Eupodophis descouensi, una serpiente primitiva descubierta hace una década en Líbano en una formación rocosa de 95 millones de años de antigüedad.

Se trata de un espécimen cuya longitud es de 50 cm y que presenta una extremidad corta, de apenas 2 cm de largo, unida a su pelvis. Los autores del estudio aseguran que este fósil será determinante de cara a perfeccionar el conocimiento científico acerca de la evolución de las serpientes. «Representa un estado evolutivo intermedio en el que las serpientes antiguas aún no habían perdido por completo las extremidades que habían heredado de los lagartos más antiguos», explican.

En realidad dicho fósil únicamente muestra una extremidad en su superficie, pero gracias a la moderna técnica mencionada, se pudo descubrir otra extremidad que se pensaba oculta en la piedra.

Los autores señalan que las imágenes tridimensionales de alta resolución obtenidas apuntan a que esta especie habría perdido sus extremidades por crecer con más lentitud o durante un período de tiempo más corto. Su análisis ha sacado a relucir también que la extremidad oculta se encuentra curvada a la altura de la rodilla y que el tobillo se compone de cuatro huesos. Sin embargo, carece de huesos en los pies y los dedos.

«El descubrimiento de la estructura interna de las extremidades traseras de la Eupodophis nos permitirá investigar el proceso de regresión de las extremidades en la evolución de las serpientes», indicó la Dra. Alexandra Houssaye, primera firmante del estudio.

En éste participaron también científicos del Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT), de Alemania, quienes desarrollaron una técnica avanzada y un instrumento especializado para la obtención de las imágenes.