¿’Parque Jurásico’ convertido en realidad?

Resina que atrapa el pasado. Foto: IGME.

Científicos recuperan el ADN de insectos atrapados en resina

 

Un equipo internacional ha recuperado el ADN de escarabajos atrapados en muestras de resina recogidas de 2013 a 2017 en bosques de Madagascar, según anuncia un trabajo publicado ahora en la revista PLOS ONE.

 

UB / En el estudio, que explora nuevos límites de la conservación del material genético en muestras resiníferas, participa Xavier Delclòs, catedrático de la Facultad de Ciencias de la Tierra y miembro del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la UB.

El trabajo está liderado por los expertos David Peris —doctorado en la UB bajo la dirección de Xavier Delclòs— y Kathrin Janssen, ambos de la Universidad de Bonn (Alemania). También está firmado por Enrique Peñalver, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), y Mónica M. Solórzano Kraemer, del Instituto de Investigación Senckenberg de Frankfurt (Alemania), entre otros expertos.

 

Ciencia o ficción: recuperar ADN de organismos atrapados en ámbar

Recuperar material genético de muestras conservadas en resinas fósiles de hace millones de años es uno de los grandes desafíos del mundo de la paleontología. Hasta ahora habían resultado infructuosas todas las iniciativas de la comunidad científica para recuperar el ADN de seres vivos atrapados en copal o ámbar hace miles o millones de años.

Recuperar material genético de muestras conservadas en resinas fósiles de hace millones de años es uno de los grandes desafíos del mundo de la paleontología

Tal como explica Xavier Delclòs, la roca de origen orgánico que mejor conserva los organismos del pasado es el ámbar: «Si observas los restos de organismos dentro de las resinas o el ámbar, puedes ver los cuerpos en tres dimensiones y con todos los caracteres conservados. En especial, la resina conserva muy bien los exoesqueletos de los artrópodos —formados sobre todo por quitina— o las hojas de los árboles productores. Ahora bien, los órganos blandos internos suelen descomponerse cuando el organismo ha quedado atrapado en una resina. Si una molécula tan lábil como el ADN se pudiera conservar en el tiempo, el contenedor que la preservara debería ser el ámbar. Por eso ha habido tanta controversia respecto a intentar extraer material genético de dinosaurio —pensemos en Parque Jurásico— contenido en el ADN preservado en los apéndices chupadores de sangre de algunos mosquitos del Cretáceo».

 

¿Cuánto tiempo se podría conservar el material genético en la resina?

En este estudio, el equipo ha establecido un protocolo estricto para garantizar la corrección de los resultados y así eliminar posibles errores que han sido motivo de polémica científica respecto a estudios anteriores. Esta metodología ha permitido recuperar el ADN de escarabajos ambrosia —o barrenadores de la madera— atrapados en muestras de resina de Hymenaea verrucosa. Dichas muestras se extrayeron directamente de los árboles en hábitats boscosos malgaches en el marco de diferentes expediciones que tuvieron lugar en 2013 y 2015 para estudiar cómo los árboles resiníferos podían originar yacimientos de ámbar con abundancia de insectos atrapados.

A pesar de la fragilidad del material genético, los expertos pudieron detectar el perteneciente a los escarabajos conservados en la resina

A pesar de la fragilidad del material genético, los expertos pudieron detectar el perteneciente a los escarabajos conservados en la resina —del género mitosoma— mediante la técnica de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Como explica David Peris, «esta técnica nos permitió mucha plasticidad para hacer comprobaciones cruzadas y constatar que, si detectábamos ADN en nuestros experimentos, era de los escarabajos conservados en la resina».

En ese sentido, Enrique Peñalver precisa que «la seguridad de este positivo es completa, ya que se usaron unos cebadores (primers) que únicamente inician la secuenciación en masa de material genético si en la muestra hay algún material genético específico de este tipo de escarabajos».

El estudio abre nuevos horizontes en el estudio de la evolución temporal de la degradación del ADN y del tiempo máximo durante el que una resina puede conservar en su interior el ADN de los organismos del pasado. Como señala Delclòs, «el trabajo constata que la degradación es muy rápida, en pocos años, y que hay contenedores en el registro fósil que permiten conservar el ADN con mucha más facilidad que las resinas, a diferencia de lo que se pensaba».

«Habrá que ir haciendo nuevos análisis con resinas cada vez más antiguas —y quizás con nuevas técnicas— para poder establecer el límite temporal de la conservación de una molécula tan lábil como el ADN. Así pues, es posible afirmar que la novela de Michael Crichton o la película Parque Jurásico todavía son material de ficción», concluye Xavier Delclòs.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí