Algunos pedófilos dedicaban hasta seis horas al día a Internet.

Una nueva investigación advierte que las prácticas de seducción pedófila siguen activas en Internet

.

Pedofilia en InternetUn proyecto financiado con fondos europeos ha estudiado durante tres años los métodos y los comportamientos de delincuentes sexuales y ha concluido que los pedófilos que buscan relaciones con niños en chats de Internet están abandonando las prácticas usuales de seducción o «grooming» y en su lugar adoptan un tono de elevada carga sexual antes incluso de que pasen dos minutos de conversación.

.

Cordis / El «Proyecto europeo sobre el grooming de menores en Internet» (European Online Grooming Project), financiado en parte a través del «Programa para una Internet más segura» de la Comisión Europea, que tiene la finalidad de promocionar un uso más seguro de Internet y las nuevas tecnologías en línea, reunió a investigadores de Bélgica, Italia, Noruega y Reino Unido.

El equipo llevó a cabo un estudio detallado de registros de conversaciones en Internet de condenados por delitos sexuales proporcionados por los cuerpos de policía británicos e italianos. El equipo también tuvo acceso a entrevistas exhaustivas con hombres pedófilos condenados por realizar prácticas de seducción en Internet en Bélgica, Noruega y Reino Unido.

«De los registros de conversaciones recientes proporcionados por la policía se extrae que la conversación entre un delincuente en Internet y un niño puede pasar al plano sexual en cuestión de dos minutos», afirmó la profesora Julia Davidson de la Universidad de Kingston (Reino Unido), autora del estudio. «En las redes sociales, si el niño no responde, el agresor sencillamente busca a otra víctima. En las entrevistas, los delincuentes afirmaron que no era necesario dedicar tiempo al proceso de seducción cuando podían solicitar de inmediato sexo a un menor o citarse para poder abusar de él.»

Aún existen indicios de que algunos pedófilos siguen un método de seducción más prolongado en algunos casos, pero el objetivo de una conversación con contenido sexual era a menudo el lograr un encuentro físico. Éste suele producirse en hoteles, aparcamientos, parques, paradas de autobús o incluso el dormitorio de la víctima o del agresor.

Algunos pedófilos dedicaban hasta seis horas al día a Internet. Muchos añadieron cientos de menores a sus contactos en las redes sociales y recorrieron la lista hasta dar con uno dispuesto a interactuar.

«Algunos delincuentes sexuales compaginan varios niños a la vez y los pedófilos adoptan varias identidades distintas», comentó la profesora Davidson. «Mantienen muchas conversaciones distintas y toman notas meticulosas sobre cada niño.»

La investigación también desveló que algunos jóvenes aún poseen una visión muy estereotipada de este tipo de seductores en Internet, tal y como explica Stephen Webster del Centro Nacional de Investigación Social del Reino Unido: «Los jóvenes tienen una imagen de ellos como “viejos gordos”, una percepción que en la investigación se demuestra falsa. La edad de los seductores en la red con los que hablamos era muy variada y algunos alteraban su identidad considerablemente cuando se dirigían a un joven.»

Stephen Webster indica que el problema puede agravarse cuando los jóvenes añaden a individuos que no conocen personalmente como contactos en sitios sociales: «Muchos jóvenes sienten que compiten por alcanzar el mayor número posible de amigos en las redes sociales y de este modo ponen a la vista sus perfiles y otros detalles que facilitan su identificación. Los seductores confesaron que utilizaban esta información para identificar a posibles víctimas. La industria dedicada a los servicios en Internet también puede contribuir a combatir esta situación garantizando por ejemplo que las cuentas se activen por defecto con el mayor grado posible de privacidad.»

El consejo para los padres es que instalen controles parentales básicos en todos los ordenadores de casa y no permitan que los menores de trece años entren en redes sociales. El profesor Davidson hace hincapié en la importancia del diálogo, pues puede resultar más complicado comunicar a los niños mayores los peligros a los que se exponen sin asustarlos.

Aunque los padres y los profesores son conscientes desde hace tiempo de los peligros de las redes sociales, en el informe también se advierte de que las nuevas plataformas de juegos como Xbox Live están utilizándose para atacar a menores, sobre todo varones.

Share