En 1910, fue nombrado jefe de la Aeronáutica Española y tuvo a su cargo la creación de la aviación militar, cuya primera escuadrilla se estrenó en la guerra de Marruecos

Tal día como hoy… 20 de enero, de 1858, nacía Pedro Vives Vich, pionero y fundador de la Aeronáutica Española

.

Hijo de un empresario textil, Pedro Vives Vich nacía en 1858, en Igualada, Barcelona. Estudió en la Academia militar de ingenieros de Guadalajara, graduándose como alférez y siendo el primero de su promoción. Políglota y estudioso de la ciencia –colaboró con círculos científicos en temas de aerostática y aeronáutica-, viajó a varios países europeos y a los Estados Unidos para conocer de primera mano la industria aeronáutica, que intentó aplicar en España para dotarla de una industria autóctona. En el año 1909, pilotó el dirigible ‘España’, en su vuelo inaugural, cubriendo la ruta, de ida y vuelta, entre Guadalajara y Madrid.

.

CV / En 1910, fue nombrado jefe de la Aeronáutica Española y tuvo a su cargo la creación de la aviación militar, cuya primera escuadrilla se estrenó en la guerra de Marruecos. Apartado en 1915 de sus cargos por intrigas poco claras, prosiguió su carrera militar en distintos destinos de relevancia, pero ya no relacionados directamente con la aviación. Durante la dictadura de Primo de Ribera fue subsecretario de Fomento -cargo equivalente al de ministro-, en cuyo ejercicio dio grandes muestras de competencia e iniciativa. Tras la caída de Primo, se retiró a los 72 años con el grado de general de división.

Viajó a varios para conocer de primera mano la industria aeronáutica, que intentó aplicar en España para dotarla de una industria autóctona

Aunque de ideas liberales, se abstuvo de participar en la vida pública  durante la II República, declinando, entre otras, la oferta de su excompañero del arma de ingenieros, el presidente de la Generalitat catalana, Francesc Macià, para concurrir en las elecciones por Esquerra Republicana. Al estallar la guerra civil, y dada su doble condición de militar de alta graduación y de político durante la monarquía, optó por refugiarse en la embajada noruega de Madrid, en la cual permaneció hasta su muerte, el 9 de marzo de 1938.

Hay tres aspectos que merece la pena resaltar en esta breve entrada sobre un personaje tan singular e injustamente olvidado.

En primer lugar, su doble condición de catalán militar oficial del ejército español, algo que, contra lo que se suele creer, no tenía nada de excepcional. La nutrida presencia de oficiales catalanes en los ejércitos españoles durante el siglo XIX y principios del XX es, por distintas razones, un fenómeno interesadamente poco estudiado. Vives forma parte, en este sentido, del elenco en el que también destacarían con nombre propio, Prim, Milans del Bosch, Baldrich, Batet o Cabrera.

En segundo lugar, y por lo que refiere a su enigmática destitución al frente de la aeronáutica militar española en 1915, decir que evoca inevitablemente otros casos similares e igualmente enigmáticos, como el de Isaac Peral en la Armada.

Finalmente, destacar que a su condición de militar profesional, se añadían las de políglota, hombre de ciencia y de mundo. Algo que ciertamente le convierte en una rara avis que ojalá no hubiera sido tan escasa.

.

 

Share