Múltiples trabajos se han dedicado a estudiar las consecuencias del vaporeo a largo plazo para la salud, pero los resultados no son concluyentes

Un nuevo estudio sugiere que vaporear también podría provocar cáncer

.

Un estudio nuevo ha mostrado que vaporear, normalmente considerado una alternativa más segura a fumar tabaco, también podría aumentar el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer y enfermedades coronarias. El equipo de investigación examinó los efectos del humo de los cigarrillos electrónicos en ratones sanos y células humanas y concluyó que, si bien utilizar un cigarrillo electrónico es más seguro que fumar, también conlleva un riesgo potencial significativo para la salud.

.

Cordis / Este estudio nuevo, publicado en «Proceedings of the National Academy of Sciences», demostró que la nicotina inhalada de los cigarrillos electrónicos podría convertirse en sustancias químicas capaces de dañar el ADN de distintos órganos y que estas merman los mecanismos de reparación genética del organismo.

El estudio demostró que la nicotina inhalada de los cigarrillos electrónicos podría convertirse en sustancias químicas capaces de dañar el ADN de distintos órganos

Moon-shong Tang, profesor de Medicina Ambiental en la Escuela Universitaria de Medicina de Nueva York, afirmó que los cambios en el ADN eran similares a los que produce el humo de segunda mano, si bien añadió que es necesario realizar más investigaciones para comprobar si vaporear aumenta realmente la incidencia del cáncer. «La nicotina no es tan inocua como se da a entender», comentó.

El estudio consistió en exponer a los ratones a doce semanas de humo de cigarrillo electrónico con unas dosis y duración equivalentes a diez años de consumo moderado de cigarrillos electrónicos en humanos. A la conclusión del experimento, el humo había provocado daños en el ADN de pulmones, vejigas y corazones de los ratones y limitado la producción de proteínas pulmonares y mecanismos de reparación de ADN relevantes.

Unos 6,1 millones de europeos han dejado de fumar valiéndose de cigarrillos electrónicos y más de 9 millones han reducido su consumo al pasar de cigarrillos normales al vaporeo, según se extrae de un estudio publicado en 2016 en la revista «Addiction».

.

Sin estudios concluyentes

Múltiples trabajos se han dedicado a estudiar las consecuencias del vaporeo a largo plazo para la salud, pero los resultados no son concluyentes. En 2013, un experimento reveló que la efectividad de esta práctica en cuanto a ayudar a los fumadores a dejarlo es similar a la de los parches de nicotina. Otro estudio publicado en agosto de 2017 comparó la potencia cancerígena del humo de los cigarrillos electrónicos y el tabaco, y descubrió que el vaporeo presenta un riesgo de provocar cáncer menor al 1 % en comparación con el que entraña fumar.

Este nuevo estudio ha generado respuestas contundentes y, mientras que algunos investigadores señalan su importancia, otros se la restan

Este nuevo estudio ha generado respuestas contundentes y, mientras que algunos investigadores señalan su importancia, otros se la restan. Estos últimos indican que los ratones estaban expuestos a concentraciones de humo de cigarrillo electrónico muy elevadas (tres horas al día, cinco días a la semana, durante tres meses) y que los efectos pueden ser muy distintos en personas que inhalan la nicotina mediante la práctica del vaporeo.

«El estudio no muestra los peligros del vaporeo» indicó Peter Hajek, director de la Unidad de Dependencia al Tabaco de la Universidad Queen Mary de Londres. «No demuestra que vaporear cause cáncer. Es otra de las muchas falsas alarmas que podrían alejar a los fumadores de pasarse al vaporeo, un paso que lleva asociados enormes beneficios para su salud», añadió. «Los cálculos más precisos hasta la fecha apuntan a que el vaporeo conlleva, en el peor de los casos, un 5 % de los riesgos que presenta el tabaco».

Este último estudio no es tampoco concluyente en sí mismo. No se pueden desarrollar tumores en doce semanas, el tiempo durante el que estuvieron expuestos los ratones al humo de los cigarrillos electrónicos, y si el cáncer provocado por el humo del tabaco sirve como modelo del cáncer provocado por fumar cigarrillos electrónicos, entonces no se podrá disponer de indicios significativos para humanos en al menos una década.

En el ínterin, se están efectuando experimentos con animales que podrían ofrecer indicios adicionales sobre todos los efectos de consumir cigarrillos electrónicos, y se espera que los primeros resultados estén listos en un año.

.

Fuente: 

Basado en noticias aparecidas en medios

.