Imagen social de los animales

“Existe un paralelismo entre cómo se agrupan las distintas especies animales y cómo se agrupan los diversos colectivos sociales”, explica Verónica Sevillano

Cordialidad y competencia también en animales

.

Investigadoras de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Universidad de Princeton (Princeton University) han puesto de manifiesto que las características de cordialidad y competencia dan cuenta también de la imagen social de los animales.

.

UAM Gazette / A nivel social, las personas evalúan tanto a los individuos como a los grupos sociales, en función de la intención (buena o mala) y del grado de habilidad (alto o bajo) que se les atribuye. A estas dos características se las denomina, respectivamente, cordialidad y competencia percibida.

De forma semejante a como ocurre con los grupos sociales, los animales de compañía son percibidos como competentes y cordiales

Existen grupos sociales percibidos como altos en competencia y altos en cordialidad (p. ej., estudiantes, personas de clase media), bajos en competencia y bajos en cordialidad (p. ej., personas inmigrantes o sin techo), altos en competencia y bajos en cordialidad (p. ej., empresarios, personas asiáticas) y bajos en competencia y altos en cordialidad (p. ej., personas ancianas o con discapacidad).

Una investigación publicada recientemente en la Journal of Applied Social Psychology y llevada a cabo por investigadoras de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Universidad de Princeton (Princeton University), con financiación de la Comisión Fulbright, el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Fundación Russell Sage; pone de manifiesto que, tanto la cordialidad como la competencia, son características que se atribuyen también a los animales.

Verónica Sevillano (UAM) y Susan T. Fiske (Princeton University) seleccionaron a los 25 animales más mencionados en una muestra de población general. A continuación, una muestra de población diferente valoró a los 25 animales según su cordialidad (amigable, bienintencionado, cordial) y competencia (hábil, inteligente, competente), mediante escalas de respuesta tipo Likert. También recogieron las emociones y comportamientos que se asociaban más claramente con los distintos animales estudiados y la medida en que cada una de las emociones (diecisiete en total) y comportamientos (también diecisiete) se asociaban a cada uno de los veinticinco animales.

Imagen cedida por la artista Ileana Rovetta. Reproducción con permiso
Imagen cedida por la artista Ileana Rovetta. Reproducción con permiso

“De forma semejante a como ocurre con los grupos sociales, los animales de compañía, junto a los caballos, los elefantes o los chimpancés, son percibidos como competentes y cordiales; los animales depredadores (leones, tigres) son percibidos como altos en competencia y bajos en cordialidad. Los animales de granja y ciertos animales exóticos (jirafas, cebras) son percibidos como bajos en competencia y moderadamente altos en cordialidad. Mientras que, animales considerados como alimañas, son percibidos bajos en ambas dimensiones. Es decir, existe un paralelismo entre cómo se agrupan las distintas especies animales y cómo se agrupan los diversos colectivos sociales”, explica Verónica Sevillano, investigadora del Departamento de Psicología Social y Metodología de la UAM, y coautora del artículo.

No sólo se encuentran agrupaciones (clusters) paralelas a las mostradas por los grupos sociales, sino que, a partir de esas agrupaciones, se puede predecir la reacción emocional y conductual que las personas muestran hacia esas agrupaciones de animales, al igual que sucede con los grupos sociales.

Emociones como la ternura, el asombro, la indiferencia y el desprecio se asocian con animales como los caballos, los leones, las vacas y los lagartos, respectivamente. Las tendencias comportamentales también se distribuyen diferencialmente entre los animales: cuidar (caballos y vacas), conservar (caballos y leones), ignorar (vacas y lagartos) y aniquilar (lagartos y leones).

Campañas de educación ambiental y programas de conservación

La percepción social de los animales es un tema clave en la actualidad, debido a la importancia que están adquiriendo cuestiones como la lucha por los derechos de los animales, por un lado, y los avances en biotecnología, por otro, entre otros aspectos.

Los resultados apoyan la premisa de que los animales también son seres sociales en cuanto están insertos en la estructura societal de los seres humanos

Por ejemplo, la antropomorfización de animales podría tener consecuencias negativas para los propios animales: llevar a cabo conductas hacia los animales que son beneficiosas para los humanos (abrazar fuertemente a nuestro perro).

A pesar del elevado número de publicaciones existentes sobre los animales y las relaciones humano-animales, encontramos pocos marcos teóricos explicativos. El Modelo del Contenido de los Estereotipos, un marco teórico desarrollado para los seres humanos, permite entender la percepción social de los animales y las respuestas comportamentales hacia ellos.

Los resultados apoyan la premisa de que los animales también son seres sociales en cuanto están insertos en la estructura societal de los seres humanos, lo que hace que las dimensiones de cordialidad y competencia resulten relevantes.

“Este marco de referencia permite dar cuenta de los estereotipos sociales, las creencias compartidas sobre un colectivo, que se mantienen sobre las especies animales y poder, así, combatirlos a partir de, por ejemplo, campañas de educación ambiental y programas de conservación”, concluye la investigadora.

.

Referencia bibliográfica:

Sevillano, V. & Fiske, S. T. (2016). Warmth and competence in animals. Journal of Applied Social Psychology. Doi: 10.1111/jasp.12361

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí