Perros para niños con trastornos del neurodesarrollo

Los perros entran en el Hospital de Día del Servicio de psiquatría infantil y juvenil para ayudar en el proceso de terapia con los niños y jóvenes / H. Clínic

El Clínic lidera una terapia con perros para niños y adolescentes con trastornos del neurodesarrollo

 

El Hospital Clínic de Barcelona lidera un proyecto de investigación que pretende demostrar cómo los perros facilitan el trabajo entre los niños y adolescentes con trastornos del neurodesarrollo y los profesionales.

 

Fuente: Hospital Clínic

El proyecto, que tiene una duración de dos años, se lidera desde el Servicio de Psiquiatría y psicología infantil y juvenil del Hospital Clínic liderado por la Dra. Luisa Lázaro y la Dra. Astrid Morer y tiene el apoyo de Purina y de CTAC (Centro de Terapias Asistidas con perros). El proyecto se lleva a cabo con 25 niños con diversos trastornos: TDAH, síndrome alcohólico fetal, estrés post traumático, trastorno del aspectro autista…

El proyecto se lleva a cabo con 25 niños con diversos trastornos: TDAH, síndrome alcohólico fetal, estrés post traumático, trastorno del aspectro autista…

Este proyecto que se inicia en enero de 2020, y que se tuvo que detener debido a la pandemia de la COVID19, tendrá una duración de 2 años. El objetivo es recoger datos sobre el impacto de este tipo de terapia asistida con perros en mejorar la autoestima, la confianza en uno mismo, las habilidades sociales y la regulación de las manifestaciones emocionales y conductuales de la psicopatología. Al mismo tiempo el proyecto pretende medir datos cualitativos sobre la valoración por los propios terapeutas de las ventajas de la inclusión del perro en la actividad terapéutica.

Una vez a la semana, los perros entran en el Hospital de Día del Servicio de psiquatría infantil y juvenil para ayudar en el proceso de terapia con los niños y jóvenes. Para la Dra. Marta Giralt, psiquiatra infantil del Clínic resalta que “los niños se pueden vincular fácilmente con los perros y eso nos puede facilitar su vinculación con las actividades terapéuticas como son entrenamiento en habilidades sociales, identificación de las emociones y regulación de las mismas”.

Para Elías Guillén Guzmán, enfermero del proyecto explica que “con este proyecto podremos tener datos cuantitativos que nos permitirán medir las habilidades sociales y el autocontrol entre los niños y niñas y también podremos tener indicadores cualitativos, recogidos entre los profesionales, para saber si el perro es un facilitador , o no, a la hora de hacer nuestro trabajo “.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí