Se puede configurar a voluntad para que muestre diversas clases de información en distintas partes del cuerpo / Crédito: Someya Lab / Universidad de Tokio

Una «piel virtual» no invasiva que vigila las constantes vitales

.

Investigadores japoneses han creado una «piel» no invasiva y dotada con circuitos electrónicos que es capaz de vigilar la concentración de oxígeno en la sangre y la salud general del usuario.

.

© Shutterstock

© Shutterstock

Cordis / Los investigadores, pertenecientes a la Universidad de Tokio, informan en un artículo publicado en la revista «Science Advances» que esta «piel virtual» (la cual cubre la piel del usuario) fue capaz de medir con precisión la concentración de oxígeno en sangre de los voluntarios participantes en los ensayos realizados.

Esta «piel» es ultra fina y flexible, y lleva integrados unos diodos poliméricos emisores de luz (PLED) que se iluminan de color rojo, verde o azul en función de los valores de oxígeno medidos. Además, se puede configurar a voluntad para que muestre diversas clases de información en distintas partes del cuerpo. En la actualidad, los investigadores tratan de dar con la forma de proyectar cifras y letras sobre esta piel.

.

Aplicaciones en cirugía y más

Este invento podría utilizarse para medir y supervisar la salud de un paciente durante una intervención quirúrgica, pero también en un amplio abanico de tecnologías vanguardistas de bioingeniería y medicina. En general, sería posible valerse de láminas delgadas, combinadas con prótesis avanzadas o bien con sensores integrados, para hacer un seguimiento de un sinfín de afecciones.

Esta “piel virtual” se puede aplicar sobre la superficie dérmica, a modo de lámina, para “funcionalizar” la piel humana

«Esta “piel virtual” se puede aplicar sobre la superficie dérmica, a modo de lámina, para “funcionalizar” la piel humana —explicó Takao Someya, catedrático del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad de Tokio—. Creemos que de esta manera podemos dotar a la piel de funciones que un día sustituyan al smartphone. Un iPhone es un aparato abultado que hay que llevar; en cambio, con una “piel” funcional ya no hay que portar nada, y es muy cómodo recibir información en cualquier momento y lugar».

Hasta ahora se habían fabricado dispositivos de visualización electrónicos orgánicos con materiales, o sustratos, de vidrio y plástico, pero resultaban gruesos y por tanto su flexibilidad era limitada. Posteriormente se han creado variaciones más delgadas, pero sus materiales carecían de estabilidad suficiente para tolerar la exposición al aire más que unas pocas horas.

.

Prolongar la vida útil del dispositivo

El equipo del profesor Someya logró prolongar varios días la vida útil del dispositivo recurriendo a una película protectora (llamada capa de pasivación), la cual consta de capas alternas de oxinitruro de silicio inorgánico y parileno orgánico. Esta película resguarda al dispositivo frente al efecto nocivo del oxígeno y el vapor de agua, y es tan delgada que el dispositivo al completo tiene un grosor de tan solo tres micras y posee una gran flexibilidad. Sirva como referencia que un cabello tiene un grosor de unas cuarenta micras.

Un sustrato tan fino como este es fácil de deformar mediante los procesos de alta energía que hay que aplicar para producir los electrodos —transparentes y ultra finos— que conectan todos los componentes, según apuntó Someya. En consecuencia, su grupo procedió a realizar una segunda innovación: optimizar dichos procesos para rebajar la cantidad de energía necesaria, hasta el punto de no dañar estos materiales ultra finos.

Hace ya bastante tiempo que se cree que la electrónica vestible o ponible será un sector de gran expansión

Esta invención resulta apasionante, pues demuestra la posibilidad de crear tecnologías ponibles que no sean ni incómodas ni invasivas, lo cual será determinante de cara a ganarse el favor de los consumidores del futuro. Además, todos los dispositivos desarrollados por el equipo de investigación son tan flexibles que se pueden deformar y arrugar con el movimiento corporal y no perder funcionalidad.

Hace ya bastante tiempo que se cree que la electrónica vestible o ponible será un sector de gran expansión. No en vano numerosas empresas han tratado ya de hacer incursiones pioneras en este mercado (destaca el ejemplo de Google Glass). Buena parte del interés en las tecnologías ponibles está centrado en el desarrollo de aplicaciones médicas del tipo de la piel virtual creada en Japón, por ejemplo lentes de contacto capaces de medir el nivel de glucosa del organismo.

Es indudable que productos innovadores como esta piel virtual ultra fina apuntan a un futuro en el que los límites entre el ser humano y las máquinas se irán desdibujando.

.

Fuente:

Basado en noticias aparecidas en medios

.

Share