Poblado prehistórico al sur de Álava

Un equipo dirigido por el CENIEH ha utilizado la técnica de prospección magnética para detectar las estructuras de habitación en el paraje de “Los Cascajos”, un lugar donde había indicios de la existencia de un asentamiento neolítico-calcolítico.

 

CENIEH / La prospección magnética llevada a cabo, entre finales de septiembre y principios de octubre, en el paraje de “Los Cascajos” (Tobera, Berantevilla), dirigida por Andoni Tarriño, geólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) ha confirmado la existencia de un poblado neolítico-calcolítico al sur de Álava, uno de los escasos poblados de esta cronología hallado hasta el momento en el País Vasco.

Se trata de un lugar donde se conocían indicios de la existencia de un asentamiento prehistórico

La prospección geofísica de este año se ha realizado para completar los datos obtenidos en la campaña iniciada el año pasado. Se trata de un lugar donde se conocían indicios de la existencia de un asentamiento prehistórico por los materiales (sílex, cerámicas, hachas, etc.) recogidos en prospecciones arqueológicas superficiales realizadas en la década de 1980. Durante estos días se ha completado la prospección con la identificación de las anomalías magnéticas del terreno del poblado en una superficie total de 7,3 hectáreas.

“En los resultados preliminares se han detectado abundantes estructuras lineales, decenas de ellas circulares, que de momento hemos interpretado como cabañas de unos 10-20 metros de diámetro, también se han reconocido infinidad de estructuras puntuales como pozos/fosos, etc. y otras desconocidas”, explica Andoni Tarriño.

Probablemente este asentamiento está relacionado con las explotaciones prehistóricas de minería de sílex existentes en la Sierra de Araico

Probablemente este asentamiento está relacionado con las explotaciones prehistóricas de minería de sílex existentes en la Sierra de Araico, en concreto con la Cantera de Pozarrate, actualmente en proceso de excavación, que se encuentra en Treviño, a tan solo de 2,15 km en línea recta. Su interesante y singular situación abre la posibilidad de poder realizar una actuación arqueológica que constate los datos geofísicos y que además nos permita datar el poblado.

El Proyecto en el que participan además el geofísico alemán Helmut Becker y la arqueóloga Anne-Sophie Flade-Becker y Mikel Aguirre (UNED, Bergara) ha sido financiado por el Dpto. de Cultura y Deportes de la Diputación Foral de Álava con el apoyo del CENIEH y de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí