Podemos hacer daño si creemos que alguna causa lo justifica

Participante del experimento en la cueva de realidad virtual. Foto: University College de Londres (UCL)

Un nuevo estudio cambia la manera en que entendemos la psicología de la obediencia

 

Un nuevo estudio, publicado en la revista PLOS ONE y en el cual han colaborado psicólogos e informáticos de la Universidad de Saint Andrews (Reino Unido), la Universitat de Barcelona, la Universidad de Queensland y la University College de Londres, desafía la manera tradicional de entender por qué los individuos obedecen los otros. 

 

UB / Los conocidos experimentos de Milgram sobre la obediencia muestran cómo la gente sigue las instrucciones de un investigador para causar descargas eléctricas a un participante cuando este comete algún error en un ejercicio de memoria. Milgram explica que este comportamiento se produce porque la persona se ha centrado en hacer lo que le han pedido, y no es consciente de las consecuencias de sus acciones.

El nuevo estudio, llevado a cabo con realidad virtual, muestra que el sujeto del experimento es consciente de daño ajeno y aun así, el sujeto continúa obedeciendo las instrucciones

El nuevo estudio, llevado a cabo con realidad virtual, muestra que el sujeto del experimento es consciente que los participantes están pidiendo ayuda para evitar recibir estas descargas eléctricas, y aun así, el sujeto continúa obedeciendo las instrucciones porque cree que el objetivo de la investigación de este experimento es más importante. Es decir, si durante la ejecución de la tarea el participante comete errores, el sujeto le provocará la descarga eléctrica porque considera que los beneficios de la investigación son más importantes que el sufrimiento del participante.

Stephen Reicher, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Saint Andrews, puntualiza que «no es que la gente haga daño a otros porque no se da cuenta. De alguna manera, la realidad es peor: podemos hacer daño a otros independientemente de si nos importa o no, solo porque creemos que alguna causa lo justifica». Megan Birney, psicóloga social de la Universidad de Chester (Reino Unido), que ha colaborado en los diseños de estos estudios en Saint Andrews, remarca: «Es el clásico razonamiento sobre servir un bien mayor, una idea realmente tóxica».

La investigadora Mar González Franco, de Microsoft Research y miembro del Grupo de Investigación EventLab de la UB, llevó a cabo la investigación en la cueva de realidad virtual —espacio en que el suelo y las paredes proyectan imágenes 3D generadas por ordenador— de la University College de Londres. González Franco explica la importancia del estudio desde una perspectiva informática: «Este trabajo es un ejemplo de cómo la realidad virtual nos ayuda a entender temas difíciles e importantes que serían demasiado difíciles de investigar de una manera ética».

Los resultados apuntan que podemos hacer daño a otros independientemente de si nos importa o no, solo porque creemos que alguna causa lo justifica

Miel Slater, investigador de la UB y director del Grupo de Investigación EventLab, explica que «el estudio es parte de un programa más amplio que muestra que, aunque la gente sabe que se encuentra en una simulación de realidad virtual, tiende a comportarse de una manera parecida a como lo haría en situaciones similares en la realidad». Por lo tanto, «la realidad virtual ofrece grandes oportunidades para la investigación en psicología y ciencias sociales». El programa informático de este proyecto está basado en el que se desarrolló en el Character Project de la UB, liderado por el profesor de Psicología de la UB David Gallardo.

Megan Birney apunta que, «durante muchos años, la gente dudaba sobre los argumentos de Milgram, que decían que las personas obedecen las peores instrucciones porque no piensan en las consecuencias de sus acciones, pero era difícil contradecirlo con estudios». Por fin, «esta investigación con realidad virtual, que es parte de un proyecto sobre obediencia del Consejo de Investigación Social y Económica (ESRC), nos permite presentar un nuevo argumento para cuestionar el otro».

Referencia bibliográfica: 
Mar Gonzalez-Franco, Mel Slater, Megan E. Birney , David Swapp, S. Alexander Haslam,
Stephen D. Reicher. “Participant concerns for the Learner in a Virtual Reality replication of
the Milgram obedience study”. PLOS ONE, 31 de desembre de 2018. DOI:
https://doi.org/10.1371/journal.pone.0209704

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí