Por un lado, tenemos los grandes eventos globales como los blockbusters y, por otro, pequeños productos para un público reducido de cine de autor o independiente

«En verano se manifiesta claramente la transformación de la industria del cine»

.

En verano se manifiesta muy claramente que «el modelo tradicional que ha sostenido la industria, el de la gran oferta media destinada a un público general, ha entrado en una crisis de transformación definitiva», señala el profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, Jordi Sánchez-Navarro.

.

Anna Sánchez-Juárez / UOC – Según este experto, durante el período veraniego se evidencia más que nunca la polarización del mercado del cine: por un lado, tenemos los grandes eventos globales como los blockbusters (películas de gran presupuesto basadas en franquicias de éxito masivo y producidas o distribuidas por grandes estudios) y, por otro, pequeños productos para un público reducido, como son las películas orientadas a satisfacer las demandas del mercado de cine de autor o independiente.

Según Sánchez-Navarro no estamos ante una crisis comercial global, sino ante un cambio de consumo  

Según Sánchez-Navarro «es en verano cuando se demuestra que hay que tener cierta precaución al hablar de la crisis de la industria del cine, dado que no estamos ante una crisis comercial global, sino ante un cambio de consumo». Y es que los grandes eventos aún obtienen cifras vertiginosas y baten un récord tras otro, como demuestra el reciente estreno de Jurassic World, que ha recaudado más de 511 millones de dólares en todo el mundo en tan solo un fin de semana.

Sin embargo, como explica otro profesor de los mismos Estudios de la UOC, Antoni Roig, «para otros públicos —no tan amplios, pero bastante multitudinarios— existen otras ofertas lúdicas que cada vez toman más fuerza y permiten revivir la experiencia comunitaria del cine en un entorno diferente».En los últimos años han proliferado iniciativas alternativas de cine —no siempre de cine alternativo— que permiten que la gente pueda ver películas, y no necesariamente estrenos, en lugares como playas, plazas u otros recintos abiertos, así como en salas especiales.

.

Ejemplos de iniciativas alternativas en la industria del cine

Para estos dos profesores de la UOC, algunas de las iniciativas alternativas exclusivas del verano y con éxito de asistencia son, por ejemplo, el Cine Cibeles, un proyecto cinematográfico que tiene lugar en Madrid y que combina cine, ocio y tendencias para disfrutar de las películas, el Cinema Lliure a la Platja en Barcelona (del 9 de julio al 16 de agosto), dedicado al cine independiente, o el Festival Nits de Cinema Oriental de Vic (del 14 al 19 de julio), que este año llega a su duodécima edición.

Otras propuestas, en funcionamiento durante todo el año y que ahora en verano hacen su apuesta particular, son Phenomena Experience, una iniciativa dedicada al culto de los clásicos de los años setenta, ochenta y noventa en versión original, nacida como evento periódico en varias salas de Madrid y Barcelona y que ahora tiene una sede fija en una sala de barrio en Barcelona, o Screenly, un proyecto que promueve la proyección de películas por petición popular en salas de cine.

Algunos de estos proyectos han encontrado, además, vías de negocio creativas: el Festival Nits de Cinema Oriental de Vic ofrece cenas temáticas con película (por ejemplo, película coreana más cena coreana o película india más cena india) o el Phenomena, con su Beer & Pizza Night, que permite al espectador ver el film tomándose una pizza y una cerveza.

.

Tendencias en los estrenos de verano
Los grandes estudios buscan acuerdos para no perjudicarse mutuamente

En verano se hacen evidentes estrategias que ya se aplican durante todo el año. Según Roig, por cuestiones comerciales, «sobre todo en julio, tanto o más que nunca, los paquetes de películas de gran presupuesto que se estrenarán en un determinado fin de semana se planifican con meses, e incluso con años de antelación». Esto es importante tanto para los competidores que aspiran al mismo tipo de público y cuota de mercado (los grandes estudios buscan acuerdos para no perjudicarse mutuamente), como para los que aspiran a quedarse con un tipo de público complementario (así prevén «quién está llamado a ser el pez gordo de un fin de semana determinado»).

Otra estrategia creciente en el sector del cine que también se hace patente durante el período veraniego es que el estreno de una película en diferentes territorios clave, como Estados Unidos, Asia y Europa, se dilata cada vez menos en el tiempo; incluso, explica Roig, algunos estrenos se proyectan antes en Europa que en Estados Unidos. Un caso reciente de esta situación es el estreno en julio del filme familiar Los Minions.

 

Share