Polémica sobre la reforma de la UB

Edificio histórico de la UB / Wikipedia

Entrevista José Díez, profesor de Filosofía de la Universidad de Barcelona

Un grupo de claustrales de la Universidad de Barcelona hace un llamamiento a la comunidad universitaria contra la precipitada reforma que impulsa el rector / Imagen: Edificio histórico de la UB / Wikipedia

El rectorado de la UB propone una reforma que costará 13 millones de euros

Una amplia mayoría del Claustro no comparte la prisa del Rectorado por aprobarla

 

Eva Serra e.serra@catalunyavanguardista.com

La Universidad de Barcelona es hoy la única universidad española que figura entre las primeras 200 universidades del mundo, según un estudio publicado en The Times Higher Education. En la actualidad dispone de 18 facultades y la Escuela Universitaria de Enfermería. Cuenta con 106 departamentos y centros adscritos, lo cuales gozan actualmente de una autonomía interna así como órganos propios de autogobierno.

A finales del pasado mayo, el rector de la UB, Didac Ramírez, arropado por parte de su equipo más próximo, presentó un borrador de reforma que plantea el paso de 19 centros a 10 y de 106 departamentos a 50-60. La propuesta de redimensionamiento de centros y departamentos se ha hecho teniendo en cuenta cuatro criterios básicos: masa crítica, internacionalización, afinidad, e identidad y territorialidad.

El texto y la premura de tal reforma han suscitado la crítica de una amplia representación del Claustro y de otros sectores de la universidad. Este sector disconforme reclama más tiempo para debatir adecuadamente la propuesta con el fin de que ésta sea consensuada por la comunidad universitaria constituida por estudiantes, personal docente e investigador (PDI) y personal de administración y de servicios (PAS).

.

El profesor de Filosofía, José A. Díez
El profesor de Filosofía, José A. Díez

¿De dónde parte la iniciativa de la reforma?

Se trata de un compromiso electoral que el rector adquirió cuando se presento a las últimas elecciones de su actual segundo mandato. Contempla una reforma de las estructuras de la UB para optimizar los recursos, mejorar las funciones y posibilitar un incremento de excelencia.

 .

¿Interviene la Generalitat?

Que se sepa no ha habido ninguna instrucción por parte de la Generalitat aunque alguno de los motivos que ha dado el rector para impulsar la reforma es que estaría en mejor situación de responder a ciertas demandas de la administración catalana. No se sabe mucho más oficialmente.

 .

¿Qué contiene la propuesta?

Propone aplicar las directrices de algunos informes propios y externos para dotar de mayor eficiencia y flexibilidad en la organización administrativa y académica de las universidades. Pero eso puede implicar diferentes acciones en función del contexto de cada universidad.  El rector lo ha interpretado en el sentido de hacer centros y departamentos más grandes aunque en nuestra opinión eso no tiene porqué ser necesariamente más eficiente y en este caso no se justifica mediante un diagnóstico adecuado.

 .

¿Se reduce el presupuesto?

”La razón que da el rectorado no es de reducción de costos, otra cosa es que pueda formar parte de su agenda oculta”

La razón que da el rectorado no es de reducción de costos, otra cosa es que pueda formar parte de su agenda oculta. Al contrario,  la reforma cuesta, según ellos, 13 millones de euros que dicen se compensarán con un incremento de estudiantes extranjeros y proyectos de investigación; en total 5 millones al año. Según nosotros, se ha calculado de una manera un tanto voluntarista, sin un estudio económico serio y responsable.

 .

¿Cómo puede afectar al personal docente y administrativo?

Algunos sindicatos y estudiantes se temen que a la reforma siga un recorte dramático, no derivado meramente del ahorro de cargos, sino porque la unificación de centros y de departamentos puede comportar el despido – o en su terminología “la no renovación, pues son contratos temporales- de administrativos y de profesores asociados –actualmente más del 40% de los profesores de la UB lo son-. Ellos lo niegan pero todos sabemos que quien no tiene contrato indefinido y solo cuenta con uno temporal que se renueva anualmente puede perder fácilmente el puesto de trabajo. La reforma puede ser un detonante para ello.

.

¿En qué se amparan para defender su modelo?

Un cotejo con el ranking de Shanghai muestra que, contra lo que se pretende, no hay correlación entre concentración y excelencia

Mencionan una serie de universidades internacionales que se han reformado recientemente, pero un cotejo con el ranking de Shanghai muestra que, contra lo que se pretende, no hay correlación entre concentración y excelencia. Destacan como ejemplo de mejora en excelencia la Universidad de Aahrus que en el 2011 hizo una reforma similar, pero que por cierto enfrenta a un importante déficit, unos 30 millones anuales, que no esperan poder corregir hasta 2017, entre otras cosas mediante fuertes recortes en profesorado y administración. Han elaborado un documento con el que pretenden justificar las fusiones generalizadas en supuestas deficiencias debidas a las dimensiones de centros y departamentos pequeños, pero simplemente su metodología presupone lo que quieren demostrar. Aunque sí es cierto que en algunos servicios y oficinas hay duplicidades que suponen ineficiencias que se deben corregir. Pero para ello se requiere un estudio y diagnóstico serios, no aplicar una idea preconcebida como han hecho.

.

Claustro_edited

 

El grupo de claustrales del que usted forma parte se muestra en contra ¿Cuál es su posición?

El rectorado no dio ningún documento oficial sobre el borrador de la reforma hasta finales de mayo con la intención de aprobarla ya en julio. Eso supuso una reacción por parte de un grupo de claustrales que solicitamos un Claustro extraordinario el 7 de julio pidiendo la extensión del plazo de discusión al primer trimestre del curso. Una reforma como esta puede afectar la actividad universitaria por décadas. Además, cuesta mucho dinero y no hay un plan claro.

¿Qué solicitaban ustedes?

Ampliar el plazo de discusión a ese periodo nos parecía razonable para que la comunidad universitaria pudiera estudiar el borrador, evaluar la reforma y presentar sus objeciones, sugerencias o alternativas. Nuestra propuesta: hacerlo “durante el primer trimestre del curso 14-15”. El rector señaló que como habían extendido el plazo a octubre ello se ajustaba a nuestra propuesta. Nos pareció un fraude.

 .

¿Cómo reaccionaron?

En el siguiente Claustro extraordinario, el día 22 de julio, propusimos otra resolución  poniendo fecha concreta, el 15 de diciembre, a la extensión del periodo de discusiones y presentaciones alternativas, con un claustro monográfico en enero para debatirlas y elegir la mejor propuesta de reforma para aprobación posterior en Consejo de Gobierno. El rectorado, al no haber interpretación a su favor posible, se posicionó en contra, pero  ganamos la resolución por 105 votos a favor, 18 en contra y 15 en blanco. La práctica totalidad de claustrales no miembros del equipo de gobierno votó a favor de ofrecer más tiempo para poder discutir adecuadamente la reforma. Aunque el rectorado no está legalmente obligado a asumir la resolución, le resultaría políticamente muy caro incumplirla.

¿Han cedido finalmente con el calendario?

El hecho es que esta última semana los decanos y directores de departamento han recibido una instrucción dando hasta el 7 de noviembre para dar las nuevas fusiones entre facultades y departamentos con nombres incluidos. ¿Eso significa incumplir la resolución del claustro? No está claro. Parece que en el Consejo de Gobierno dijeron que eso era compatible con aceptar otras propuestas hasta el 15 de diciembre. Pero eso es incumplir el espíritu de la resolución. Una actitud obstruccionista y poco transparente por parte del rectorado.

 .

¿Qué alternativas existen respecto al segundo borrador presentado por el rectorado?

Hemos discutido reformas alternativas y acordado reunirnos la primera quincena de noviembre para presentarlas y planificar el claustro de enero. Hasta el momento muchos hemos presentado enmiendas a su propuesta a título individual, como prevención en el caso de que ninguna alternativa prospere, para que al menos se puedan corregir los aspectos más graves de su propuesta. Ahora se están estudiando y elaborando alternativas a su reforma.

.

¿Cuál de ellas se presenta con mayores probabilidades?

Una opción de mínimos que está cobrando fuerza es la elaborada por los decanos de las facultades de ciencias

Una opción de mínimos que está cobrando fuerza es la elaborada por los decanos de las facultades de ciencias, ya presentada al rectorado y que consiste en mantener las facultades que así lo justifiquen pero, para optimizar servicios y costos, fusionar algunas oficinas y servicios, por ejemplo, relaciones internacionales o investigación, lo que permitiría optimizar recursos. Algo parecido podríamos hacer en las facultades de humanidades. La idea es ver si entre varias facultades de letras convergemos en una propuesta alternativa, muy afín a la de ciencias: mantenimiento de centros con servicios compartidos. Está en proceso de discusión.

.

¿Qué se gana reduciendo personal administrativo respecto a la calidad universitaria?

Liberar horas de trabajo de profesionales y redistribuirlas en tareas actualmente realizadas por becarios, que, aunque muy voluntaristas y muchos muy competentes, no tiene formación especializada, cobran 400 € al mes o menos y desaparecen cada uno o dos años. Eso es completamente ineficiente. Temas como la administración de masters, proyectos de investigación y otros podrían ser gestionados mejor. Pero para ello no es necesaria una fusión generalizada, innecesariamente cara y que no garantiza la eficiencia de gestión.

.

¿Cómo puede afectar esta reforma a los docentes?

Todo depende de la independencia académica de los diversos grados. La transversalidad que proponen puede hacerse bien o mal. Hay que ver cómo podrían funcionar esas mega facultades, eso es discutible. Introducir asignaturas transversales puede ser muy bueno si se hace bien, o muy malo si se hace mal. El punto esencial es que los profesores de la disciplina sean los responsables de su grado, y no una junta de una megafacultad que imparta grados muy diferentes donde puedan tener muy escasa representación. Los responsables del diseño y docencia de un grado han de ser mayoritariamente los especialistas y docentes en sus materias. Cuanta más autonomía académica, más claras las responsabilidades, para bien o para mal.

Pero habrá algún referente que avale su modelo

La excelencia depende de factores mucho más complejos que la concentración de estructuras

Ellos repiten que estructuras más concentradas facilitan la excelencia. Pero, como mencionaba antes, de las universidades que ellos citan, la mitad han descendido en los rankings de calidad, un 25% ha subido y otro 25% se ha quedado igual. No parece existir una correlación entre concentración y excelencia. La excelencia depende de factores mucho más complejos que la concentración de estructuras. Pero en vez de hacer un diagnóstico serio y un plan adecuado al mismo, han preferido el camino aparentemente más fácil de una fusión generalizada indiscriminada. Lo que además es poco responsable en términos económicos, pues los datos que aportan conllevan un riesgo grave para el déficit.

.

¿Qué puede suceder en el caso que su propuesta alternativa fracase?

Fusión de facultades. Una gran facultad de Ciencias, otra gran facultad de Letras, otra de Ciencias de la Salud, otra de Ciencias Sociales, etc.  Quizás algunas dispondrían  de  escuelas en su interior con algún tipo de autonomía académica que habría de negociarse en cada caso. Algo que muchos pensamos es más confuso, menos eficiente, más caro y con menos facilidad para exigir responsabilidades académicas.

 .

¿Cuál es el futuro de la UB?

Las tasas han subido un 60% o más para quienes ya estaban cursando la carrera, muchos han abandonado. Parece que el rectorado quiere subsanar en parte este abandono con enseñanzas on line, y está gestionando con algunas instituciones privadas, como el Banco de Santander, una línea de estudios. Aunque acorto plazo parece que no se ofertarían grados, a más largo plazo podría buscarse alguna modalidad para ofrecer algunas titulaciones, en competencia con la UOC y a la UNED. No está definido, y por cierto es una de las cosas que un análisis y proyecto serio de reforma debería especificar claramente.

 .

 

[dropcaps]

El pasado viernes 17 de octubre, un grupo de claustrales de la que el profesor de Filosofía José Díez forma parte, presentó un comunicado respecto al calendario, que enviaron al resto de claustrales y directores de centros y departamentos. Texto enviado:

“Solicitamos al equipo de gobierno que aclare por escrito a las direcciones de centro si asume o no el calendario establecido a la resolución del claustro de 22 de julio y, si lo hace, exactamente en qué términos;

Consideramos que la resolución es plenamente válida y hay plazo hasta el 15 de diciembre porque, no solo personas, sino también centros y departamentos presenten sus sugerencias o propuestas alternativas;

Hagamos un llamamiento a las direcciones de centros y departamentos, al resto de claustrales, y a la comunidad universitaria en general, para que en ningún caso se limite la discusión y elaboración de propuestas en los órganos colegiados y otros colectivos como consecuencia de la instrucción del rectorado, y que, si lo consideran conveniente para una adecuada discusión de la reforma y sus alternativas, lo extiendan más allá del 7 de noviembre, con el límite de 15 de diciembre tal como establece la dicha resolución;

Solicitamos al equipo de gobierno que especifique y haga público el procedimiento para que los diversos órganos colegiados u otros colectivos universitarios puedan presentar sus propuestas para su discusión, valoración y elección en el Claustro monográfico que se convoque a partir de enero a tal efecto.

Creemos que debería de ser interés de todos, y muy particularmente del equipo de gobierno, facilitar e impulsar un debate en profundidad a centros, departamentos y otros colectivos con el plazo establecido por el claustro, y esperamos que el cumplimiento de este plazo facilite la máxima participación y el máximo consenso en el sí de la comunidad universitaria”.

[/dropcaps]

 

La UB en datos

La Universidad de Barcelona tiene en la actualidad más de 60.000 estudiantes anuales en enseñanzas regladas y se imparten más de 60 grados, casi 140 másteres universitarios y cerca de 70 programas de doctorado, así como más de 400 programas de posgrado. El personal docente e investigador está integrado por 5.400 miembros, y el de administración y servicios, por 2.500 personas.

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí