Las autoridades deben prestar atención a los impactos locales e internacionales

Lagarde: “Hemos ganado tiempo con las políticas monetarias: Aprovechémoslo”

.

FMI / Gracias a las políticas monetarias no convencionales de los bancos centrales, las autoridades del mundo entero tienen tiempo y margen para llevar a término las reformas necesarias para sentar las bases de un crecimiento perdurable, afirmó Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI, ante un grupo de altas autoridades congregadas en el Simposio Económico de Jackson Hole.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde Foto: Yuri Gripas/Reuters/Corbis

Estas políticas —como la compra de activos por parte de los bancos centrales para respaldar la estabilidad financiera y estimular la actividad— le han permitido a la economía mundial escapar de las profundidades de la crisis financiera. Lagarde instó a las autoridades a aprovechar bien esta oportunidad, haciendo hincapié en dos aspectos.

Primero, en la necesidad de que las autoridades colaboren mejor para tener más plenamente en cuenta el impacto —local e internacional— de estas políticas no convencionales y cómo influye en los planes para retirarlas. Segundo, en que las “autoridades mundiales —todasdentro de los países y entre los países— tienen la responsabilidad de llevar a cabo la totalidad de las medidas necesarias para restablecer la estabilidad y el crecimiento”.

.

Impacto en la economía mundial

Según la evaluación del FMI, el impacto de las políticas monetarias no convencionales ha sido positivo hasta el momento, manifestó Lagarde. A fin de cuentas, todos los países se beneficiaron: al principio, de la disminución de los riesgos de turbulencia financiera, y posteriormente, de la aceleración del crecimiento.

Según las estimaciones, la expansión cuantitativa —la compra de activos por parte de la Reserva Federal estadounidense— hizo subir el producto mundial más de 1%. Aunque los principales beneficios se observaron en las primeras fases, la política monetaria no convencional ha sido un éxito, dijo Lagarde.

Si bien recalcó que no debe haber un “repliegue apresurado”, Lagarde señaló que el período de políticas monetarias excepcionalmente expansivas en algún momento deberá llegar a término. Pero el momento exacto dependerá de las circunstancias de cada país. “En Europa, por ejemplo, todavía pueden aportar mucho. En Japón probablemente falte bastante también para abandonarlas”, puntualizó.

“Algo que podemos afirmar con certeza es lo siguiente: la manera y el momento de retirar estas políticas dependerán —como corresponde— del ritmo de la recuperación”, afirmó Lagarde.

.

La coordinación puede mejorar los resultados

“Las políticas y su coordinación aún no se encuentran donde deberían estar”, observó Lagarde. “La recuperación mundial podría verse amenazada si no hay una actuación a nivel internacional, en la que cada país haga lo que le corresponde. Sin embargo, actuando podemos encaminar la economía mundial por una senda de crecimiento vigoroso, sustentable y equilibrado.”

“Tenemos que colaborar mejor”, aseveró. “En el mundo interconectado en que vivimos, los efectos de contagio de las políticas nacionales —incluida una política monetaria no convencional— bien pueden repercutir en donde se originaron”, acotó, aclarando que tener en cuenta el interés general es algo que redunda en beneficio de todos.

El Simposio Económico de Jackson Hole, celebrado todos los años en un centro turístico en las montañas de Wyoming, en el oeste de Estados Unidos, congrega a presidentes de bancos centrales, expertos en política económica y académicos que debaten tendencias y temas incipientes. El tema de este año son las dimensiones mundiales de la política monetaria no convencional.