Pony Express

Frank E. Webner, jinete del Pony Expess, alrededor de 1861. / Wikimedia

Tal día como hoy… 3 de abril de 1860 se inauguraba en EEUU el servicio de correo «rápido» Pony Express

 

El 3 de abril de 1860 se inauguraba en los Estados Unidos el servicio de correo «rápido» Pony Express. Jinetes a caballo relevándose por etapas recorrían en 10 días los 3.106km de distancia que separan St. Joseph (Missouri) de Sacramento (California). Fue un hito para la época.

 

CV / Pese a su corta vida, apenas un año y medio entre abril de 1860 y noviembre de 1861, Pony Express ha pasado a la historia por la aureola legendaria que adquirió la épica de sus jinetes, que se presentaron como encarnación del espíritu del Viejo Oeste. Se ha dicho a veces que el estallido de la Guerra Civil (1861-1865) fue la causa principal de que tuviera que cerrar, pero lo cierto es que se convirtió en un servicio obsoleto muy pronto, tras la instalación del telégrafo y la construcción de las líneas de ferrocarril que unieron el Este y el Oeste de los EEUU. Pony Express fue, en cierto modo, el último intento de los viejos tiempos para adaptar sus medios a los nuevos. Quizás en esto radique su épica.

En 1860 los EEUU ya disponían de una más que respetable infraestructura ferroviaria, pero solo en el Este y especialmente en el Norte industrializado

En 1860 los EEUU ya disponían de una más que respetable infraestructura ferroviaria, pero solo en el Este y especialmente en el Norte industrializado. Doce años después de haber despojado a México en la guerra 1846-1848, los Estados Unidos se extendían desde el Atlántico hasta el Pacífico a lo largo de más de 4000km, pero solo nominalmente. Desde el Este, los «puestos avanzados» más occidentales estaban en la Luisiana –adquirida a Francia en 1803-. Al Oeste, en la costa del Pacífico, estaban California y Oregón. Entremedio, miles de kilómetros cuadrados de praderas, desiertos y montañas, frecuentemente con climas extremos.

Desde los primeros tiempos de su independencia, los EEUU habían conectado sus grandes ríos mediante canales navegables que facilitaran la comunicación, pero esto no servía para comunicar el Este con el Oeste. Los territorios inexplorados del medio oeste, entre el Mississippi y las Montañas Rocosas, se consideraban intransitables, solo al alcance de avezados expertos. Y peligrosos, porque, además, estaban los indios…

La fiebre del oro en 1848 había llevado a California casi medio millón de personas, un alud demográfico que dinamizó la zona. La mayoría fueron en barco, a través del istmo de Panamá, otros doblando el cabo de Hornos, y solo una minoría cruzando en caravanas o en pequeños frutos los inhóspitos territorios entre ambas partes del país. Un mensaje del presidente James K. Polk había tardado seis meses en llegar al oeste en 1845.

Ya en 1860, la línea Butterfield Stage entre San Luis (Missouri) y San Francisco se realizaba por El Paso (Texas), invirtiendo 25 días en el trayecto. Conectar las dos partes del país era una cuestión de estado. En enero de 1860, William Hepburn Russell, un empresario de diligencias, creó la Central Overland California and Pikes Peak Express Company, comprometiéndose a reducir la duración del trayecto en 10 días. El ferrocarril llegaba hasta Missouri, y se decidió que la población de St. Joseph sería el punto de partida de una ruta de correo rápida hasta California.

Se construyeron 190 estaciones de postas para cambiar de montura, calculadas a razón de una cada 16km ,el tiempo que un caballo podía galopar sin descansar

Se construyeron 190 estaciones de postas para cambiar de montura, calculadas a razón de una cada 16km –el tiempo que un caballo podía galopar sin descansar-, se adquirieron 500 caballos y se contrataron 50 jinetes. La montura se cambiaba por una de refresco en cada estación; el jinete cada 10. La carga del correo podía llegar hasta 75kg; los jinetes no podían pesar más de 56kg. En total, 131 kg sobre la montura.

Tras cruzar el Missouri en St. Joseph, la ruta seguía por Kansas hasta Marysville, y proseguía por el río Little Blue hasta Fort Kearney, en Nebraska. De allí seguía el curso del río Platte, bordeando Colorado hasta Fort Laramie (Wyoming), dirigiéndose hacia Salt Lake City (Utah); cruzaba el Great Basin –la Gran Cuenca-, Sierra Nevada y, cerca del lago Tahoe, enfilaba hasta Sacramento. Total, 3.106km. Una vez allí, el correo se enviaba en vapor por el río Sacramento hasta San Francisco. La ruta se realizaba simultáneamente de Este a Oeste y viceversa.

El último viaje se realizó el 21 de noviembre de 1861. Y luego, claro, vino el telégrafo y el ferrocarril… El golpe definitivo

A pesar del éxito inicial, el estallido de la guerra civil y la competencia con otras rutas llevaron a la compañía a la quiebra. El último viaje se realizó el 21 de noviembre de 1861. Y luego, claro, vino el telégrafo y el ferrocarril… El golpe definitivo. Los viejos medios no podían competir con los nuevos.

En un año y medio, la compañía ganó 90.000$ y perdió 200.000$, mal negocio. En 1866, tras la guerra, sus estaciones fueron vendidas a Wells Fargo & Co. Pony Express tuvo ciertamente una vida corta, pero pasó a la historia convirtiéndose en leyenda…

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí