El estudio logró desterrar un mito popular y es que, contrariamente a la creencia popular, no es cierta la idea de que los camaleones puedan camuflarse con cualquier fondo / Wikipedia

Unos investigadores descubren el mecanismo que hace que el camaleón cambie de color

.

Tal es nuestra fascinación por la capacidad del camaleón de cambiar de color que la palabra «camaleón» ha pasado a formar parte de nuestro vocabulario. Ahora también describe a una persona con la rara habilidad de cambiar su actitud para adaptarse a una situación.

.

Tal es nuestra fascinación por la capacidad del camaleón de cambiar de color que la palabra «camaleón» ha pasado a formar parte de nuestro vocabulario. Ahora también describe a una persona con la rara habilidad de cambiar su actitud para adaptarse a una situación. Esta semana, unos científicos han revelado el mecanismo que hace que el camaleón reptil logre esta hazaña. Sin embargo, ¡no hicieron ningún comentario sobre la mecánica del comportamiento camaleónico en seres humanos!

El estudio, realizado por un equipo de la Universidad de Ginebra, reveló que unos cristales fotónicos producen el cambio activo de color en los camaleones. Básicamente, la alteración del espacio entre sus cristales permite al camaleón reflejar la luz con una determinada longitud de onda y camuflarse.

El estudio se centró en el camaleón pantera, una especie autóctona de Madagascar. Cuando este camaleón se encuentra con un competidor macho o una hembra potencialmente receptiva, cambia el color de fondo de su piel de verde a amarillo, su patrón azul se vuelve blanco y el rojo se hace más brillante.

Furcifer pardalis estresado / Wikipedia

Furcifer pardalis estresado / Wikipedia

Según el resumen del estudio publicado en Nature Communications, el equipo demuestra, combinando la microscopia, videografía fotométrica y modelado de bandas fotónicas prohibidas, que los camaleones cambian de color a través de una «sintonización activa de un entramado de nanocristales de guanina dentro de una gruesa capa superficial de iridóforos dérmicos».

Además, el equipo, dirigido por el profesor Michel Milinkovitch, descubrió que «una población más profunda de iridóforos con cristales más grandes refleja una proporción sustancial de la luz del sol, especialmente en el rango cercano al infrarrojo». Según el estudio, la organización de iridóforos en estas dos capas superpuestas constituye una novedad evolutiva para los camaleones, que permite a algunas especies combinar un camuflaje eficaz con una exhibición espectacular, al tiempo que puede proporcionar una protección térmica pasiva.

Cuando el camaleón se excita, afloja alrededor del 30 % del entramado de nanocristales, lo que permite la reflexión de amarillos o rojos

Como publica The Guardian, se descubrió que cuando el camaleón está tranquilo, los cristales se encuentran organizados en una red densa que refleja las longitudes de onda del azul con mayor intensidad. Sin embargo, cuando el camaleón se excita, afloja alrededor del 30 % del entramado de nanocristales, lo que permite la reflexión de amarillos o rojos. El periódico cita al profesor Milinkovitch, quien habría declarado: «Lo que hacen es, básicamente, separar o amontonar el entramado».

Los científicos aún no tienen claro la manera en la que los camaleones provocan este cambio, aunque podría deberse a una contracción o expansión de las células, lo que hace que haya más o menos espacio para que los cristales lo ocupen.

El estudio logró desterrar un mito popular y es que, contrariamente a la creencia popular, no es cierta la idea de que los camaleones puedan camuflarse con cualquier fondo. El profesor Milinkovitch añadió: «Normalmente se camuflan muy bien cuando están relajados, porque son verdes sobre un fondo de hojas, y se hacen ver todo lo posible cuando se exhiben».

Según http://News.sciencemag.org/plants-animals/2015/03/Secret-Chameleon-color-change-Tiny-Crystals (la revista Science), estos descubrimientos podrían ayudar a diseñar materiales novedosos que cambien de color al extenderse.

.

Referencia artículo:
http://www.nature.com/ncomms/2015/150302/ncomms7368/full/ncomms7368.html

 

Share