Por qué tener una «voz gay» puede dar lugar a discriminación

El equipo cree firmemente que su proyecto contribuye a una mayor comprensión de cómo las personas GLTB todavía son víctimas de prejuicios / Pixabay

Tan solo es uno de los muchos estereotipos vinculados a menudo con las personas gays, lesbianas, transexuales y bisexuales (GLTB); que el sonido de su voz delata inmediatamente el secreto de su sexualidad. Pero, ¿es verdad? ¿Existe tal cosa como una «voz gay»? Y, si existe, ¿qué supone para la sociedad y las personas GLTB que la tienen? Un proyecto financiado con fondos europeos decidió profundizar para averiguarlo.

 

Cordis / Mientras que muchas zonas del mundo desarrollado se han adherido a la causa de los derechos y la igualdad de las personas GLTB, todavía abundan los estereotipos sobre este colectivo. Uno de los que más perduran es el concepto de la «voz gay»; a saber, que la forma como suena una determinada persona al hablar permite a los demás determinar su orientación sexual, lo cual se denomina «gaydar auditivo».

Incluso en las sociedades progresistas, los estereotipos sobre la “voz gay” pueden propiciar formas sutiles de discriminación, dado que las opiniones se forman rápidamente

«Incluso en las sociedades progresistas, los estereotipos sobre la “voz gay” pueden propiciar formas sutiles de discriminación, dado que las opiniones se forman rápidamente, a menudo de forma subconsciente», explica el beneficiario de una beca de investigación individual Marie Curie, el doctor Fabio Fasoli, investigador principal del proyecto Gay Voice.

«Entre los participantes heterosexuales, la creencia en el gaydar se asociaba a actitudes más negativas hacia los gays y las lesbianas. Además, un 41 % de los hombres gays y un 6 % de las mujeres lesbianas que entrevistamos declararon que se les detectaba como GLTB debido a sus voces. Estos datos coincidían con nuestro descubrimiento de que los heterosexuales creen que el gaydar auditivo es una mejor indicación de la sexualidad de los hombres que de las mujeres».

 

El gaydar auditivo en acción

En cuanto a los hombres gays, los investigadores determinaron que cuando declaraban que el gaydar auditivo de los demás les había detectado, en la mayoría de los casos describían experiencias negativas porque se habían burlado de ellos, les habían intimidado o discriminado explícitamente. Algunos de los participantes gays también describieron que, al ser conscientes de este hecho, tendían a evitar hablar en público, intentaban cambiar la voz en algunas situaciones o evitaban determinadas personas.

Descubrieron que las mujeres lesbianas pueden ser más víctimas del gaydar auditivo de lo que se había presupuesto

El equipo del proyecto también examinó cómo el gaydar auditivo puede dar lugar a discriminación en el lugar de trabajo y fue allí donde descubrieron que las mujeres lesbianas pueden ser más víctimas del gaydar auditivo de lo que se había presupuesto.

«De hecho, encontramos que la discriminación más constante y fuerte contra el colectivo GLTB se daba cuando las candidatas a un puesto de trabajo sonaban como lesbianas y no para los hombres que sonaban como gays, incluso si existen estereotipos más fuertes en relación con los hombres gays y como estos hablan», señala el doctor Fasoli. «En el contexto del lugar de trabajo, vimos que la orientación sexual se infería del gaydar auditivo en lugar de otros elementos más explícitos. Los candidatos que sonaban como gays y lesbianas se consideraban menos adecuados y tenían menos posibilidades de ser contratados para puestos directivos».

Un estudio final sugirió que, dado que la discriminación contra una mujer que suena como lesbiana podría atribuirse a su género o sexualidad, este tipo de discriminación motivada por el gaydar auditivo puede ser ignorada sistemáticamente tanto por los que la ponen en práctica como por las personas objeto de ella.

 

Fomento de una mayor comprensión

El equipo cree firmemente que su proyecto contribuye a una mayor comprensión de cómo las personas GLTB todavía son víctimas de prejuicios, incluso en las sociedades progresistas.

«Si uno suena como si fuera lesbiana o gay y concuerda con determinados estereotipos relacionados con la voz, el resultado es que es probable que reciba un trato distinto», añade el profesor Peter Hegarty, que ayudó a supervisar el proyecto. «Sin embargo, ser consciente de los estereotipos y juicios subconscientes que pueden derivar del gaydar auditivo es importante para formar en materia de diversidad, para los grupos de apoyo y para asuntos jurídicos».

El equipo continuará su investigación sobre este tema y espera colaborar con la comunidad GLTB local (que fue decisiva para el éxito del proyecto), empresas y responsables políticos. «La voz es una parte fundamental de la comunicación cotidiana y todavía queda mucho por investigar sobre este tema», concluye el profesor Hegarty.

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí