Port Aventura World ha sido galardonado por National Geographic como el mejor parque temático del mundo / Imágenes galería: Catalunya Vanguardista

23 años de aventura y diversión sin tregua

.

El Mediterráneo, México, China, Polinesia, Far West… contrastes de fantasía donde recorrer incesantes emociones a cada paso. Refrescantes cascadas y lagos, intrépidas y adrenalíticas atracciones, cuidados y creativos espectáculos, variados y tematizados restaurantes, sugerentes y lujosos hoteles, útiles y cercanos comercios, todo eso es Port Aventura. Desde que el año 1995 abriera sus puertas, este gran parque de la aventura no ha parado de crecer e innovar. Pasen y lean.

.

Xavier Massó / CV

Muchos se iniciaron en Port Aventura como alumnos o como hijos, de la mano de sus profesores o padres. El relevo generacional les ha convertido en expertos y de tales ejercen cuando tienen la oportunidad. Uno le estaba explicando a su hijo el otro día que allí donde estaban, en la zona de la Polinesia, hubo el primer año una atracción llamada «Tifón», que simulaba un temporal en una canoa suspendida. Que estaba muy bien, pero que nada que ver con las que hay ahora, mucho mejores. Y que los árboles eran entonces mucho más pequeños porque estaban recién plantados, que ahora era todo mucho más frondoso y que había muchas más atracciones. Realmente, haber podido vivir la progresión de Port Aventura en el tiempo puede considerarse un privilegio.

Foto: Catalunya Vanguardista

.

Tenía razón. Cuando algo empieza a tener ya un tiempo, se le adhiere inevitablemente la historia, o las distintas historias que constituyen el imaginario colectivo y lo convierten en un lugar común intersubjetivo a partir de un relato compartido. Y si algo cabe destacar de los 23 años recorridos hasta ahora, es sin duda esta progresión, sostenida y continua año tras año, y para mejor, sin tampoco haber alterado por ello su naturaleza; casi diríamos que ni siquiera su característico skyline, hoy referente ineludible de la Costa Dorada, por más que la simple contrastación de una imagen de 1995 con una de hoy en día delate palmariamente que no es así, que ha cambiado y mucho. Porque es una percepción subjetiva que ha ido evolucionando en nosotros al tiempo que lo hacía el parque, y acaso solo caemos en la cuenta de la gran diferencia cuando contrastamos imágenes 23 años distantes.

Restaurante La Cantina. / Crédito imagen: Port Aventura

.

Y hay también una cosa más que merece la pena remarcar. Sí, hace 23 años, y 22 y 21… la vegetación era menos frondosa, qué duda cabe, pero se podía intuir lo que podría llegar a ser más adelante. Igual que el resto del complejo. No había al principio tantas atracciones «estelares», pero también en cierto modo su evolución estaba prefigurada. En este sentido, quizás podríamos seguir que ha seguido un asombroso progreso «natural», de acuerdo con su propia identidad, convirtiéndose en lo que de entrada era solo germinal.

Ciertamente, contrastar el Port Aventura de hoy con el de mayo de 1995 es sin duda un ejercicio de contrastes –que esperamos seguir pudiendo realizar en el futuro-, pero con una sólida y coherente continuidad en su trayectoria. Recuerda uno al principio unas pocas atracciones estelares, encabezadas por el Dragon Khan –su buque insignia-, al cual seguían las de agua: Silver River Flume (los troncos), Gran Canyon Rapids y Tutuki Splash –algo inédito hasta entonces por estos pagos- y el Tren Diablo de la Mina… Luego fueron llegando, sucesiva y acompasadamente, La Stampida, Huracán Cóndor,  Sea Odyssey –hoy reconvertida en ‘Dino Escape 4D’-, El Templo del Fuego, Furious  Baco, Shambala, Angkor… en fin. Todo esto sin contar con los parques añadidos, como el Port Aventura Caribe Aquatic Park o el Ferrari Land –inaugurado en 2017-, o la antena del Cirque du Soleil… que dejaremos para otro día por razones de extensión.

Shambala y Dragon Khan / Crédito imagen: Port Aventura

.

El mejor parque temático del mundo

Pero quizás una de las características de Port Aventura sea que no se limita a la oferta de las siempre apasionantes atracciones «adrenalíticas» en el sentido estricto del término, sino que también desde un primer momento ofreció una variada gama de espectáculos que no son una simple adherencia complementaria; al contrario, le son también parte intrínseca y se llevan a cabo con una esmerada realización y unos niveles de calidad francamente significativos. Algunos, como el Can-can, están ya fuertemente arraigados, otros son itinerantes, y otros más van arraigando, como las distintas versiones del Dance Revolution, cuya versión este año está a la altura de los espectadoresmás exigentes. Todo ello en instalaciones al aire libre o en edificios como el Gran Teatro Imperial, el de magia… A todo ello hay que sumarle Port Aventura Caribe Aquatic Park, con 17 atracciones de agua para deslizarse por sus numerosos toboganes y piscinas o el recientemente inaugurado Ferrari Land para vivir la experiencia Ferrari en sus más de 70.000 m2. En definitiva, una oferta multilateral de ocio adaptable a todos los gustos y edades con un único requisito: ganas de divertirse y pasarlo bien.

Todo ello ha llevado a Port Aventura a convertirse en un referente ineludible de la Costa Dorada y de atracción turística internacional. Es en sí mismo razón suficiente para unas vacaciones desde cualquier lugar del mundo sin otras consideraciones de entorno –dispone también de sus propios complejos hoteleros-, a la vez que el elemento que puede inducir a decidirse por la Costa Dorada frente a otras opciones similares. En realidad, digámoslo ya –sería ridículo negarlo- Port Aventura fue el revulsivo para una región turística algo acomplejada que no se había caracterizado hasta entonces por el esmero de su promoción ni por su calidad de oferta, y ha acabado transformándola a la vez que convirtiéndose en su icono por excelencia.

Huracán Condor / Crédito imagen: Port Aventura

Una prueba de su consolidación es también la progresiva ampliación del calendario, que con los años ha pasado de estar abierto seis meses al año a prácticamente todo él, desde Semana Santa hasta Navidades, introduciendo fiestas temáticas de temporada como Halloween o Navidad. La clientela, obviamente, varía a lo largo de la temporada. En primavera destacan los estudiantes de institutos y escuelas que tienen su excursión anual asignada –principalmente los de Cataluña, Aragón y Valencia, por razones de proximidad que permite el viaje en un día- hasta escala de viajes final de curso con otros destinos u origen en toda España y Europa. Y en verano, qué decir… de los Urales a Gibraltar.

Recientemente, Port Aventura World ha sido galardonado por National Geographic como el mejor parque temático del mundo. Que siga así.

 

.

Port Aventura en cifras

Primer destino de ocio del Mediterráneo
13.500 representaciones de shows al año
+1.000 millones de euros de inversión continua hasta el momento
2.100 habitaciones de oferta hotelera
4.000 personas de capacidad en el centro de convenciones
71 atracciones
3 campos de golf
1 beach club
80 millones de visitas hasta 2017

En abril de 2017, se inauguró Ferrari Land, el tercer parque temático del resort. Con más de 100 millones de inversión.