Posible tratamiento para el linfoma de las células del manto

Imagen: Células del manto de un paciente antes (izquierda) y después del tratamiento (derecha), cuando puede observarse la inhibición del crecimiento./ UB

Nuevo fármaco epigenético contra el linfoma de las células del manto

Los ensayos clínicos podrían comenzar el próximo año

.

Un nuevo estudio del grupo del catedrático de Genética de la UB Manel Esteller, investigador ICREA y director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer (PEBC) del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), presenta un fármaco epigenético capaz de frenar el crecimiento celular en el linfoma de células del manto (MCL), un cáncer caracterizado por su comportamiento agresivo, su diagnóstico tardío —con afectación de distintos órganos— y su origen a partir de los linfocitos B. Los resultados de la investigación, publicados en la revista Haematologica de la Sociedad Europea de Hematología (EHA), responden a la necesidad médica de descubrir nuevos fármacos para incrementar la supervivencia a largo plazo de los pacientes con esta enfermedad.

.

Un 12 % de los cánceres en la población mundial deriva de las células de la sangre, ya se trate de una leucemia, un linfoma o un mieloma, y ​​cada dos minutos se diagnostica un paciente nuevo

UB / «Nuestro laboratorio está interesado en encontrar nuevos compuestos con actividad epigenética y efecto antitumoral. Colaborando con expertos en química orgánica y la empresa Quimatryx, obtuvimos una molécula que actúa inhibiendo el gen HDAC6, una proteína que modifica químicamente otras proteínas mediante la acetilación», explica Manel Esteller, autor principal del estudio. La investigación también se ha realizado con la colaboración clínica de los Servicios de Hematología del Instituto Catalán de Oncología en L’Hospitalet de Llobregat y Badalona, ​​así como del Instituto de Investigación Josep Carreras.

«Estudiando varios tipos de cáncer, nos dimos cuenta de que la eficacia de la nueva molécula era máxima para este tipo de linfoma. Este efecto beneficioso se observó en células cultivadas, estudios en murinos y células extraídas de pacientes. Además, la sustancia es muy específica en cuanto a su diana de acción, y aparentemente con poca toxicidad para células sanas del mismo paciente, como serían los linfocitos de tipo T», añade Esteller.

Un 12 % de los cánceres en la población mundial deriva de las células de la sangre, ya se trate de una leucemia, un linfoma o un mieloma, y ​​cada dos minutos se diagnostica un paciente nuevo. Aunque algunos de estos procesos oncológicos hematológicos son curables, para otros no existen tratamientos suficientemente eficaces. «Lo que nos alegra especialmente en este caso es que se empiece a plantear el posible uso del fármaco en ensayos clínicos para el próximo año», concluye Esteller.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí