Nuevos materiales para endoprótesis coronarias reducen el riesgo de inflamación cardiaca

.

Las endoprótesis (stents) son tubos diminutos de metal que permiten mantener el flujo sanguíneo a través de arterias coronarias enfermas al liberar medicamentos lentamente. De esta manera, han servido para salvar la vida a millones de personas en riesgo a causa de patologías cardiacas. No obstante, una vez se han insertado en dichas arterias, existe un riesgo leve de que se produzca una complicación potencialmente mortal que se llama trombosis de endoprótesis tardía (late stent thrombosis). Esta afección se produce cuando la prótesis queda obstruida por un coágulo de sangre, lo cual interrumpe el riego sanguíneo. 

El proyecto evalúa nuevos diseños de endoprótesis que pudieran prevenir la trombosis)

El cometido fundamental del proyecto financiado con fondos europeos PRESTIGE, que comenzó en diciembre de 2010, ha sido desarrollar nuevas estrategias con las que prevenir dicha trombosis, que es la causa de defunción de en torno a 25 000 pacientes en Europa cada año. De partida, el equipo de PRESTIGE estableció dos objetivos fundamentales: evaluar nuevos diseños de endoprótesis que pudieran prevenir la trombosis mencionada con mayor eficacia y desarrollar nuevas tecnologías de imagen que posibilitasen un pronto diagnóstico.

Aparte de los evidentes beneficios sanitarios, estas innovaciones podrían suponer un impulso económico considerable para la industria sanitaria de Europa. En 2010, se practicaron en Europa más de 1,2 millones de procedimientos de implante de endoprótesis. Es previsible que la demanda de esta clase de intervención no haga sino incrementarse a raíz del envejecimiento demográfico. 

Asimismo, se espera que este proyecto abarate el coste de los sistemas públicos y privados de asistencia sanitaria en Europa al reducir la necesidad de realizar cirugías de emergencia y contribuir a incrementar la esperanza de vida de los pacientes cardíacos. 

Un elemento clave de este proyecto ha sido el desarrollo y la evaluación de nuevos materiales con los que fabricar las prótesis. Las endoprótesis liberadoras de fármacos segregan un medicamento que ayuda a prevenir la formación de tejido cicatricial potencialmente dañino, lo cual puede ocurrir en los meses siguientes al implante. Sin embargo, en ocasiones estas prótesis provocan una reacción de inflamación y, posteriormente, la citada trombosis. 

El equipo pudo desarrollar recubrimientos alternativos con fines médicos que disminuyan el riesgo de inflamación después del implante

PRESTIGE ha desarrollado de forma pionera nuevos materiales y recubrimientos para endoprótesis partiendo de una comprensión más precisa de la interacción que se produce entre la superficie de dichas prótesis y los glóbulos sanguíneos. Gracias a ello, el equipo pudo desarrollar recubrimientos alternativos con fines médicos que disminuyan el riesgo de inflamación después del implante. Se han realizado pruebas en pacientes de forma satisfactoria y con resultados prometedores. 

Otra línea de investigación seguida ha consistido en recubrir las prótesis con una capa delgada de anticuerpos especiales (ciertas proteínas generadas por el organismo que reconocen y atacan los objetos extraños) que son capaces de atraer células sanas y fijarlas a la superficie de la prótesis. Se han realizado pruebas iniciales en laboratorio con estas endoprótesis modificadas por anticuerpos que han mostrado una disminución considerable del riesgo de inflamación, puesto que es menor la probabilidad de que el organismo reaccione negativamente ante un objeto que contenga células sanas propias. 

Otro aspecto clave del proyecto ha sido el desarrollo de técnicas de imagen nuevas. Los socios de PRESTIGE han podido utilizar el «Laboratorio central de imagen para el análisis angiográfico y por tomografía de coherencia óptica» del ISA Research Centre alojado en el Deutsches Herzzentrum («Centro del Corazón de Alemania», en Múnich). Este laboratorio cuenta con equipos y expertos del máximo nivel. 

Este proyecto, en el que participan catorce instituciones europeas, concluirá en noviembre de 2014. El consorcio responsable, coordinado por el «Centro del Corazón de Alemania», ya ha logrado avances notables en el tratamiento de esta grave complicación y de las enfermedades cardiacas en general, que son la principal causa de muerte a nivel mundial.

Share