Previsiones económicas intermedias del verano de 2018

A escala mundial, el crecimiento sigue siendo sólido, pero los índices de crecimiento están cada vez más diferenciados en función de los países y regiones / Pixabay

Crecimiento resiliente en una coyuntura de incertidumbre creciente

.

Se prevé que el crecimiento continúe con fuerza en 2018 y 2019, con unas tasas de crecimiento del 2,1% este año y el 2 % el próximo año, tanto en la UE como en la zona del euro. Sin embargo, tras cinco trimestres consecutivos de fuerte expansión, en el primer semestre de 2018 se ha moderado el impulso económico, y actualmente se prevé un crecimiento inferior en 0,2 puntos porcentuales al previsto en la primavera, tanto en la UE como en la zona del euro.

.

CE / Se prevé que el impulso de crecimiento se revigorice ligeramente en el segundo semestre del presente año, puesto que las condiciones del mercado de trabajo mejoran, el endeudamiento de los hogares se reduce, la confianza de los consumidores se mantiene elevada y la política monetaria continúa siendo expansionista.

Se prevé que el impulso de crecimiento se revigorice ligeramente en el segundo semestre del presente año

En palabras de Valdis Dombrovskis, vicepresidente para el Euro y el Diálogo Social y también responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de Mercados de Capitales, «La actividad económica europea sigue siendo sólida, con una previsión de crecimiento para este año del 2,1 % del PIB para la zona del euro y la EU-28. No obstante, la revisión a la baja del crecimiento del PIB desde mayo demuestra que un entorno exterior desfavorable, como el aumento de las tensiones comerciales con los Estados Unidos, puede dañar la confianza y pasar factura a la expansión económica. Los crecientes riesgos externos nos recuerdan una vez más la necesidad de reforzar la resiliencia de nuestras economías individualmente y de la zona del euro en su conjunto.»

Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, ha declarado: «Se prevé que el crecimiento de Europa mantenga su fortaleza, como resultado de políticas monetarias que siguen siendo acomodaticias y del descenso continuado del desempleo. La ligera revisión a la baja en comparación con la primavera refleja la incidencia de las tensiones comerciales y la incertidumbre política en la confianza, así como el aumento de los precios de la energía. Nuestra previsión es que continúe la expansión en 2018 y 2019, si bien una nueva escalada de medidas proteccionistas constituye un riesgo evidente de evolución a la baja. Las guerras comerciales no tienen vencedores, solo víctimas».

.

Los cimientos siguen siendo sólidos, pero el crecimiento se moderará

Las condiciones fundamentales para un crecimiento económico sostenido de la UE y de la zona del euro siguen vigentes. La moderación en los índices de crecimiento es, en parte, consecuencia de factores temporales, pero el aumento de las tensiones comerciales, la subida de los precios del petróleo y la incertidumbre política en algunos Estados miembros también pueden haber influido.

A escala mundial, el crecimiento sigue siendo sólido, pero los índices de crecimiento están cada vez más diferenciados en función de los países y regiones.

.

Perspectivas de inflación impulsada por los elevados precios de la energía

Como consecuencia del aumento de los precios del petróleo desde la primavera, se prevé que este año la inflación se sitúe en una media del 1,9 % en la UE y del 1,7 % en la zona del euro, lo que supone un aumento de 0,2 puntos porcentuales en ambas zonas desde la primavera. Las previsiones para 2019 han aumentado en 0,1 puntos porcentuales en la zona del euro hasta el 1,7 %, mientras que en la UE se mantienen en el 1,8 %.

.

Existen significativos riesgos de evolución a la baja asociados a esta previsión

La previsión sigue siendo vulnerable a riesgos considerables de evolución a la baja, que han aumentado desde la primavera

Mientras que los buenos resultados económicos recientes han demostrado su fortaleza, la previsión sigue siendo vulnerable a riesgos considerables de evolución a la baja, que han aumentado desde la primavera.

La hipótesis de referencia no prevé una nueva escalada de las tensiones comerciales. En caso de que surjan tensiones, sin embargo, podrían afectar negativamente al comercio y la inversión y reducir el bienestar de todos los países implicados. Otros riesgos incluyen el potencial de volatilidad de los mercados financieros relacionado, entre otros factores, con los riesgos geopolíticos.

.

Hipótesis meramente técnica para 2019 en lo que respecta al Reino Unido

Habida cuenta de la negociación en curso sobre las condiciones de la retirada del Reino Unido de la UE, estas previsiones para 2019 se basan en una hipótesis meramente técnica de mantenimiento de las relaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE de 27 Estados miembros. Esta hipótesis se adopta únicamente a efectos de las previsiones y no guarda relación con las conversaciones en curso en el marco del artículo 50.

.

Retorno a la anterior pauta de previsiones

Estas previsiones se basan en una serie de hipótesis técnicas sobre los tipos de cambio, los tipos de interés y los precios de los productos básicos hasta la fecha límite del 28 de junio. Para todos los demás datos, la previsión tiene en cuenta la información disponible hasta el 3 de julio.

Las previsiones intermedias incluyen el PIB y la inflación anuales y trimestrales del año en curso y los años siguientes para todos los Estados miembros

Desde este año, la Comisión Europea vuelve a publicar dos previsiones completas (primavera y otoño) y otras dos intermedias (invierno y verano) al año, en lugar de las tres previsiones completas, de invierno, primavera y otoño, presentadas cada año desde 2012. Las previsiones intermedias incluyen el PIB y la inflación anuales y trimestrales del año en curso y los años siguientes para todos los Estados miembros y la zona del euro, así como datos agregados de la UE.

Este cambio supone el retorno a la anterior pauta de previsiones de la Comisión y vuelve a armonizar el calendario de previsiones de la Comisión con el de otras instituciones (tales como el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí