Primer mapa de Marte

La red de canales artificiales sugerida por Percival Lowell. / Wikimedia Percival Lowolsh – Яков Перельман – 

Tal día como hoy… 5 de septiembre de 1877 se anunciaba el diseño del primer mapa de Marte

 

El 5 de septiembre de 1877 el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli (1835-1910) anunciaba que iba a acometer el diseño del primer mapa del planeta Marte. Lo había estudiado y observado minuciosamente durante largo tiempo con sus telescopios, y aseguraba haber descubierto unos canales que surcaban su superficie. Aunque él nunca lo afirmó categóricamente, se consideró la posibilidad de que fueran artificiales, lo que sería, a su vez, una prueba de la existencia de vida inteligente en el planeta rojo.

 

CV / Schiaparelli fue un famoso y reputado astrónomo que se dedicó también a la historia de la ciencia, especialmente a la de la astronomía.

CV / Entre sus primeras investigaciones destacó por su estudio de las estrellas binarias, los sistemas estelares compuestos por dos estrellas que orbitan mutuamente alrededor de un centro de masas común. En historia de la astronomía antigua fue el primero en proponer que la esfera celeste de Eudoxo (408 aC -337 aC)  no estaba concebida como una esfera material, sino como una parte del algoritmo de un cálculo análogo a la moderna serie de Fourier. Pero lo que le hizo más popular fue el supuesto descubrimiento de los «canales de Schiaparelli» en Marte, aunque también hay que decir que fue su hallazgo menos acertado.

Schiaparelli observó telescópicamente Marte en el momento más idóneo para ello, durante la fase de oposición de 1877, cuando Marte y el Sol se encontraban en dos puntos celestes respecto a la Tierra diametralmente opuestos, es decir, en una longitud celeste geocéntrica que difiere en 180º. Fue entonces cuando anunció haber observado una red de estructuras lineales sobre la superficie de Marte, que llamó canales. Schiaparelli dijo en realidad que, más que canales, se trataba de depresiones no muy profundas, de anchura variable entre cien y trescientos kilómetros, y de miles de longitud. No habiendo lluvia en Marte, estas estructuras serían el sistema a través del cual el agua y la vida se distribuirían por el planeta. En realidad, Schiaparelli nunca aseguró que tales canales fueran artificiales, pero la extensión de esta idea vino abonada por la mala traducción inglesa. Los canali italianos se tradujeron por canals, que en inglés son cursos de agua artificiales, frente a channels, que serían los naturales y probablemente una traducción más correcta.

El descubrimiento de los «canales» y de la posibilidad de vida inteligente generó multitud de controversias

El descubrimiento de los «canales» y de la posibilidad de vida inteligente generó multitud de controversias. A nivel popular se desataron todo tipo de fantasías sobre los autores de tan colosal obra. Entre los círculos científicos, hubo astrónomos que secundaron las tesis de la vida inteligente en Marte, como el norteamericano Percival Lowell (1855-1916), que publicó varios libros defendiendo esta tesis y especuló sobre las características de esta formidable civilización marciana capaz de extraer el agua de los polos y llevarla hasta las regiones ecuatoriales menos frías. Su empecinamiento en defender que había vida en Marte acabó desprestigiándole como astrónomo y al final se tuvo que rendir a la evidencia. En cualquier caso, la bella e intrépida princesa marciana Dejah Thoris, de Edgar Rice Burroughs –personaje de su serie ‘Bajo las lunas de Marte’-, està claramente influenciada por las especulaciones y desvaríos de Lowell, que creó todo un imaginario marciano.

Entre los que se posicionaron en contra, destacaron el italiano Vincenzo Cerulli (1859-1927) y el inglés Edward W. Maunder (1851-1928). Ambos propusieron que los canales eran ilusiones ópticas. También se opuso el naturalista y evolucionista colaborador de Darwin, Alfred Russel Wallace (1823-1913), quien afirmó que la temperatura y la presión atmosférica de Marte eran demasiado bajas para que hubiera agua en estado líquido. Curiosamente, Wallace derivó posteriormente hacia el espiritismo y el ocultismo, aunque ignoramos si también hacia los extraterrestres…

Las primeras imágenes de Marte, tomadas por el Mariner 4 en 1965, pusieron fin a la polémica

Las primeras imágenes de Marte, tomadas por el Mariner 4 en 1965, pusieron fin a la polémica, demostrando que los canales habían sido, ciertamente, ilusiones ópticas. Y de vida inteligente, al menos hasta donde nos consta, tampoco. Una lástima por Dejah Thoris.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí