El principio que impulsa el Plan es que España tiene en las industrias del conocimiento (lengua, cultura e industrias creativas y culturales) extraordinarios activos del llamado “poder blando” que deben potenciarse por parte de la actual política exterior española.

Promoción de la cultura y de la marca España

..

Alma del Ebro, escultura de Jaume Plensa en la Exposición Internacional de Zaragoza de 2008.

Los objetivos últimos del Plan son reforzar la marca España mediante la internacionalización de su cultura e industrias culturales, potenciar la difusión del español y de las lenguas cooficiales, estar presente de forma sistemática en los acontecimientos de mayor relevancia, promover la cooperación cultural como elemento clave de la cooperación al desarrollo y promocionar el turismo cultural.

Se desarrollarán estrategias regionales y sectoriales. En las estrategias regionales, cuya dirección asumirá el Ministerio de Asuntos Exteriores, se dará prioridad a las acciones en Europa, Estados Unidos, Iberoamérica y los países del Mediterráneo, que constituyen las zonas del mundo con mayor interés para España. También se fomentará la presencia en regiones que ofrecen grandes expectativas para la lengua y cultura españolas, como Asia y África subsahariana.

En cuanto a las estrategias sectoriales, bajo la dirección del Ministerio de Cultura, el Plan establece un programa conjunto con los distintos sectores de las industrias culturales y creativas. Se elaborará con cada uno de ellos -sector audiovisual, editorial, artes escénicas, etc.- un plan específico para promover su proyección exterior.

Ambas estrategias, las regionales y las sectoriales, permitirán establecer redes entre el sector cultural y el local que sirvan para promover los intercambios, fomentar la presencia de las industrias culturales y creativas, así como favorecer un mejor conocimiento de la realidad española actual. Deberán quedar aprobadas a lo largo de 2011.

Puente de la mujer, en Buenos Aires (Argentina) de Santiago Calatrava.

La promoción del español forma también parte destacada del plan a través de las actuaciones del Instituto Cervantes -que difunde además la cultura en español y las lenguas cooficiales del Estado- y la colaboración del Ministerio de Educación.

Apartado específico merece la política de cultura  y desarrollo, que continuará centrándose en los países receptores de ayuda oficial. Los ministerios de Cultura y de Asuntos Exteriores y de Cooperación elaborarán planes estratégicos regionales, que integrarán las prioridades políticas, sectoriales y de cooperación al desarrollo.

.

El “poder blando”

El Plan nace del convenio suscrito el 19 de noviembre de 2009 por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y el Ministerio de Cultura para poner en marcha una estrategia coordinada de diplomacia pública con el fin de promover la cultura española en el exterior.

Desde entonces la coordinación institucional se ha incrementado y los recursos para la promoción de la cultura se han racionalizado, como muestra la creación de la sociedad estatal Acción Cultural Española a partir de la fusión de las tres sociedades que se dedicaban a la promoción de la cultura y de la marca España dentro y fuera de nuestras fronteras: Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX), Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales (SEEI) y Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC).

El principio que impulsa el Plan es que España tiene en las industrias del conocimiento (lengua, cultura e industrias creativas y culturales) extraordinarios activos del llamado “poder blando” que deben potenciarse por parte de la actual política exterior. El Plan racionaliza la arquitectura institucional de la acción cultural de España en el extranjero y establece las estrategias y objetivos que a partir de ahora presidirán las actuaciones.

El Plan crea el Consejo de Acción Cultural Exterior, presidido por las ministras de Asuntos Exteriores y de Cultura, que establecerá las directrices y criterios de actuación. Habrá también una Secretaría Permanente y un Grupo de Trabajo de Acción Cultural Exterior que se reunirá mensualmente. La coordinación se completará con grupos de trabajo en cada una de las embajadas españolas.