Mantis religiosa / Wikipedia

Descubren en ámbar de Teruel “la enigmática mantis religiosa aragonesa”

.

Las mantis religiosas son muy conocidas por el público en general debido a la postura que adoptan, por sus movimientos, por su cabeza triangular y por sus patas anteriores prensoras, provistas de espinas, para atrapar a sus presas. También son muy populares por el curioso comportamiento que tienen las hembras (de algunas especies) que decapitan al macho durante la cópula y lo devoran para, de esta forma, aportar nutrientes para la formación de la puesta.

.

IGME/DICYT – Menos conocido es que se trata de un grupo que se originó a partir de las cucarachas, que está también estrechamente emparentado con las termitas, y que presenta actualmente una gran diversidad, hasta 2.400 especies distintas. Las mantis viven en hábitats variados, como los desiertos africanos o las selvas de Asia, generalmente en climas cálidos.

Es la primera mantis religiosa fósil hallada en España y una de las más antiguas que se conocen en el mundo

Las mantis religiosas son muy escasas como fósiles, ya que corresponden a insectos depredadores, y por ello siempre son escasas en los ecosistemas en comparación con insectos que se alimentan de productos vegetales. El nuevo ejemplar se trata de la primera mantis religiosa fósil encontrada en España, aparte del fósil de una posible ala suelta procedente de rocas de la Sierra del Montsec que no ha sido investigada todavía. La escasez de fósiles hace que todo ejemplar hallado sea muy importante para reconstruir la evolución de este grupo tan conocido de insectos.

Todavía se desconoce mucho de esta evolución y numerosas especies fósiles, como el ejemplar de Teruel, no pueden ser encasilladas en una familia de mantis concreta, ni actual ni fósil, por ello el nombre aenigma que se le ha asignado. Se trata, además, de una de las mantis más antiguas conocidas en el mundo. Las más antiguas se han encontrado en Mongolia y son unos 35 millones de años anteriores al ejemplar de Teruel.

Aspecto general de la mantis. Imagen: IGME.

Aspecto general de la mantis. Imagen: IGME.

La nueva mantis hallada sólo conserva su parte anterior (la cabeza, las patas prensoras para cazar, las patas medias y otras partes del tórax), pero está perfectamente conservada. Precisamente lo que se ha conservado de ella es lo más importante para caracterizar estos insectos. Se ha podido distinguir del resto de mantis conocidas, tanto fósiles como actuales, principalmente por la dotación única de espinas en las patas prensoras para cazar. Se trata de una ninfa y por tanto no había alcanzado el estado adulto cuando quedó atrapada en resina. Su tamaño es diminuto. La pata prensora completamente extendida sólo medía 7 milímetros y medio de longitud.

Se ha podido determinar que Aragonimantis está estrechamente emparentada con el género Burmantis, un grupo de mantis hallado en el ámbar de El Líbano y Myanmar (antigua Birmania). No es sorprendente si se tiene en cuenta que anteriormente se habían observado similitudes estrechas entre las faunas de insectos de los ámbares de España y los de Myanmar y El Líbano.

El estudio describe la mantis turolense y otras dos del ámbar libanés y del ámbar de Myanmar, y ha sido publicado en la revista internacional Cretaceous Research. Se trata de un resultado obtenido en el marco de un proyecto español del Ministerio de Economía y Competitividad. Está realizado por investigadores de la Universitat de Barcelona, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y la Universidad Complutense, junto a especialistas de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y El Líbano. El ejemplar turolense fue hallado en 2010 durante una excavación paleontológica realizada gracias a la financiación de la Diputación General de Aragón y Caja Rural de Teruel, con el apoyo de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis.

.

Referencia bibliográfica:

Delclòs, X.; Peñalver, E.; Arillo, A.; Engel, M.S.; Nel, A.; Azar, D. & Ross, A. 2016. New mantises (Insecta: Mantodea) in Cretaceous ambers from Lebanon, Spain and Myanmar. Cretaceous Research, 60: 91-108.

.

.