Principios económicos para la sociedad

Frente al principio de maximizar el beneficio, Melé plantea el principio del beneficio mutuo

Joan Antoni Melé: «Cuando compras por debajo del coste justo alguien está pagando por ti a nivel social o ecológico»

.

El impulsor de la banca ética reivindica en la UJI «que las facultades de economía eduquen para mejorar el mundo, no para ganar dinero»

.

UJI / Joan Antoni Melé, impulsor de la banca ética en España y Latinoamérica, ha advertido de la crisis que vive la civilización actual que requiere de una humanización de la sociedad, incluida la economía. El autor de los libros Dinero y conciencia y La Economía explicada a los jóvenes ha participado en el V Encuentro «Humanizando la Economía» organizado por el Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local de la Universitat Jaume I, el grupo de investigación FACES y la Red Sostenible y Creativa. En la conferencia celebrada en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas, Melé ha instado precisamente a cambiar la forma en la que se imparte la economía en las universidades. «En las facultades de economía hay que educar no para ganar dinero sino para mejorar el mundo», ha defendido.

Joan Antoni Melé, impulsor de la banca ética en España y Latinoamérica
Joan Antoni Melé, impulsor de la banca ética en España y Latinoamérica

Frente al principio de maximizar el beneficio, Melé plantea el principio del beneficio mutuo. «La economía se basa en el principio de la dependencia mutua, nos necesitamos unos a otros, mis necesidades las cubren los demás con su trabajo y yo con el mío cubro las de otros. El objetivo de la economía ha de ser cubrir las necesidades de todo el mundo, no maximizar el beneficio», ha argumentado. «La obsesión por ganar dinero, por seguir creciendo, ganando cuota de mercado es algo demencial. Los niños crecen y llega un momento que dejan de crecer y maduran, pero nosotros nos empeñamos en que la economía siga creciendo y en ganar más dinero». Este modelo ha llevado a que el 1% de la población acumule la misma riqueza que el otro 99%, ha lamentado.

Sin embargo, el actualmente fundador de la empresa Taller de Conciencia y miembro del Consejo Asesor de Triodos Bank, se muestra optimista respecto a la posibilidad de cambiar la sociedad. «Dicen que el mundo no puede cambiar, pero yo sí puedo cambiar y con eso cambio el mundo», afirma, recordando que cuando pusieron en marcha los proyectos de banca ética «todos nos decían que íbamos a fracasar. Sin embargo, proyectos y empresas con estos valores están creciendo. Cada vez hay más gente que está haciendo el cambio, hay suficiente crecimiento para ser optimistas aunque insuficiente para generar el cambio». Frente al pesimismo y la conformidad, propone crear «una epidemia de conciencia sobre lo que está pasando, lo podemos cambiar todo cooperando, no compitiendo».

Para producir este cambio apela a un consumo responsable, a que la gente diga «con mi dinero no». En este sentido, advierte que cuando algo es más barato de lo que corresponde «hay un precio oculto que alguien está pagando por ti a nivel social o ecológico, pero nos han educado para mirar hacia otro lado»

Frente al pesimismo y la conformidad, propone crear «una epidemia de conciencia sobre lo que está pasando»

En su conferencia, ha instado a abordar estas cuestiones en los estudios de Economía, así como a debatir sobre los usos del dinero: «comprar, ahorrar y donarlo». En los tres casos, ha señalado que hay que hacerse preguntas. «Cuando compras has de preguntarte qué es lo que estás comprando, por qué y dónde lo compras, hay que elegir conscientemente». También a la hora de ahorrar cabe plantearse cuánto, para qué y dónde. En este sentido, Melé ha hecho referencia a que hay un ahorro sensato en previsión del futuro, pero también existe un ahorro derivado del miedo que considera un error. En cuando a en qué banco lo depositamos, señala que «somos los responsables de lo que hace el banco con nuestro dinero». También en el caso de las donaciones entiende que se han de plantear preguntas ante lo que considera «el mayor acto de libertad y generosidad que se puede hacer con el dinero».

.

Educación y terrorismo

Melé ha hecho también referencia a los recientes atentados de Francia, señalando que «lo que hay que preguntarse es cómo a jóvenes nacidos y educados en París no les importa quitarse la vida por un ideal. Igual es que en esta sociedad no les hemos dado ideales por los que vivir». El impulsor de la banca ética ha denunciado la farsa que supone «decir que están atacando esta sociedad basada en el amor y la libertad cuando en realidad está basada en el egoísmo y la manipulación».

Reivindica la enseñanza de las humanidades en las diferentes etapas educativas y en todas las disciplinas, como algo transversal

Ante la crisis de la civilización en la que vivimos, la corrupción, la destrucción del planeta, el terrorismo,… cabe preguntarse en opinión de Melé cómo estamos educando. «Pisa dice que vamos mal en matemáticas pero de lo que vamos mal es de ética y de valores». «El pensamiento de esta sociedad es que si un niño es listo triunfará y ganará dinero, ese es el modelo; pero en este mundo no falta inteligencia, falta bondad. La gente inteligente no está solucionando los problemas del mundo», ha señalado. Melé lamenta que a los niños se les enseñe desde pequeños a competir para ganarse la vida en el sentido de ganar dinero, «cuando en realidad ganarse la vida es hacer algo en la vida que tenga sentido» y lamenta que se haya dejado atrás «aquello de ser un hombre de provecho para la sociedad».

Frente a este modelo, reivindica la enseñanza de las humanidades en las diferentes etapas educativas y en todas las disciplinas, como algo transversal. «Las humanidades son lo que nos hacen humanos y las están eliminando. Cuando las quitas te deshumanizas y eso es lo que ha hundido a este país». Reivindica asimismo la educación emocional, que en su opinión está ligada a las artes. Y también la educación de la voluntad, del esfuerzo y del sacrificio «que supone renunciar un poco al yo para pensar más en nosotros».

Para Melé educar debe suponer ayudar a los jóvenes a encontrar su camino en la vida, a descubrir qué quieren hacer con el tiempo que les ha sido dado. Los jóvenes considera que no se han de adaptar a una sociedad donde todo es producción y consumo, en la que estamos amargados, en la que renunciamos a vivir y nos conformamos con sobrevivir, «no se han de adaptar porque enfermarán también, han de transformarla».

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí