Proclamación de la República Popular China

Mao Zedong proclama la creación de la República Popular China el 1 de octubre de 1949 / Wikimedia

El 1 de octubre de 1949, tras la victoria de los comunistas en la guerra civil que sucedió a la II Guerra Mundial, y la huida de los restos del ejército del Kuomintang a la isla de Formosa –actual Taiwán-, el líder comunista chino proclamaba la República Popular China, la misma que hoy es la segunda potencia mundial y, al decir de muchos, camino de ser la primera.

 

CV / China había sido con toda probabilidad la mayor potencia del mundo hacia el siglo XVI, pero entró en un proceso de anquilosamiento que la convirtió en pasto de las potencias coloniales europeas desde las guerras del opio a mediados del siglo XIX. La revolución de 1911 que derrocó a la dinastía manchú y proclamó la república, bajo el liderazgo del ilustrado Sun Yat-Sen y el partido nacionalista del Kuomintang. Pero la situación distó mucho de encauzarse. China seguía en pleno feudalismo y los señores de la guerra campaban a sus anchas, en un estado de guerra civil caótica permanente. Por otro lado, la nación estaba sometida a una serie de tratados comerciales desventajosos, humillantes, impuestos por las potencias europeas, que controlaban algunas ciudades portuarias, siendo la más famosa Hong-Kong, en manos de los británicos.

Como en otras partes del mundo, la revolución soviética de 1917 despertó grandes expectativas, en al caso de China especialmente entre los sectores más radicalizados del Kuomintang

Como en otras partes del mundo, la revolución soviética de 1917 despertó grandes expectativas, en al caso de China especialmente entre los sectores más radicalizados del Kuomintang. A su vez, el progresivo ostracismo de Sun Yat-Sen y el ascenso en el Kuomintang de Chiang Kai-shek, propició la derechización del partido y la escisión comunista en 1921. Aun así, colaboraron en diversas campañas militares, como por ejemplo la «campaña del norte» contra los señores de la guerra. Fue más o menos así hasta que, por sorpresa y rompiendo la alianza entre ambos partidos, Chiang Kai-shek, cada vez más en la órbita occidental, ilegalizó repentinamente al partido comunista y llevó a cabo en 1927 la conocida como «masacre de Shanghái», donde las bandas derechistas del Kuomintang, con el apoyo de unidades del ejército, asesinaron a sangre fría a más de 10.000 desprevenidos militantes comunistas.

Como respuesta, el partido comunista creó el Ejército Popular de Liberación, dando comienzo la guerra civil. Con resultados adversos para el partido comunista, el ejército rojo, los restos del ejército popular iniciaron en 1935 la larga marcha, recorriendo en 370 días más de 12.500km y evitando las distintas campañas de cerco y aniquilamiento organizadas por Chiang Kai-shek durante la persecución.

Por si China no tenía bastante con la guerra civil, los japoneses, que ya controlaban Manchuria en el norte, decidieron sacar tajada invadiendo China

Por si China no tenía bastante con la guerra civil, los japoneses, que ya controlaban Manchuria en el norte, decidieron sacar tajada invadiendo China. Chiang Kai-shek tuvo que renunciar a sus pretensiones de liquidar a los comunistas refugiados en Shaanxi, para hacer frente al nuevo enemigo. Y aunque nunca más como aliados, el Kuomintang y los comunistas dejaron de combatirse para luchar contra el invasor nipón. Frente a la corrupción generalizada del gobierno del Kuomintang, los comunistas adquirieron un gran prestigio entre la población durante la lucha contra los japoneses, dirigidos por el joven comandante militar Mao Zedong, que había sido el artífice de la larga marcha.

Tras la rendición de Japón ante los aliados en 1945, el reinicio de la guerra civil entre los comunistas y el Kuomintang estaba cantado, pero esta vez el escenario era muy distinto. Ya en un contexto de guerra fría, el que tuvo que emprender la marcha fue el ejército de Chiang Kai-shek. Tras una serie de sucesivas y espectaculares derrotas, se trasladó a la isla de Taiwan con los restos de su ejército y las reservas de oro y plata. No fueron muy bienvenidos por la población de la isla, lo que desencadenó una brutal represión por parte de los continentales exiliados, que decidieron continuar, con el apoyo norteamericano, con la República china en la isla. Para entonces, Mao ya controlaba toda la China continental y había proclamado la nueva República Popular China.

 

TAMBIÉN ESTA SEMANA:

Lunes, 27 de septiembre de  1975

La dictadura franquista llevaba a cabo la ejecución de las últimas penas de muerte. Fueron fusilados cinco condenados por terrorismo, de los grupos ETA y FRAP. Unas semanas después fallecía el dictador.

Martes, 28 de septiembre de 1868

Batalla del puente de Alcolea, en las cercanías de Córdoba, entre el ejército realista y los sublevados en Cádiz el 19 de septiembre anterior. La victoria de los revolucionarios supuso la huida de Isabel II y el triunfo de la revolución «Gloriosa», dando pie al periodo que se conoce como el Sexenio Revolucionario.

Miércoles, 29 de septiembre de 1964

La revista argentina Primera Plana publicaba por primera vez una tira cómica de Mafalda, creada por el humorista Quino, que alcanzará fama internacional.

Jueves, 30 de septiembre de 1974

El general chileno Carlos Prats, antiguo comandante en jefe  del ejército chileno durante el gobierno de Salvador Allende, fallecía en Argentina como consecuencia de un atentado perpetrado por la DINA, la policía secreta del dictador Pinochet.

Viernes, 1 de octubre de 1931

Tras el triunfo de la revolución, el dirigente comunista chino Mao Zedong proclamaba la República Popular China.

Sábado, 2 de octubre de 1869

En Porbandar (India), nacía Mohamas Karamchand Gandhi, que sería posteriormente conocido como el Mahatma Gandhi, líder pacifista y del movimiento de resistencia contra el dominio británico, que alcanzó fama mundial.

Domingo, 3 de octubre de 52 a.C.

En Alesia, ciudad gala situada en lo que hoy es la Borgoña francesa, el líder de la resistencia gala contra los romanos, Vercigentórix, se rendía ante Julio César. Finalizaba la guerra de las Galias.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí