Próximas excavaciones en Atapuerca

La novedad de la campaña de este año es el inicio de las excavaciones del yacimiento de La Paredeja

Casi 300 investigadores participarán en la 40 campaña de excavaciones en Atapuerca

.

Arranca la nueva campaña de excavaciones en la Sierra de Atapuerca, que este año supone su edición número 40. Durante este mes de junio, unos 93 investigadores excavarán, en concreto, en los yacimientos Sima del Elefante, Galería, Gran Dolina, Cueva del Mirador y parte del equipo de Portalón están organizando los trabajos de flotación en el río Arlanzón.

.

CGP /Los trabajos dirigidos por Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, contarán con el refuerzo, en el mes de julio, del resto del Equipo de Excavación de Atapuerca, que llegará a sumar unas 272 personas en total. En julio se excavará, además de los yacimientos citados, los de Cueva Mayor (Portalón, Sima de los Huesos y Galería de las Estatuas) y la novedad será el inicio de las excavaciones al aire libre de La Paredeja. Ese mes se iniciará también la labor de lavado de sedimento a orillas del río Arlanzón.

En julio se excavará, además de los yacimientos citados, los de Cueva Mayor (Portalón, Sima de los Huesos y Galería de las Estatuas) y la novedad será el inicio de las excavaciones al aire libre de La Paredeja

El equipo está integrado por expertos de distintos centros de investigación del Proyecto Atapuerca: el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos (CENIEH), la Universidad de Burgos (UBU), el Instituto de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES – Tarragona), el Centro de Evolución y Comportamiento Humanos (Universidad Complutense de Madrid – ISCIII) y la Universidad de Zaragoza (UNIZAR). También hay investigadores de otras universidades y centros de investigación nacionales e internacionales. Cabe destacar la participación de varios estudiantes de la University College of London y del Museo Nacional de Georgia, a través de los convenios firmados por la Fundación Atapuerca.

En concreto, en el yacimiento de la Sima del Elefante, el año pasado se retiraron los sedimentos de los niveles TE9 y en esta campaña se terminan de retirar los sedimentos de TE8 para tener espacio en extensión en el TE7. El objetivo es excavar el nivel 7 en su máxima superficie. Dicho nivel es el más antiguo de toda la Sierra de Atapuerca. En campañas anteriores se ha realizado alguna incursión a dicho nivel y se han recuperado algunos restos paleontológicos de hipopótamo, oso, ciervo y aves. Estos restos son muy útiles para conocer el entorno paleocológico de la Sierra de Atapuerca. Sin embargo, en la presente campaña de excavación se espera recuperar evidencias de la presencia de homínidos en las inmediaciones de Sima del Elefante hace más de 1,2 millones de años.

Respecto a Galería, la campaña tiene tres objetivos principales. El primero, consiste en continuar los trabajos de excavación en la Subunidad GIIIa en toda la superficie; el segundo, en extraer los sedimentos endokársticos de la Covacha de los Zarpazos para alcanzar los niveles de base de la cueva y, el tercero, continuar con la revisión estratigráfica para comprender la compleja dinámica de formación del yacimiento.

La Subunidad GIIIa tiene una antigüedad de unos 270.000 años aproximadamente y, partiendo de los datos obtenidos en las intervenciones de los años 80 y 90, el equipo se adentrará en los momentos de ocupación más intensa de la cavidad, por lo que esperan “recuperar abundantes restos faunísticos y herramientas líticas que permitirán profundizar en el conocimiento de las estrategias de subsistencia de los grupos humanos del Pleistoceno Medio de la Sierra de Atapuerca”, subrayan.

En la presente campaña de excavación se espera recuperar evidencias de la presencia de homínidos en las inmediaciones de Sima del Elefante hace más de 1,2 millones de años

En el nivel TD10 de Gran Dolina, donde se descubrió el ‘Homo Antecessor’, el principal objetivo de la campaña de 2018 en la parte alta del yacimiento de Gran Dolina es afrontar la excavación en extensión de la unidad TD10.4, de una antigüedad de unos 400.000 años. En ella, en base a lo observado en una pequeña área puesta al descubierto durante los últimos días de la campaña de 2017, se espera recuperar una considerable cantidad de instrumentos de piedra, con una buena representación de bifaces y otros instrumentos característicos del Achelense. Una vez excavada la unidad TD10.4, los investigadores se plantean poner al descubierto ya el techo del nivel TD9. En esta capa se encuentran las últimas referencias del mundo Achelense en la secuencia de Gran Dolina.

Uno de los objetivos, señala el equipo, “es continuar desarrollando la vertiente de transferencia de conocimientos como escuela de arqueología prehistórica, es decir, es el lugar donde se incorporarán la mayoría de estudiantes de universidades como la UBU y la URV, en el que será para mucho de ellos su primer contacto con el material arqueológico”.

En el nivel TD4 también continuarán las excavaciones aunque no se prevé que se concluya durante la campaña de este año. Entre los niveles TD8 y TD4 se van a hacer nuevos muestreos geocronológicos para afinar más las dataciones obtenidas hasta ahora.

.

Cueva del Mirador

En este yacimiento se está excavando en los dos sectores del neolítico final con perspectivas de ir avanzando hacia la profundidad de la cavidad para intentar entender cómo se desarrolla la cavidad hacia el interior y como es la morfología de esta cueva.

Por otro lado, los trabajos en Cueva Fantasma se desarrollarán durante el mes de julio y consistirán en realizar las cuadrículas para poder empezar a trabajar en extensión. Es un lugar para el siglo XXI y en esta campaña se van a hacer los primeros ensayos geológicos. Una vez terminada la campaña de excavaciones está prevista la instalación de una cubierta capaz de proteger a este yacimiento de la intemperie.

Presentación de los hallazgos más importantes en la Campaña de Atapuerca 2017/SUSANA SANTAMARÍA / FUNDACIÓN ATAPUERCA.

.

La Paredeja

La novedad de la campaña de este año es el inicio de las excavaciones del yacimiento de La Paredeja, que se encuentra al aire libre bajo la Cueva del Mirador en la vertiente más meridional de la sierra de Atapuerca, y no demasiado lejos de una importante fuente de agua como es el río Arlanzón, “características que lo convierten en un óptimo lugar de hábitat para las comunidades humanas prehistóricas”, subraya el equipo de investigación. Los trabajos en este yacimiento comenzarán en el mes de julio y se centrarán en hacer conocer las cronologías.

La Paredeja se encuentra al aire libre bajo la Cueva del Mirador en la vertiente más meridional de la sierra de Atapuerca, y no demasiado lejos de una importante fuente de agua como es el río Arlanzón

Del mismo modo, en Cueva Mayor, que comprende tres diferentes yacimientos (el Portalón, la galería de las Estatuas y Sima de los Huesos), los trabajos de excavación comenzarán en el próximo mes de julio. En el Portalón, un yacimiento excepcional para el estudio de la prehistoria reciente (los últimos 10.000 años), en esta campaña se continuará excavando los niveles correspondientes al neolítico. “Los datos que se están recabando de este yacimiento están proporcionando datos muy relevantes sobre la historia genética de las primeras poblaciones europeas”, explican los investigadores.

Por otro lado, en la Galería de las estatuas, a unos 350 metros de la actual entrada a Cueva Mayor, se están alcanzando los niveles correspondientes cronológicamente al periodo musteriense, es decir, un periodo que va desde los 125.000 hasta los 40.000 años, según la información de la Fundación Atapuerca recogida por DiCYT.

Finalmente, en la Sima de los Huesos, una pequeña cavidad interna de Cueva Mayor, famosa por ser considerada la mayor acumulación de fósiles humanos del pleistoceno en el planeta, esta campaña prevé la excavación de los niveles correspondientes a la cultura musteriense y la reconstrucción de los restos hallados para poder entender mejor el proceso cronológico de la acumulación de cadáveres.

.

Lavado del río Arlanzón y bioestratigrafía

Tan importante como la propia excavación de cada yacimiento resulta el lavado de sedimentos. Esta actividad, dirigida en esta campaña por la paleontóloga de la Universidad de Zaragoza y miembro del EIA, Gloria Cuenca, sirve para recuperar la microfauna de Atapuerca, es decir los diminutos fósiles de mamíferos, anfibios, aves, reptiles y peces de los yacimientos de la sierra Atapuerca. Se realiza a la orilla del río Arlanzón a su paso por Ibeas de Juarros, y se lava y criba todo el sedimento de cada uno de los yacimientos que se excavan en la sierra de Atapuerca.

.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí