¿Qué respiramos cuando estamos en el bosque?

Bosque mediterráneo / UAB

Un proyecto impulsado por investigadores del ICTA-UAB caracteriza por primera vez la química del aire por debajo de la copa de los árboles en un encinar mediterráneo y detecta las concentraciones máximas en julio y agosto, a primera hora de la mañana y de la tarde.

 

UAB / El creciente interés científico y social sobre el potencial de los bosques como fuente de bienestar ha propiciado numerosos estudios que evidencian los beneficios de la exposición a los ecosistemas forestales para la salud humana. Investigaciones recientes señalan los compuestos orgánicos volátiles emitidos por las plantas como principales determinantes de los efectos inducidos por los bosques.

Uno de los principales grupos de estos químicos forestales son los monoterpenos, que pueden interactuar con la salud de las personas con destacadas propiedades antiinflamatorias, antitumorogénicas y neuroprotectoras. Aunque los estudios proporcionan cada vez más evidencia del papel de los monoterpenos en la salud humana, todavía hay pocos estudios que los caractericen por debajo de las copas de los árboles.

Uno de los principales grupos de estos químicos forestales son los monoterpenos, que pueden interactuar con la salud de las personas con destacadas propiedades beneficiosas

Un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), realizado en colaboración con investigadores del Centre Tecnològic Forestal de Catalunya (CTFC) y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF) e impulsado por la Fundació Bancària la Caixa, caracteriza por primera vez la variabilidad de estos compuestos durante el pico de emisión anual de las plantas (de junio a noviembre), en un bosque mediterráneo de encinas del Parc Natural del Montseny.

Los resultados, publicados en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, muestran una gran variabilidad estacional y horaria de las concentraciones de monoterpenos, con picos de emisiones durante los meses de julio y agosto. La investigación, liderada por el investigador del ICTA-UAB Albert Bach, recoge concentraciones máximas a primera hora de la mañana (de 6:00 a 8:00) y a primera hora de la tarde (de 13:00 a 15:00).

El estudio también relaciona esta variabilidad en las emisiones con variables atmosféricas como la temperatura, la radiación solar, la humedad y el déficit de presión de vapor. Estos picos en las concentraciones no se registraron en el resto de meses muestreados, durante los cuales las emisiones aumentaron con la radiación solar, alcanzando su punto máximo alrededor de las 14 horas, momento de mayor temperatura del ciclo diario.

Los resultados implicarían que, durante el verano, las personas que caminan por este tipo de bosques estarían sujetos a una mayor absorción potencial de monoterpenos

Los resultados implicarían que, durante el verano, las personas que caminan por este tipo de bosques estarían sujetos a una mayor absorción potencial de monoterpenos en su torrente sanguíneo, especialmente a primera hora de la mañana y a partir del mediodía. Además, las concentraciones obtenidas son similares o mayores que en otros estudios que han demostrado la relación entre estos compuestos y la salud de las personas no sólo en el laboratorio sino también en el propio bosque.

Las conclusiones del estudio son especialmente relevantes porque mejoran la comprensión de la dinámica de los monoterpenos bajo la cubierta forestal y fomentan el desarrollo de investigación aplicada sobre los efectos de los bosques en la salud humana, especialmente de la región del Mediterráneo.

Referencia bibliográfica: 
Bach, A.; Yáñez-Serrano, A.M.; Llusià, J.; Filella, I.; Maneja, R.; Penuelas, J. (2020). Human Breathable Air in a Mediterranean Forest: Characterization of Monoterpene Concentrations under the Canopy. International Journal of Environmental Research and Public Health. https://doi.org/10.3390/ijerph17124391

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí