Qué tipos de polen resultan más perjudiciales

Los médicos podrían vacunar a los pacientes con proteínas alergénicas, la verdadera causa de la alergia

Un nuevo estudio clasifica el polen en función de su agresividad

.

La llegada del verano impulsa a los alérgicos al polen a preparar sus estrategias de contención y un estudio financiado con fondos comunitarios podría contribuir a mejorarlas gracias a que ha descubierto qué tipos de polen resultan más perjudiciales.

Investigadores de 13 instituciones de Austria, Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Lituania, Polonia, Portugal, España, Turquía y Reino Unido se asociaron para llevar a cabo el estudio de tres años de duración Hialine («Red de información sobre la incidencia sobre la salud de los alérgenos aéreos»), financiado con 599 429 euros mediante el programa «Salud» de la Agencia Ejecutiva de Sanidad y Consumo de la Unión Europea.

Imagen: Cordis

Su objetivo consistió en determinar la variación natural del contenido de alérgenos en el polen del abedul, la hierba, y los olivos y poner en marcha un sistema de predicción, pues estas plantas son las principales culpables de la rinitis alérgica en Europa y el estudio del potencial alérgico de su polen podría ser útil para todos aquellos que reaccionan a él.

Cada persona responde de una manera diferente a distintos tipos de polen y la capacidad alergénica de cada tipo depende de la época del año y de la región, pues producen distintas concentraciones de compuestos proteínicos que condicionan la intensidad de una reacción inmunitaria alérgica.

Los que las sufren desarrollan síntomas alérgicos al contacto con los alérgenos a los que son sensibles, pero hasta ahora la única forma de anticipar la posible gravedad de la reacción alérgica pasaba por medir la concentración de polen en suspensión. No obstante, este método no ofrece información sobre la agresividad del polen, pues ésta depende de su grado de madurez. Así, el de una especie vegetal concreta no sólo produce alérgenos distintos, sino que la cantidad de proteínas alergénicas también cambia.

El equipo de Hialine ha investigado la conexión entre la concentración de polen y la cantidad de alérgenos que se liberan. Se ocuparon de los más importantes de cada una de las tres especies vegetales anteriores. Bet v 1 (abedul), Phl p 5 (hierba) y Ole e 1 (olivo). Su investigación muestra que la concentración de polen guarda una relación estrecha con la cantidad de alérgenos liberados.

No obstante, el equipo descubrió que existen diferencias en función del día y de las estaciones de medición. «El potencial alérgico se veía modificado por un factor de diez -indicó Jeroen Buters, director del estudio-, o lo que es lo mismo, en los días “intensos” se liberaban hasta diez veces más alérgenos que en cualquier otro momento.»

Imagen: Wikipedia

Las fluctuaciones más acusadas se apreciaron en el polen de gramíneas en distintos puntos de medición. Con una cantidad siete veces superior de alérgenos Phl p 5, el polen de gramíneas de Francia se consideró considerablemente más agresivo que el de Portugal. En cambio el de abedul mostró variaciones menos acusadas . La distancia no parece revestir tanta importancia pues de dos puntos de medición de polen de olivo separadas entre sí 400 kilómetros una mostró cuatro veces más concentración de alérgenos que la otra.

El Dr. Buters explicó que las condiciones meteorológicas también influyen: «En el punto de medición de Portugal descubrimos una concentración elevada del alérgeno Ole e 1, a pesar de que en aquel momento no había apenas polen en suspensión en Portugal. Realizamos varios cálculos meteorológicos y concluimos que el alérgeno procedía de España, donde el polen presenta un potencial alérgico significativamente mayor.»

.

Mejorar notablemente los modelos de alergias

El estudio es importante de cara a nuevas investigaciones al respecto y podría desembocar en la creación de tratamientos mejores para los alérgicos. Según apuntó el Dr. Buters: «Mediante la combinación de mediciones de alérgenos, predicciones de polen en suspensión y datos meteorológicos es posible mejorar notablemente los modelos de alergias utilizados en la actualidad.

La única terapia válida contra una alergia es la hiposensibilización, es decir, el paciente debe acostumbrarse progresivamente al alérgeno durante un periodo de tiempo largo. Por ello, en lugar de extractos de polen, los médicos podrían vacunar a los pacientes con proteínas alergénicas, la verdadera causa de la alergia. Este tipo de tratamiento contra la causa del problema resultaría mucho más efectivo.»

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí