Rabindranath Tagore

Rabindranath Tagore / Wikimedia

Tal día como hoy… 7 de agosto de 1941 fallecía Rabindranath Tagore

 

El 7 de agosto de 1941 fallecía en Calcuta (India), a los 80 años de edad, Rabindranath Tagore, gurú, activista, poeta, pensador, músico, novelista y Premio Nobel de Literatura en 1913, siendo el primer no europeo que recibió este galardón. Por la consistencia y calidad de su obra, y por la notoriedad que adquirió en Europa, fue uno de los grandes difusores de la cultura india y bengalí en el mundo.

 

CV / Tradicionalmente, para el imaginario occidental, el conocimiento sobre la India se ha basado en la recepción, ora superficial, ora profunda, de tres autores: Rudyard Kipling, el Mathama Gandhi y Rabindranath Tagore. Rudyard Kipling, inglés él mismo y enamorado de la India, nos transmitió con sus relatos la imagen de una exótica India colonial, a la vez que glorificaba el imperialismo británico. Gandhi, por su parte, ha pasado a la historia como el luchador pacifista y el indio más universal, transcurriendo una gran parte de su vida y sus luchas fuera de la India. Tagore, aunque sin duda alguna también universal y cosmopolita, sería el que más intelectualmente nos trasmite la concepción cultural hindú y bengalí, y tal vez también el menos «contaminado» por la cultura occidental, sin que ello signifique que la ignorara; todo lo contrario, la conocía profundamente.

En el campo social planteaba la abolición del sistema de castas y de dote, la emancipación de la mujer y, muy especialmente, la constitución de un sistema educativo

Rabindranath Tagore nació en Calcuta -entonces Raj británico de la India- el 7 de mayo de 1861, en una familia de acomodados intelectuales y artistas bengalíes. Desde niño se adscribió al movimiento religioso y renovador social Brahmo Samaj, al cual estaba adscrito su padre, fundado por el rajá Rammohun Roy hacia 1828. Se trataba de un movimiento reformador que pretendía actualizar y poner a la India en el sitio que le correspondía en el mundo, pero desde su propia cultura y concepción del mundo. En el campo social planteaba la abolición del sistema de castas y de dote, la emancipación de la mujer y, muy especialmente, la constitución de un sistema educativo. Tagore pensó durante toda su vida que un país, una sociedad, vale lo que su sistema educativo.

En 1878 fue enviado a estudiar a Inglaterra, en Brighton y en el University College de Londres. No abrazó nunca la rígida cultura victoriana, como tampoco se ciñó nunca a la estricta aplicación del hinduismo. Siempre pensó, eclécticamente, en tomar lo mejor de ambas. De regreso a la India, se casó en 1893, habiéndose convertido ya por entonces en una figura literaria de prestigio. En 1901 fundó en Santiniketán, en unos terrenos que había heredado de su padre, una escuela según el modelo brahmasharya, con los estudiantes viviendo junto a un gurú en una comunidad autosuficiente. A esta institución dedicó Tagore todos sus esfuerzos y energías, convirtiéndola en un centro de referencia. Hoy en día es la Universidad Visva Bharati.

Conoció y entabló amistad con W. B. Yeats, Henri Bergson, Albert Einstein, Gandhi, Victoria Ocampo, Bernard Shaw, H. G. Wells…

Dado que las traducciones de sus obras al inglés fueron en principio bastante deficientes, optó por traducirlas él mismo. Las primeras traducciones al español las realizaron del inglés Juan Ramón Jiménez y su esposa Zenobia Camprubí. Viajó por todo el mundo pronunciando conferencias; conoció y entabló amistad con W. B. Yeats, Henri Bergson, Albert Einstein, Gandhi, Victoria Ocampo, Bernard Shaw, H. G. Wells…  En su obra literaria predomina la poesía, pero escribió también relatos cortos, novelas, teatro, diarios de viaje y canciones que compuso y musicó en su integridad.

En cuanto a su pensamiento, estaba convencido de la superioridad moral de la sociedad preindustrial sobre la mecanización industrial que habían impuesto los ingleses en la India. Pensaba también que la autorrealización de la India debía comenzar en sus aldeas. En ‘La civilización oriental y occidental’ (1901) denunció que Occidente se alimentaba de los recursos de otros pueblos, a los que intentaba engullir la totalidad de su futuro.

Fue un enemigo radical del chovinismo y de los nacionalismos beligerantes de cualquier signo. Esto le valió furibundas críticas y boicots

Apoyó el movimiento indio a la independencia, y en protesta contra Gran Bretaña renunció públicamente a la orden de caballero del Imperio Británico que la corona le había concedido en 1915. Pero siempre criticó que la mayoría de estos movimientos, tanto en India, como en China u otras partes de Asia, pretendían establecer un modelo como el de los británicos, pero sin ellos. Fue un enemigo radical del chovinismo y de los nacionalismos beligerantes de cualquier signo. Esto le valió furibundas críticas y boicots de los movimientos nacionalistas e independentistas en la propia India y en China y Japón, país al que pronto denunció como una potencia imperialista como cualquier otra, como a los EEUU.

El suyo era más un renacimiento social basado en la espiritualidad y el conocimiento, que en factores meramente crematísticos y de productividad. Un conocimiento que también incluía la ciencia. Son interesantes, en este sentido, las aportaciones del astrofísico indio  Jayan Vishnu Narlikar (Kolhapur, 1938) sobre la contribución al posterior desarrollo de la ciencia en la India por parte del Brahmo Samaj.

De Tagore es la famosa frase “No llores porque se fue el Sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí