Radiografía sobre la desigualdad salarial en Europa

De izquierda a derecha los miembros del AQR-Lab de la UB Jordi Suriñach, Raül Ramos, Vicente Royuela y Enrique López Bazo / UB

Investigadores del AQR-Lab: «El aumento de la desigualdad salarial es un fenómeno generalizado en Europa»

.

Jordi Suriñach, Raül Ramos, Vicente Royuela y Enrique López Bazo forman parte del Laboratorio de Transferencia en Economía Aplicada (AQR-Lab) de la Universidad de Barcelona, ​​un laboratorio de transferencia de conocimiento constituido principalmente por profesores universitarios del ámbito de la economía aplicada, que lleva a cabo tareas de asesoramiento en organismos públicos y privados.

 

.

UB / Este grupo de investigadores de la UB ha elaborado, junto con Christian Dreger, del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW, en Berlín), el estudio Wage dispersion in the EU, que analiza la evolución de la desigualdad salarial en veintiséis estados miembros de la Unión Europea (UE) entre 2006 y 2011. El Parlamento Europeo ha publicado recientemente este informe, que se ha basado principalmente en la Encuesta de ingresos y condiciones de vida y en la Encuesta de estructura salarial. Hemos hablado con los investigadores de la UB sobre las conclusiones de este trabajo, que ofrece una radiografía del estado de la desigualdad salarial en Europa.

Entre los resultados principales del estudio destaca el aumento de la desigualdad salarial en dos tercios de los países estudiados entre 2006 y 2011. ¿Se podría observar algún patrón común?

Vicente Royuela (VR): Los niveles de desigualdad en Europa no son homogéneos, e incluso se puede hablar de modelos. Así, Suiza y algunos países nórdicos tienen niveles de desigualdad bajos. En algunos países (Francia, Italia, Eslovenia y otros) la desigualdad va de la mano de tasas de desempleo bajas, mientras que en otros países, como Alemania, Austria, Grecia o España, la desigualdad es más elevada por aspectos relativos al desarrollo. Finalmente, en el Reino Unido, Irlanda y Holanda la desigualdad salarial es mayor como consecuencia de una mayor proporción de trabajadores a tiempo parcial. Así pues, podemos hablar de una elevada heterogeneidad y solo de algunos patrones claros. Esta misma diversidad la encontramos en la evolución reciente de la desigualdad salarial en Europa.

La desigualdad es un fenómeno generalizado, más allá de que la magnitud concreta dependa de algunas circunstancias específicas de cada economía

Enrique López Bazo (EL): Este es uno de los aspectos digamos curiosos de los resultados del estudio, ya que el aumento de la desigualdad salarial se produce tanto en las economías europeas más desarrolladas (Dinamarca, Reino Unido, Austria, Francia e incluso los países nórdicos) como en algunas de las de nivel de desarrollo más bajo (como Bulgaria y Letonia). Esta circunstancia corroboraría la idea de que el aumento en la desigualdad es un fenómeno generalizado, más allá de que la magnitud concreta dependa de algunas circunstancias específicas de cada economía, como el sistema de bienestar y el marco institucional, por ejemplo, de su mercado laboral. Entonces, podemos deducir que fenómenos como la globalización y el impacto del cambio tecnológico sobre el mercado laboral están teniendo un impacto generalizado que, en todo caso, puede ser modulado por circunstancias internas de cada economía. Por otra parte, nuestro estudio también revela que la desigualdad salarial disminuyó ligeramente en algunos países de la UE y, en este caso, sí parece haber una cierta homogeneidad; dado que, con la excepción de Luxemburgo e Italia, se trata de economías europeas con bajo nivel de desarrollo.
.
España ha sido uno de los países donde más ha aumentado la desigualdad de ingresos anuales. ¿Por qué se ha producido este aumento?
Raül Ramos (RR): El motivo principal es que aquí la crisis ha tenido un impacto más fuerte en la destrucción de empleo. De hecho, la causa principal del aumento de la desigualdad en España ha sido la pérdida de puestos de trabajo. Sin embargo —y este es un tema que no tratamos en nuestro estudio pero que apunta en otras investigaciones recientes—, cuando un parado encuentra un trabajo nuevo, este tiene un carácter temporal y el sueldo que percibe es sustancialmente inferior al que recibía en el trabajo anterior. De hecho, los salarios representan alrededor del 60 % de los ingresos.
 .
EL: Asimismo, en los últimos años ha aumentado el número de contratos a tiempo parcial. Por lo tanto, aunque no hubiera diferencias en el salario por hora trabajada entre empleados a tiempo completo y a tiempo parcial, por la diferencia en el número de horas trabajadas ya hay un aumento de las diferencias salariales entre los dos tipos de trabajadores.
 .

VR: En todo caso, hay que recordar que la destrucción de puestos de trabajo se ha centrado en empleos de menor valor añadido, y ello ha hecho que observemos un fenómeno curioso, como es que la desigualdad en salarios por hora trabajada ha caído con la crisis o que la proporción de puestos de trabajo con salarios bajos también ha caído.

.

Otro aspecto que se refleja en el estudio es la disminución del poder adquisitivo. ¿Qué relevancia tiene este indicador en la situación en España? ¿Y a la hora de analizar la situación de la ciudadanía? 

RR: Sin lugar a dudas, la pérdida de poder adquisitivo derivado de la caída de los salarios reales durante la última parte del período de estudio tiene un impacto claro sobre la capacidad de consumo de las familias y, por tanto, representa un freno importante para la recuperación económica. Además, las familias que podrían mantener cierto nivel de consumo —porque han conservado sus puestos de trabajo— no han perdido el miedo a perder el empleo y prefieren mantener un nivel de ahorro elevado. Hasta que la situación en el mercado de trabajo no mejore sustancialmente, la mejora de la economía solo puede pasar por aumentar las exportaciones.
 .
VR: Sin embargo, actualmente estamos viendo una disminución de los niveles de precios, eso que los economistas llaman deflación. Ante una congelación salarial, una bajada de precios hace subir el poder adquisitivo; pero puede representar riesgos adicionales, como un aumento del peso de la deuda sobre la economía en su conjunto.
.
Los efectos de los ajustes económicos

.

Por otro lado, sorprende que la desigualdad salarial se haya reducido en países como Portugal o Grecia, muy afectados por la crisis. ¿Cómo se explica esto?

RR: Este ha sido precisamente uno de los efectos que han tenido las políticas de austeridad y la devaluación salarial que se ha llevado a cabo en estos dos países. El ajuste ha sido tan importante, que ha afectado en mayor o menor medida a todos los trabajadores, aunque con más intensidad a los que tenían sueldos más elevados y, por tanto, las diferencias se han reducido.

EL: Asimismo, la recesión y los procesos de ajuste en estos países han expulsado del mercado a los trabajadores más débiles, por ejemplo los que tenían un nivel de calificación menor, que eran los que se situaban en el rango de salarios más bajos. El efecto de esta expulsión es el de comprimir la distribución salarial, con la consiguiente disminución de la desigualdad.

 .

¿Qué resultado del estudio os ha sorprendido más?

RR: El resultado más sorprendente es que, si lo miramos desde la perspectiva contraria a la que comentábamos antes, en un tercio de los Estados miembros la desigualdad se ha reducido a pesar de la crisis.

En un tercio de los Estados miembros la desigualdad se ha reducido a pesar de la crisis

EL: Pero, como acabamos de decir, no debemos valorar positivamente esta reducción de la desigualdad; ya que no parece que se haya producido para que los trabajadores con salarios más bajos hayan aumentado su remuneración, sino porque muchos de los trabajadores con salarios medios y elevados han sufrido recortes, a la vez que buena parte de estos trabajadores con salarios bajos han perdido su empleo. Y aquí es donde se sitúa el reto de la economía europea en general y la de los países más vulnerables en particular: la de ser capaces de salir de la recesión generando empleo y que sea de calidad. Y por eso, la apuesta por las actividades de alto valor añadido, por la innovación y la formación es fundamental.
 .

VR: Otro aspecto, que a pesar de que pueda explicarse no deja de sorprender, es el hecho de que los salarios mínimos se han revalorizado respecto al conjunto de los salarios debido a la caída del nivel salarial general y el mantenimiento de los salarios mínimos.

.

Salarios menos bajos para los trabajadores menos calificados

En el estudio se menciona la influencia de la globalización y el cambio tecnológico en la desigualdad. ¿Pueden poner algún ejemplo de ello? ¿En qué medida afecta esto el caso español?

EL: Sin duda, son dos fenómenos fundamentales para entender la evolución de la desigualdad en general y la desigualdad de salarios en particular. Entre otras coses, la globalización hace que las empresas se planteen sus procesos productivos a escala mundial. Por ejemplo, cuando deciden si establecen sus plantas de producción en Europa o en cualquier otro lugar del mundo. Esto les da un margen de maniobra que fortalece su posición a la hora de negociar las condiciones laborales. Un resultado de ello puede ser la introducción de escalas salariales duales. Pero además, las empresas situadas por ejemplo en España compiten con otras empresas que producen en lugares con costes laborales mucho más bajos, y eso limita mucho su margen de maniobra. Ante esta situación, si una empresa española no puede competir a través del aumento de la productividad, solo le queda hacerlo a través de bajadas salariales.

,

Por otra parte, la innovación tecnológica favorece a los trabajadores cualificados; ya que están capacitados para utilizar esta innovación (innovación y trabajo altamente cualificados son complementarios). Y en muchas ocasiones, la tecnología sustituye tareas rutinarias realizadas por los trabajadores menos formados. La consecuencia de todo ello es un aumento del salario de los trabajadores más formados y una disminución del de los menos cualificados, lo que incrementa la desigualdad salarial. De hecho, todo apunta a que los avances tecnológicos están sustituyendo a trabajadores que realizan tareas rutinarias en las actividades industriales y en algunos servicios, que tienden a ser los que perciben salarios medios, y esto desemboca en la polarización de la distribución salarial (trabajadores con salarios elevados y con salarios bajos).

 .

¿Qué medidas han identificado en los países más igualitarios? ¿Es factible la traslación de algunas de estas políticas de otros países al contexto español?

RR: El estudio pone de manifiesto la importancia tanto del salario mínimo como de la forma en que se organiza la negociación colectiva a la hora de fijar los salarios. En los países donde hay un nivel salarial mínimo, la desigualdad es menor (sobre todo en la parte baja de la distribución). El papel de la negociación colectiva no es tan claro; pero en los estados con estructuras más centralizadas la desigualdad aumenta. Finalmente, en los estados donde los sindicatos tienen un papel más fuerte, la desigualdad es más baja.

VR: Muchas de estas medidas, sin embargo, pueden ser contraproducentes en el caso de que frenen la creación de empleo, como puede suceder con el establecimiento de un salario mínimo excesivo. Numerosos estudios identifican la inversión en educación como un ejemplo claro de círculo virtuoso en el que se puede aumentar el empleo y al mismo tiempo reducir la desigualdad salarial.

Este es el segundo trabajo que realizan para el Parlamento Europeo. ¿Cómo influyen este tipo de estudios en la definición de políticas?

Jordi Suriñach: Tanto el trabajo previo como este han sido presentados a los parlamentarios europeos. Son informes que ellos mismos piden para poder crearse una opinión fundamentada y poder tomar medidas políticas. Por tanto, no son trabajos decisorios, pero sí que ayudan en el proceso.
.
En concreto, el primer estudio que elaboramos sirvió para asesorar al Parlamento Europeo para analizar las predicciones macroeconómicas utilizadas por los países comparándolas con las de la Comisión Europea, así como para analizar el papel que desempeñan los parlamentos nacionales en el diseño de los programas, y, finalmente, para estudiar el grado de cumplimiento por parte de los países del Programa nacional de reformas y de estabilidad recomendado.
.
Este tipo de trabajos, encargados también por las direcciones generales de la Comisión Europea, poseen un carácter más concreto y aplicado que los programas de investigación como Horizonte 2020 o el 7.º Programa marco de la UE, que tienen una aplicabilidad a más largo plazo. De todos modos, en Horizonte 2020, esta vertiente de impacto inmediato se ha visto reforzada y es más relevante.

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí