Recaredo I

Detalle del retrato imaginario de Recaredo I († 601), rey de los Visigodos e hijo del rey Leovigildo y de su primera esposa, cuyo nombre se desconoce. / Wikimedia

Tal día como hoy… 21 de diciembre del año 601 fallecía Recaredo I

 

El 21 de diciembre del año 601 fallecía, probablemente en Toledo, el rey visigodo de Hispania Recaredo I. Dentro de la genealogía de los tan denostados «reyes godos», su figura fue particularmente ensalzada por la historiografía del franquismo, por ser el rey que, según se decía, convirtió España al catolicismo, y porque unificó todo el territorio peninsular bajo su corona. Ambas cosas son inexactas…

 

CV / Como es bien sabido, la genealogía de los reyes godos se ha convertido en el paradigma ad nauseam de la memorística escolar. Y aunque haya en ello mucho de leyenda urbana, lo cierto es que, entre lo uno y lo otro, esta etapa ha pasado, en un par de generaciones, de ser una de las más aborrecidas a ser una perfecta desconocida. Ni siquiera una mala serie de televisión se ha hecho sobre ellos. Y es una lástima, porque la verdad, y aunque pueda parecer una frivolidad, lo cierto es que una buena crónica de las cuitas visigodas dejaría en pañales a series como ‘Juego de Tronos’. La realidad superando a la ficción…

Una buena crónica de las cuitas visigodas dejaría en pañales a series como ‘Juego de Tronos’. La realidad superando a la ficción…

Menos frívolamente y a pesar del milenio y medio transcurrido desde entonces, quizás aunque solo fuera porque aquello de que los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla -lo que no exime automáticamente a los que la conocen de incurrir en ello-, valdría la pena echarle más de un vistazo a este lejanísimo periodo histórico. Más de uno podría verse retratado…

En fin. El caso es que de Recaredo sabemos que reinó en la Hispania visigoda entre el 586 y el 601 y que era hijo del también rey godo Leovigildo. No sabemos cuándo nació, aunque sí que su hermano mayor, Hermenegildo, llegado a este mundo en el 564, con lo cual pudo nacer a partir del 565. Y fue rey, pero no por herencia paterna, porque la monarquía visigoda no era hereditaria, sino electiva -la tendencia de los reyes a convertirla en electiva fue frecuente motivo de guerras civiles-.

Tampoco reinó sobre toda la Península Ibérica. Estaban los cántabros, los astures y los vascones, en el norte cantábrico. Y también el Imperio bizantino, que dominaba la franja mediterránea, más o menos, entre Cádiz y Alicante -además de las Baleares-. Y acababa de desaparecer el reino de los suevos, recién sometido por su padre Leovigildo, que había abarcado lo que hoy es Galicia y las dos terceras partes de Lusitania -Mérida había sido probablemente sueva-.

No podemos afirmar que la conversión al catolicismo de Recaredo fuera pensando en una «monarquía nacional» que uniera a los dominadores visigodos con los dominados hispanorromanos

Los visigodos eran arrianos, pero desde la desaparición de sus hermanos ostrogodos en Italia, invadida por los bizantinos, se habían quedado como una reliquia herética en medio de una vecindad católica: los distintos reinos merovingios francos, el Pontificado, los bizantinos y la propia población hispanorromana sometida por los visigodos. No podemos afirmar que la conversión al catolicismo de Recaredo fuera pensando en una «monarquía nacional» que uniera a los dominadores visigodos con los dominados hispanorromanos -algo ajeno al horizonte conceptual político de la época-, aunque sí probablemente para asegurarse su propia supervivencia en un entorno mayoritariamente católico. Lo cierto es que en el III Concilio de Toledo abjuró del arrianismo y abrazó al catolicismo, obligando a todos los visigodos a hacer lo mismo. Ordenó también que los textos arrianos fueron quemados.

Antes de su conversión, y antes de ser rey, asistió a la sublevación de su hermano Hermenegildo contra su padre Leovigildo. Hermenegildo se había casado con una princesa franca católica que lo convirtió. Fue derrotado y asesinado en la cárcel de Tarragona. Los sospechosos de ordenar su asesinato son su padre, contra el que se había sublevado, y su hermano, el propio Recaredo. Su cuñada, Ingunda, huyó con su hijo a Roma, pero fue asesinada en el trayecto.

Recaredo tuvo que afrontar durante su reinado varias guerras, contra los francos, contra los vascones, y numerosas rebeliones de nobles y obispos arrianos, saliendo airoso de todas ellas

Recaredo tuvo que afrontar durante su reinado varias guerras, contra los francos, contra los vascones, y numerosas rebeliones de nobles y obispos arrianos, saliendo airoso de todas ellas. Cuando el reino estaba más o menos pacificado, la emprendió contra los dominios bizantinos en la costa mediterránea. Lo único que se sabe es que esta vez pinchó. Y qué murió al poco tiempo, más o menos a los 35 años, como mucho. Se desconoce la causa de su muerte, aunque parece que fue por causas naturales no precisadas. Tratándose que un rey visigodo, que no fuera asesinado, o tonsurado y con una mano amputada -en el mejor de los casos-, debió ser una auténtica anomalía…

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí