Preguntado por las informaciones publicadas por varios periódicos sobre la posibilidad de un adelanto electoral, Blanco insistió en que la postura del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, “no coincide con esa información”.

“La determinación del Ejecutivo es concluir esta legislatura”, según Blanco

.

El presidente del BBVA, Francisco González, señaló ayer en Santander que la reforma de negociación colectiva no es suficientemente ambiciosa como para superar las deficiencias del actual sistema. En este sentido, González señaló que una buena reforma laboral es absolutamente necesaria porque, a su juicio, España lleva mucho retraso y tiene que apretar el acelerador con decisión.

Así lo precisó durante su intervención en la inauguración del Seminario ‘El nuevo sistema financiero, las nuevas infraestructuras y el nuevo mercado laboral’ en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en la que participó junto al ministro de Fomento, José Blanco; el consejero en funciones de Economía y Hacienda del Gobierno de Cantabria, Ángel Agudo; el presidente de la APIE, Ángel Boixadós y el rector de la UIMP, Salvador Ordoñez.

Francisco González, afirmó que la economía española no puede asumir la prima de riesgo actual puesto que, en su opinión, “limita la capacidad de crecimiento y la creación de empleo”. Así, González insistió en que la salida de la crisis es responsabilidad de todos y lamentó que en España hayamos perdido un tiempo precioso confiando en que la solución se produciría por un cambio de ciclo.

“La economía española no es Grecia, ni Portugal, ni Irlanda, pero nuestro país aún no ha encontrado el camino hacia la recuperación”, añadió González, quien consideró la situación especialmente delicada ya que a las debilidades estructurales de la economía nacional se le unen las tensiones derivadas de la construcción europea.

.

Mecanismos de control

Por su parte, el ministro de Fomento se refirió a las cuentas públicas de las comunidades autónomas y municipios y aseguró que poniendo en duda los mecanismos de control de la intervención general del Estado se hace un flaco favor a España que, según dijo, no es un país de chichinabo, sino un país serio. Así, subrayó que “independientemente del gobierno que esté en el poder no hay ninguna administración que tenga una contabilidad B, y lamentó que se cuestionen las cifras para justificar estrategias”.

También respecto a las comunidades, destacó que sea cual sea la situación de cada una desde el punto de vista de sus deudas, todas tienen que cumplir con el objetivo irrenunciable de déficit público.

Sobre la crisis, Blanco aseguró que en economía los milagros no existen y lo más importante es andar bien lo que queda por delante ya que, a su juicio, España puede recuperarse y ser más competitiva siempre que no olvide las lecciones del pasado. “Ya no valen ni el sobreendeudamiento de familias y empresas, ni un incremento desorbitado del crédito. Es necesario que miremos al futuro, con recetas de futuro”, sentenció.

Preguntado por las informaciones publicadas por varios periódicos sobre la posibilidad de un adelanto electoral, Blanco insistió en que la postura del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no coincide con esa información y recordó que  la determinación del Ejecutivo es concluir esta legislatura y hacer las reformas necesarias para que el país inicie la senda de la recuperación.

Share