Blasco Ibáñez es uno de los personajes valencianos más universales de los últimos siglos / SGAE

150 aniversario del nacimiento de Vicente Blasco Ibáñez

.

Con motivo del 150 aniversario del nacimiento del escritor Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 29 de enero de 1867), varias instituciones han aprovechado para recordar la figura de este periodista, político y escritor, autor de obras tan conocidas como La barraca, Cañas y barro, Entre naranjos, Arroz y tartana o Sangre y Arena.

.

Fuentes: SGAE / Biografías y Vidas

Blasco Ibáñez es uno de los personajes valencianos más universales de los últimos siglos. La Casa-Museo Blasco Ibáñez (en la antigua villa del escritor en la playa de la Malvarrosa) ha organizado una lectura de fragmentos de su obra. También la Filmoteca de Valencia acogerá un ciclo de adaptaciones cinematográficas de algunas de sus novelas, la proyección del documental El quinto jinete, y la miniserie La novela de su vida, dirigida por Luis García Berlanga.

.

Activista republicano
Periodista, político y escritor valenciano está considerado uno de los autores valencianos más universales

Escritor y político español, nacido en Valencia en 1867 y fallecido en Menton (Francia) en 1928. Vicente Blasco Ibáñez estudió derecho y pronto ingresó en las filas del Partido Republicano. El talante polémico del que dio muestras en esta primera época le valió un breve exilio en París, ciudad en la cual entró en contacto con el naturalismo francés, que ejerció una notable influencia en su obra, especialmente en Arroz y tartana (1894), con la que inauguró su ciclo de novelas «regionales», ambientadas en la Comunidad Valenciana. Ese mismo año fundó el periódico El pueblo, que sería su plataforma política.

Procesado, encarcelado y condenado de nuevo al exilio (1896), Vicente Blasco Ibáñez regresó a España dos años después y fue elegido diputado a Cortes en seis legislaturas, hasta que en 1908 decidió abandonar la política. Buscó fortuna entonces en Argentina, donde intentó llevar a cabo dos proyectos utópicos de explotación agrícola que acabaron en sendos fracasos.

Blasco Ibáñez partió hacia París y en 1914 publicó la novela que le daría fama internacional, Los cuatro jinetes del Apocalipsis. En 1921 decidió retirarse a su casa de Niza, donde escribió sus últimas obras, más pensadas para gustar al público que las de sus años de más efectiva lucha política, en las que intentó reflejar las injusticias sociales desde una óptica anticlerical, dentro del más puro estilo realista, como sucedía en La barraca (1898).Muy conocida es también su novela Sangre y arena (1908), dedicada al mundo de la tauromaquia.

.

Redescubrimiento a través de la televisión

Los años 70 supusieron su redescubrimiento a través de la televisión en España con La barraca y Cañas y barro con actores de primera línea (Victoria Vera, Victoria Abril, José Bódalo) y una realización que las ha convertido en clásicos de la cultura audiovisual.

Los años 70 supusieron su redescubrimiento a través de la televisión en España con La barraca y Cañas y barro

En los 80 se rodó una nueva versión de Sangre y Arena, dirigida por Javier Elorrieta, en una coproducción protagonizada por una entonces desconocida Sharon Stone junto a Christopher Rydell y secundarios nacionales como Antonio Flores, Guillermo Montesinos o Ana Torrent.

En los últimos años, brillaron dos producciones españolas para la televisión basadas en obras del autor valenciano: Entre naranjos en 1996 dirigida por Josefina Molina, y Arroz y tartana en 2005, con una premiada interpretación de Carmen Maura.

.

Zarzuela inspirada en ‘Cañas y barro’

Parte de su obra inspiró a diversos compositores musicales y autores dramáticos. Su novela Cañas y barro se convirtió en zarzuela (con música de Mariano Pérez Sánchez; estrenada en el Teatro Ruzafa de Valencia en 1924). Del mismo modo, Sangre y arena, con música de Pablo Luna y Pascual Marquina, en adaptación literaria de Gonzalo Jover y Emilio González del Castillo, se llevó por primera vez a escena en el Teatro Apolo de Madrid en 1911.

Gonzalo Jover y Vicente Peyró adaptaron para el teatro La Catedral, dedicada a Blasco Ibáñez; que fue estrenada en el Teatro de la Princesa (Valencia) en 1905. Jover -con  Emilio González del Castillo-, adaptaron El intruso, estrenada en el Teatro de la Princesa (Madrid) en 1906. Por su parte, Luis Linares Becerra convirtió en comedia dramática La tierra de todos y Los cuatro jinetes del Apocalipsis.

Vicente Blasco Ibáñez era miembro de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) como autor dramático, letrista y guionista-argumentista. En el Centro de Documentación y Archivo (CEDOA) de la SGAE, se conservan diversos materiales originales relacionados con su obra.

.