Reducción de mortalidad en el cáncer de vejiga invasivo

El metanálisis ha comparado el uso de la quimioterapia después de la extirpación de la vejiga con el tratamiento sólo con cirugía

El uso de quimioterapia complementaria reduce un 22% el riesgo de mortalidad en pacientes con cáncer de vejiga invasivo

.

El Dr. Joaquín Bellmunt, responsable de investigación en cáncer genitourinario del servicio de oncología del Hospital del Mar y Director del Bladder Cancer Center de Dana Farber Cancer Institute (Universidad de Harvard), ha dirigido un estudio que demuestra los beneficios de la quimioterapia complementaria para tratar el cáncer de vejiga. El estudio muestra una reducción del riesgo de mortalidad en un 22% en pacientes tratados con quimioterapia después de la cistectomía, la extirpación de la vejiga, en comparación con pacientes sólo tratados con cirugía.

El trabajo, en el que han participado investigadores de la escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, se ha publicado en la revista European Urology y es el primer metanálisis sobre el papel de la quimioterapia posterior a la cirugía de vejiga desde 2005.

Histopatología de un papiloma (grupo de células color violeta) invertido de la vejiga urinaria, que fue resecado con cistoscopia. / Wikipedia

Los resultados del estudio también demuestran el beneficio de esta estrategia terapéutica en cuanto al tiempo de supervivencia sin cáncer, con un descenso del 34% en el riesgo de recaída en comparación con el grupo control. “Además, según los nuevos datos, el uso de quimioterapia después de la cistectomía, quimioterapia adyuvante, sería especialmente recomendable para los pacientes en los que el cáncer se ha extendido a los ganglios linfáticos”, explica Joaquim Bellmunt.

Para llevar a cabo el trabajo, los investigadores han analizado los datos de nueve estudios aleatorizados realizados entre 1991 y 2012, utilizando una innovadora metodología de análisis estadístico. Los estudios aleatorios son ensayos de gran fiabilidad donde se asigna el tratamiento al paciente de manera aleatoria para evitar así sesgar los resultados.

En total, el estudio incluyó 945 pacientes, de los cuales 475 recibieron quimioterapia adyuvante y el resto fueron tratados sólo con cirugía.

Estos resultados pueden tener implicaciones en la práctica clínica, sobre todo teniendo en cuenta que estudios recientes en hospitales de Estados Unidos y Europa evidenciaban que esta estrategia conjunta, la cirugía más la quimioterapia posterior, sólo se utiliza en un limitado porcentaje de enfermos (alrededor del 20%) de los pacientes. “El papel de la quimioterapia adyuvante no está del todo definido para el tratamiento del cáncer de vejiga en esta etapa de la enfermedad. Nuestros resultados refuerzan su uso cuando el cáncer ya ha traspasado el tejido muscular que rodea la vejiga y especialmente en pacientes con afectación ganglionar”, señala el investigador.

El cáncer de vejiga representa el cuarto cáncer más frecuente en hombres y está muy vinculado al hábito de fumar. En el marco de la Unión Europea tiene una incidencia de 19,5 casos cada año por cada 100.000 habitantes y una mortalidad de 7,9 casos por cada año cada 100.000 habitantes. La incidencia en España es de las más altas del mundo con 4100 muertes por año.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí