Reentrada en la atmósfera

Según la NASA, existen cientos de miles de trozos de desechos con tamaños entre uno y diez centímetros en órbita terrestre

Lanzado el primer satélite capaz de reentrar en la atmósfera de forma controlada

.

D-Sat es el primer satélite de la historia que concluirá su misión reentrando en la atmósfera de forma segura y controlada, quemándose en el trayecto en lugar de quedar como otra pieza de basura espacial en órbita. El satélite, lanzado el viernes 23 de junio de 2017, cuenta con un dispositivo de desmantelamiento y reentrada creado por el proyecto financiado con fondos europeos D3.

.

© Andrey VP, Shutterstock
© Andrey VP, Shutterstock

Cordis / La basura espacial es un problema cada vez mayor. Tecnologías como la observación de la Tierra, la predicción del tiempo, la navegación, la prevención de catástrofes, la agricultura de alta precisión y los coches autónomos se basan en instrumentos espaciales. Nuestra dependencia de este tipo de instrumentos no deja de crecer, al igual que los objetos artificiales y en desuso que aún orbitan la tierra. De los cerca de seis mil satélites lanzados desde el inicio de la era espacial, solo mil trescientos siguen operativos.

El resto, como los satélites fuera de uso, la última etapa de los cohetes y otros objetos lanzados en misiones espaciales atestan el espacio más cercano a nuestro planeta. Según la NASA, existen cientos de miles de trozos de desechos con tamaños entre uno y diez centímetros en órbita terrestre, una cantidad que no dejará de aumentar si se siguen dejando los satélites en órbita cuando dejan de funcionar. Además, cada uno de estos fragmentos supone un riesgo de colisión.

D ORBIT, el coordinador del proyecto financiado con fondos europeos D3 (Smart propulsive device for controlled satellite decommissioning and reentry) está aprovechando en trabajo realizado en este proyecto para asistir en la maniobra de desmantelamiento de su pequeño satélite de pruebas, el D-Sat. Tras ejecutar tres experimentos, D-Sat pondrá en marcha el dispositivo propulsor específico creado en D3 para salir de su órbita de forma rápida, directa y controlada al final de su misión.

El satélite, además de servir de prueba para el sistema de desmantelamiento, ejecutará tres experimentos

Según explican los responsables del proyecto: «Gracias al sistema propulsor independiente de D3 patentado por D-Orbit, el D-Sat ejecutará una maniobra de desmantelamiento precisa que obligará al satélite a reentrar en la atmósfera terrestre en tan solo treinta minutos tras su encendido y con independencia de la actividad de los sistemas principales». El dispositivo se ha instalado en un satélite pequeño con fines experimentales, pero D-Orbit aclara que es posible ampliar la escala de la tecnología para desmantelar aeronaves mucho mayores en cualquier órbita. La tecnología, explicaron en D-Orbit, ofrece una forma segura y rentable de aliviar el problema de la basura espacial y al mismo tiempo permitir que los operadores de los satélites empleen todo el combustible a bordo de las aeronaves. El control que ofrece D3 permite maniobrar una reentrada con precisión y «dirigir la carga a una zona concreta sobre el océano para garantizar que cualquier posible microfragmento caiga sin ningún tipo de peligro».

.

Validar un escenario de emergencias normal

SatAlert es una validación en órbita del protocolo MAMES (Multiple Alert Message Encapsulation), definido por el ETSI (Instituto Europeo de Normas de Telecomunicaciones). MAMES es un protocolo extensible de encapsulación de mensajes múltiples de alerta para transportar mensajes de alerta en formatos distintos a través de enlaces satelitales. D-Sat obtendrá mensajes de emergencias de MAMES desde una estación terrestre, los almacenará a bordo y los retransmitirá a distintas organizaciones nacionales de seguridad tras recibir una orden desencadenante. Este experimento servirá para validar un escenario de emergencias normal en el que las agencias de protección civil precisan un medio de retransmitir instrucciones a zonas afectadas por catástrofes naturales cuando las infraestructuras de telecomunicaciones terrestres han sufrido daños.

El experimento «Atmosphere Analyzer» recopila datos atmosféricos in situ de la ionosfera baja durante la maniobra de reentrada

DeCas, (Debris Collision Alerting System), se activa durante la reentrada para retransmitir su situación y las dinámicas de los desechos a las agencias de protección civil. En una situación real, esta información se procesaría en tierra y a continuación se retransmitiría en tiempo real a los aviones que sobrevolasen la zona a través de los centros de control del tráfico aéreo y a los responsables de las zonas pobladas a través de las agencias nacionales de protección civil relevantes.

El experimento «Atmosphere Analyzer» recopila datos atmosféricos in situ de la ionosfera baja durante la maniobra de reentrada.

.

Fuente: 

Basado en información del proyecto y en artículos aparecidos en medios de comunicación

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí