Intervención en la Semana de Calidad República Dominicana-España

Beteta destaca que la reforma de las Administraciones Públicas en España se sustenta en tres pilares: consolidación fiscal, informe CORA y Ley de Transparencia

.

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, ha destacado en Santiago de los Caballeros (República Dominicana) que la reforma de las Administraciones Públicas en España se sustenta en tres grandes pilares: la consolidación fiscal, los trabajos de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) y la Ley de Transparencia.

.

​Beteta, que ha intervenido en la VII semana de la Calidad República Dominicana-Reino de España, junto al ministro de Administración Pública dominicano, Ramón Ventura, ha resaltado los lazos que unen a los dos países, “en la consecución de un mejor desarrollo para nuestros pueblos, ejemplos de lucha y superación de las adversidades”, y ha hecho balance de las reformas del Gobierno de España durante esta Legislatura, entre las que ha destacado la reforma de las Administraciones Públicas.​

.

​Cambio del escenario económico y consolidación fiscal

El escenario económico en España a finales de 2011, ha recordado Beteta, se caracterizaba por un déficit del 8,94%, en lugar del 6,6 anunciado por el anterior Gobierno, y una prima de riesgo desbocada, “una conjunción peligrosa que situaba a España al borde del precipicio de la intervención y el rescate”.

El primer objetivo del Gobierno, nada más tomar posesión en diciembre de 2011, fue cambiar el rumbo de la economía española, para recobrar la credibilidad y volver a transmitir confianza, ha señalado Beteta, “apenas con ocho días, en el segundo Consejo de Ministros, el Gobierno adoptó una serie de medidas económicas y sociales urgentes con el objetivo prioritario de asegurar la consolidación fiscal, única vía posible para garantizar una salida de la crisis. Se produjo un ajuste de 15.715 millones de euros”.

Fueron medidas, ha reconocido el secretario de Estado, “que hubiésemos preferido no tomar, especialmente las subidas tributarias, pero que, de no haberlas adoptado  entonces, la situación económica de España habría desembocado en un desastre”.

El Gobierno de Rajoy hizo un diagnóstico claro de la crisis, y estableció después un pronóstico de futuro, definido, articulado y programado para hacerlo realidad y, según Beteta, lo logró, “no huyó entonces, no pidió un rescate como le urgían algunos países, fue valiente, creyó en su país y optó por la ‘vía española’ a la salida de la crisis, una vía con tres ejes: reforma laboral,  reestructuración del sistema financiero y reforma de las Administraciones Públicas.

.

​Reforma de las Administraciones Públicas 

Beteta ha señalado la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, aprobada al inicio de la Legislatura,  como una norma revolucionaria en su filosofía, en su dimensión, y base de la reforma estructural de las AAPP: “Porque esta Ley garantiza que ninguna Administración gastará más de lo que ingrese”.

También ha hablado el secretario de Estado de dos situaciones que hubo que corregir: el aumento imparable de empleados públicos de los últimos años y la estructura burocrático-administrativa.

Entre 2004 y 2012, ha indicado Beteta, la población en España se incrementó en  4.067.000 personas, un 9,41% más, mientras que el número de empleados públicos creció un 14,14%, 332.757 efectivos más. Es decir, casi 5 puntos más de desfase porcentual creció la Administración sobre el aumento demográfico. Un crecimiento que representaba también más gasto y un problema de sostenibilidad en un contexto macroeconómico adverso. “Hubo que combinar -reconoce Beteta- prudencia, inteligencia, conciencia social y, principalmente, afrontar un nuevo modelo de Administración, que se plasmó en dos primeras medidas, congelación de la tasa de reposición e incremento de la jornada laboral semanal en 2,5 horas”.

“La congelación supuso que la jubilación de personal automáticamente no conllevase la convocatoria de Oferta Pública de Empleo, especialmente entre 2012 y 2013, con un ahorro estimado de 600 millones de euros, y favoreciendo una reducción de personal sin traumatismos. Y, el incremento de la jornada laboral, logró aumentar la productividad y, consecuentemente, la competitividad del sector público, fruto de la reducción a cotas históricas de las tasas de absentismo laboral, llegando incluso a niveles similares con las cifras del sector privado”.

En dos años, entre enero de 2012 y julio de 2014, el número de empleados públicos de las AAPP se ha reducido en 163.206 personas, un 6,08% menos, hasta 2.522.631, “niveles similares a los previos a la crisis, en 2007, que hoy nos permiten ya aumentar la tasa de reposición en los servicios prioritarios al 50% y contar con una mayor Oferta de Empleo Público”.

En cuanto a la reducción de la estructura burocrático-administrativa y empresarial, “se ha producido una sustancial reducción en su volumen y organización, dando como resultado que, por ejemplo, las CCAA, en los últimos cuatro años han reducido los entes de su Sector Público en 675, un 28,49% menos. Y, las Entidades Locales, la Administración que mayor esfuerzo ha hecho en España por cumplir con la estabilidad presupuestaria, entre 2007 y 2014 ha reducido el número de entidades de su Sector Público en 1.157, un 20,20% menos.

Para modernizar y redimensionar las AAPP surgió la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA)

Para modernizar y redimensionar las AAPP surgió la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA). Sus trabajos, para evitar duplicidades, reestructurar las AAPP y hacerlas más competitivas, se plasmó en su Informe, “ejemplo perfecto de la más profunda auditoría hecha nunca al Sector Público Español”.  Cuando se han cumplido más de dos años de la puesta en marcha de la CORA, “se encuentran totalmente implantadas el 58,11% de las medidas y en grado de ejecución el 41,89%, y el ahorro que han producido se eleva a 18.000 millones de euros”.

El secretario de Estado ha citado también las dos nuevas normativas, que precisamente estudió el Gobierno el pasado viernes y que pronto se aprobarán como proyectos de Ley, sobre procedimiento administrativo común de las AAPP, para mejorar la relación de la Administración con ciudadanos y empresas, y de  régimen jurídico del sector público, sobre organización y relaciones entre las distintas Administraciones, “en la vía también del proceso de modernización de nuestras Administraciones Públicas, para racionalizar la actuación administrativa, mejorar la eficiencia de los recursos públicos y aumentar su productividad”.

.

​Reforma de la Administración Local

Era necesaria, asimismo, ha añadido Beteta, una reforma del siglo XXI para la Administración Local española, anclada jurídicamente en un marco del año 85, del pasado siglo XX. España, con más de 46 millones de habitantes, cuenta con 8.117 municipios, de los que 6.794, algo más de 83%, tienen menos de 5.000 habitantes; 922 municipios, más del 11%, tienen entre 5.000 y 20.000; y sólo 400 cuentan con más de 20.000 habitantes. Es decir, España es un país de pequeños municipios.

El objetivo de la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, que acaba de cumplir un año, es “clarificar competencias municipales para evitar duplicidades, racionalizar la estructura organizativa, garantizar un control financiero y presupuestario y facilitar una regulación favorable a la colaboración público-privada. Cuatro objetivos que están cambiando también ya la forma de ver y entender la Administración Local”.

.

​Transparencia

Beteta ha señalado la Ley de Transparencia como otro gran pilar  sobre el que se sustenta la reforma de las AAPP en España: “Una Ley para un tiempo nuevo, con una nueva forma de ver y entender la Administración, y en la que la globalización y la nueva democratización reclamada por amplios sectores exige una nueva relación con las Administraciones Públicas inspirada por la transparencia, la rendición de cuentas y, en terminología británica, el “Open Government”, o Gobierno Abierto”.

La Ley española, ha asegurado Beteta, “es una de las más vanguardistas del mundo,  se compone de tres grandes bloques: por un lado, la publicidad activa y el derecho de acceso, que constituyen las dos vertientes de la Transparencia, y, por otro, el Buen Gobierno. Los poderes del Estado y las AAPP ponen a disposición de los ciudadanos, sin solicitud previa, información cuyo conocimiento se considera de interés y, en particular, información institucional, de organización, de planificación, de relevancia jurídica y de relevancia económica, presupuestaria y estadística”.

.

Otro escenario para 2015

​Beteta ha finalizado su intervención afirmando que España encara en 2015 un escenario inimaginable hace tan sólo dos años, con crecimiento económico y reducción del desempleo, aunque, ha advertido, para salir de la crisis, el trabajo que queda por delante todavía es muy importante: “Hoy, cuando en España el déficit se reduce de forma constante y sostenida, desde el 8,94% de 2011 al 6,33% de 2013, con 2,61 puntos menos, lo que representa casi 30.000 millones de euros, los ajustes quedan atrás y centramos el objetivo en elevar el crecimiento económico y creación de puestos de trabajo, y, en ese camino, las reformas continúan siendo imprescindibles”.​

Share