Refugiados: «Tienes que hacer algo»

Òscar Camps, impulsó la ONG Proactiva Open Arms, y en menos de un año ha salvado cientos de vidas / UB

Òscar Camps: «Con las reglas mínimas de los derechos humanos, nos conformamos»

.

Òscar Camps, premio Catalán del Año 2015, decidió desplazarse a Grecia después de que le conmovieran las imágenes de personas que intentaban llegar a las costas europeas en embarcaciones precarias, en las que a menudo perdían la vida, huyendo de la guerra de Siria y otros países, dentro de la llamada crisis de los refugiados.

.

UB / Camps impulsó la ONG Proactiva Open Arms, y en menos de un año ha salvado cientos de vidas y ha vivido experiencias que ahora quiere explicar para contribuir a que «se cumplan los derechos humanos» en el caso de estos miles de personas que llegan a Europa. Con este objetivo, el pasado 4 de mayo participó en una conferencia en la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Barcelona.

.

¿Cómo ha cambiado su labor desde que llegó a Grecia hasta ahora?

Cuando comenzamos, las llegadas eran masivas, a razón de miles de personas diarias. Por tanto, nos centramos en que no corriesen riesgos excesivos en el agua y, sobre todo, en que no muriera nadie, que es algo muy difícil, casi imposible. Pero a medida que ha pasado el tiempo y la situación ha ido cambiando, sobre todo desde el tratado de este año entre la Unión Europea y Turquía, las mafias están repensando su estrategia.

Se están abriendo antiguas rutas de contrabando, que eran muy peligrosas y que se habían abandonado

Se están abriendo antiguas rutas de contrabando, que eran muy peligrosas y que se habían abandonado justamente porque eran caras, peligrosas y difíciles. Pues bien: ahora vuelven a ser de interés. Eso hace que nosotros también tengamos que cambiar. Se han modificado los horarios y los momentos de entrar en Europa: antes se hacía a la luz del día y sin problemas, y ante la mirada de todos; ahora no es así, porque Turquía debe cumplir una parte del tratado, que es evitar que salgan de su territorio.

.

Tras su experiencia, ¿cree que se puede acabar con la actividad de estas mafias?

Las mafias están integradas en la sociedad, sobre todo en Turquía. Tú puedes ver, en una tienda de zapatos, que medio escaparate son zapatos, y medio escaparate, chalecos salvavidas falsos. ¿Por qué vende este señor chalecos salvavidas falsos en Estambul? ¿Porque hacen náutica? ¿Porque tienen muchos medallistas olímpicos? ¿Sabes que hemos visto llegar a 8.000 personas en un día, muchos días seguidos? Es imposible esconderlo. Yo he recorrido la costa turca y en una mañana lo he visto todo: he visto las mafias, cómo embarcan, cómo maltratan a las personas. Han sido meses haciéndolo. A 800 metros de una comisaría. Es evidente que cobrar 1.200 euros por persona da para pagar a mucha gente. Todo el mundo silba y mira hacia otro lado mientras embarcan miles de personas desde la misma playa.

Hay mafias que los hacen entrar por las montañas a seis grados bajo cero y los hacen caminar diecinueve horas

Hay mafias que los hacen entrar por las montañas a seis grados bajo cero y los hacen caminar diecinueve horas, a mujeres que llevan zapatitos y niños envueltos con nada. Y nadie les dice que andarán a 2.000, 3.000 metros de altura, a temperaturas muy frías durante tantas horas. Les dicen que es un paseo. Y se mueren los niños de frío y les hacen tirarlos en la nieve y continuar. Eso son las mafias. Y separan a los maridos de las mujeres y los niños para embarcarlos en barcas distintas. Les dicen que ellas irán más seguras. Después es mentira. Pero como no está su marido y ellas son sumisas… Se ponen en medio, rodeadas de tipos que, en caso de que ocurra cualquier cosa, solo velarán por su propia vida, no por la vida de las mujeres y los niños, que son un problema. Y son los más vulnerables los que primero mueren. En los primeros diez minutos, cada vez que vuelca un barco, mueren diecisiete personas, como mínimo, de cincuenta. Los niños, todos. Y luego las madres. Cuando llegamos tarde, siempre hay hombres flotando. Y nunca le he cogido un niño a un hombre. Nunca. Sí que les he cogido niños a las mujeres. Es muy triste. Pero el problema de todo esto es que es deliberado. Es una decisión tomada por el gobierno de Bruselas: no rescatar, no hacer salvamento. Dejarlos estar, que se mueran.

.

Además del trabajo de socorrismo, realizan otras tareas…

El trabajo de socorrismo ha disminuido en volumen y está aumentando en número de lugares, en ubicaciones diferentes. Ahora estamos intentando averiguar cuál será la siguiente ruta. Desde Albania han salido cuatro embarcaciones hacia Italia. Hay 50 millas náuticas, que es diez veces más que las que hacían en Lesbos; por tanto el riesgo es mucho más alto. Y también sabemos que los albaneses no son precisamente reconocidos por su servicio de guardacostas. Por lo tanto, deberíamos poder tener una base en Italia, y estamos pidiendo permisos para hacerlo bien. Para no tener que hacer otra vez lo que hicimos en Grecia: quedarnos primero en la costa, demostrar que están pasando cosas, enseñarlo, coger barcas… Somos una ONG muy conocida, calificada, reconocida profesionalmente; por lo tanto pedimos permiso para que nos dejen poner bases allí.

Otra de nuestras misiones es estar allí, comprobando que se respetan los derechos humanos y, cuando entren en la zona de Grecia, comprobar qué pasa con las personas. Que sean atendidas. Además, con el hecho de estar allí y llevar tanto tiempo, nos hemos convertido un poco en el referente de la zona de Lesbos, y nos pasan muchas informaciones y nos piden muchísimas cosas. Desde buscar niños desaparecidos o familias que están separadas, a proporcionar ayuda jurídica a alguien que tiene algún problema dentro de alguno de los campos de detención.

.

¿Cuál cree que es la urgencia principal de las personas que están en estos campos de detención?

Están contentos porque, de donde vienen, no tienen ninguna esperanza ni ninguna oportunidad de continuar viviendo

Los derechos humanos. Tener niños encerrados en prisiones lo encuentro aberrante. Es algo que no se puede hacer en la sociedad actual. No podemos tener a nadie solicitante de refugio encerrado, y no podemos cerrar fronteras. Con las reglas mínimas de los derechos humanos, nos conformamos.

.

¿Qué le ha impresionado más de la gente que llega?

Son familias enteras. Con una mochila para rehacerlo absolutamente todo. Y choca ver con qué alegría llegan. Les dices: «¿Cómo puede ser que estés contento, si te has jugado la vida aquí y no sabes lo que te espera?» Y te dicen: «Aquí puedo dormir sin pensar que puedo no levantarme, que me están persiguiendo o me están tirando bombas». Cuesta mucho entender que dormir en el barro no es un problema para ellos. Que estar en Idomeni no es un problema. Que están contentos porque, de donde vienen, no tienen ninguna esperanza ni ninguna oportunidad de continuar viviendo.

Y esto está pasando al lado de casa, está pasando en un destino turístico importante, como es Grecia. No estoy diciéndole a la gente que se vaya a hacer cooperación internacional: ve a hacer turismo, ve a ver las ruinas griegas, y de paso mira lo que están haciendo en Idomeni.

.

¿Qué podemos hacer los que estamos en Europa?

Votar.

.

La respuesta que me esperaba era enviar dinero, ir allí…

No, no. Cambiemos aquí. Que no tengamos que ir allí a resolverlo porque nuestros políticos son incapaces de hacerlo. Si España quisiera, ya habría podido hacer como Canadá y traerse aquí a 25.000 personas.

.

Después de esta experiencia, ¿su vida volverá a ser como era antes?

Es evidente que moralmente y emocionalmente no; pero yo seguiré trabajando en lo mismo en lo que trabajaba, me seguiré ganando la vida con lo mismo. Esto es un paréntesis en mi vida. Lo mantendré hasta que se acabe porque, ya que me he puesto a ello, ahora no puedo volver atrás. Pero yo ya he cumplido conmigo y lo que me movió del sofá, lo que me dijo: «Tienes que hacer algo». Ahora es una responsabilidad social; porque la gente sigue apoyando a la ONG, y mientras nos apoyen, debemos seguir. Y de hecho, este será el problema del siglo XXI: los grandes movimientos migratorios por mar.

.

 

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí