Premio Nobel de Física 2020

Los tres ganadores del Premio Nobel de Física 2020: Roger Penrose, Reinhard Genzel y Andrea Ghez. / Biswarup Ganguly/MPE/Elena Zhukova-UCLA

Premio Nobel de Física 2020 por la investigación con telescopios de ESO sobre el agujero negro supermasivo de la Vía Láctea

 

El investigador Roger Penrose de la Universidad de Oxford (Reino Unido) ha ganado la mitad del Premio Nobel de Física de este año “por el descubrimiento de que la formación de un agujero negro es una predicción sólida de la teoría general de la relatividad”, según ha anunciado hoy en Estocolmo la Real Academia Sueca de las Ciencias. Reinhard Genzel y Andrea Ghez han sido galardonados conjuntamente con el Premio Nobel de Física 2020 por su trabajo en el agujero negro supermasivo, Sagitario A *, en el centro de nuestra galaxia. 

 

ESO / Genzel, director del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre en Alemania, y su equipo han realizado observaciones de Sagittarius A * durante casi 30 años utilizando una flota de instrumentos en telescopios del Observatorio Europeo Austral (ESO).

Genzel comparte la mitad del premio con Ghez, profesor de la Universidad de California en Los Ángeles en EE. UU., “Por el descubrimiento de un objeto compacto supermasivo en el centro de nuestra galaxia “, y la otra mitad se otorga a Roger Penrose, profesor en la Universidad de Oxford en el Reino Unido, ” por el descubrimiento de que la formación de agujeros negros es una sólida predicción de la teoría general de la relatividad”.

“¡Felicitaciones a los tres premios Nobel! Estamos encantados de que la investigación sobre el agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia haya sido reconocida con el Premio Nobel de Física 2020. Estamos orgullosos de que los telescopios que ESO construye y opera en sus observatorios en Chile jugó un papel clave en este descubrimiento ” , dice el director general de ESO, Xavier Barcons. “El trabajo realizado por Reinhard Genzel con los telescopios de ESO y por Andrea Ghez con los telescopios Keck en Hawái ha permitido una visión sin precedentes de Sagitario A *, que confirmó las predicciones de la relatividad general de Einstein”.

El centro de la Vía Láctea / Créditos: ESO

ESO ha trabajado en estrecha colaboración con Genzel y su grupo durante unos 30 años. Desde principios de la década de 1990, Genzel y su equipo, en cooperación con ESO, han desarrollado instrumentos diseñados para rastrear las órbitas de las estrellas en la región de Sagitario A * en el centro de la Vía Láctea.

Comenzaron su campaña en 1992 utilizando el instrumento SHARP en el Telescopio de Nueva Tecnología (NTT) de ESO en el Observatorio La Silla en Chile. El equipo utilizó más adelante instrumentos extremadamente sensibles en el Very Large Telescope de ESO (VLT) y el Interferómetro del Very Large Telescope en el Observatorio Paranal, a saber NACO,  SINFONI  y más tarde GRAVEDAD , para continuar con su estudio de Sagitario A *.

En 2008, después de 16 años de rastrear estrellas en órbita alrededor de Sagitario A * , el equipo entregó la mejor evidencia empírica de que existe un agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia. Tanto el grupo de Genzel como el de Ghez trazaron con precisión la órbita de una estrella en particular, S2, que alcanzó la distancia más cercana a Sagitario A * en mayo de 2018.

ESO llevó a cabo una serie de desarrollos y actualizaciones de infraestructura en Paranal para permitir mediciones precisas de la posición y la velocidad. de S2. El equipo dirigido por Genzel descubrió que la luz emitida por la estrella cercana al agujero negro supermasivo se estiró a longitudes de onda más largas, un efecto conocido como desplazamiento al rojo gravitacional, que confirma por primera vez la relatividad general de Einstein cerca de un agujero negro supermasivo. A principios de este año, el equipo anunció que habían visto a S2 ‘bailar’ alrededor del agujero negro supermasivo , mostrando que su órbita tiene forma de roseta, un efecto llamado precesión de Schwarzschild que fue predicho por Einstein.

Genzel y su equipo también están involucrados en el desarrollo de instrumentos que se instalarán en el Extremely Large Telescope de ESO, actualmente en construcción en el desierto de Atacama de Chile, que les permitirá sondear el medio ambiente aún más cerca del agujero negro supermasivo.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí