Relacionan cáncer con el trabajo en fábricas de fundición

Los resultados de este estudio relacionan la actividad de fundiciones secundarias de aluminio con el riesgo a sufrir cáncer de vejiga

La mortalidad por cáncer de vejiga es seis veces superior en los trabajadores de una fábrica de fundición

.

A pesar de las pruebas ya existentes que establecen una relación directa entre la producción de aluminio y la aparición de cáncer de vejiga y de pulmón, el riesgo a sufrir cáncer en la industria de producción secundaria de aluminio ha sido poco investigado. A partir de un informe de un sindicato y de los vecinos de la planta de fundición secundaria de aluminio de Santa Margarida i els Monjos (Alt Penedès, Barcelona), el Centro de Investigación en Salud Laboral de la UPF (CiSAL) inició en el año 2010 un estudio retrospectivo de la población para analizar el riesgo a sufrir cáncer entre los trabajadores de la planta.

.

UPF / Consol Serra, actual directora del Centro de investigación en Salud Laboral, ha liderado el estudio revela una incidencia superior de cáncer de vejiga en los trabajadores de la fábrica AGMA, una planta de fundición secundaria de aluminio situada en el municipio de Santa Margarida i els Monjos. De los 98 hombres que formaban el estudio (las mujeres fueron excluidas porque no formaban parte de la población de riesgo), 31 murieron durante el período de seguimiento (1990-2011), 16 de ellos, de cáncer. La mortalidad por cáncer de vejiga urinaria fue 6 veces superior al resto de la población y, su incidencia, 3 veces superior. La indicencia y mortalidad del cáncer de próstata y el de pulmón no revelaron incrementos significativos.

De los 98 hombres que formaban el estudio 31 murieron durante el período de seguimiento (1990-2011), 16 de ellos, de cáncer 

A pesar de que el 70% de los trabajadores fumaba, el consumo del tabaco no explica la elevada tasa de mortalidad debida al cáncer de vejiga. Los trabajadores de la fábrica aseguran haber estado expuestos a altas temperaturas, gases, vapores, aceites, productos de combustión y gasolina, además de inhalar polvo metálico, silicio, potasio, magnesio, manganeso, cobre, hierro o titanio, siendo todas estas sustancias posibles contribuyentes al desarrollo del cáncer.

Según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de vejiga es uno de los cánceres ocupacionales más comunes. Se ha calculado que aproximadamente uno de cada cuatro casos de cáncer vesical es causado por la exposición ocupacional a químicos causantes de cáncer.  “No sabemos bien cuáles han sido los agentes químicos concretos que puedan explicar este incremento de cáncer de vejiga”, comenta Serra, “pero creemos que se debe a una mezcla de distintas substancias químicas presentes a los largo del proceso hasta la fundición de la chatarra de aluminio”.

taula es_edited

.

En cualquier caso, los resultados de este estudio relacionan la actividad de fundiciones secundarias de aluminio con el riesgo a sufrir cáncer de vejiga, aunque es importante seguir investigando dicha asociación.

.

Trabajo de referencia:

Anastasia Maltseva, Consol Serra, Manolis Kogevinas. Cancer risk among workers of a secondary aluminium smelter. Occupational Medicine, Mayo 2016. doi:10.1093/occmed/kqw054

.

Dejar comentario

Deja tu comentario
Pon tu nombre aquí